¿Quién ocupará la silla vacía?

¿El reemplazo de la funcionaria es una de las decisiones políticas más trascendentales para el alcalde Moreno. Andrés Restrepo, Héctor Zambrano y Yuri Chillán son los candidatos que más suenan para suceder a López.

Casi tres semanas después de la renuncia de la secretaria de Gobierno, Clara López Obregón, aún no se conoce la persona encargada de sucederla en una de las posiciones más importantes dentro del gabinete de la administración del alcalde Samuel Moreno. La ex funcionaria renució a su cargo para ser la fórmula vicepresidencial del candidato del Polo, Gustavo Petro. 

López, una mujer recia, nieta del ex presidente Alfonso López Pumarejo y sobrina del también ex presidente Alfonso López Michelsen, era una de las fichas claras en el gobierno de Moreno y quien le hizo frente a temas como la toma del Parque Tercer Milenio por parte de un amplio grupo de desplazados, además de las constantes críticas que desde el Concejo, y otros lugares, aún  le llueven a la Alcaldía por la inseguridad en la ciudad.

Por lo tanto, su reemplazo es una decisión compleja, que debe no sólo basarse en el prestigio político del elegido, sino de la idoneidad y capacidades para sentarse en una oficina que debe lidiar con la convivencia de una urbe con problemas de tolerancia y respeto a la vida.

Los nombres que más suenan en los pasillos de la Alcaldía son los de Andrés Restrepo, secretario de Gobierno encargado y quien desde 2004 ha ocupado la subsecretaría de Seguridad y Convivencia, Yuri Chillán, secretario General (el encargado de la defensa legal de la ciudad), y Héctor Zambrano, secretario de Salud de la capital desde octubre de 2005 y quien es uno de los funcionarios más estimados en el Distrito.

También ha sonado, para suceder a Clara López, Jaime Dussán, ex presidente del Polo Democrático Alternativo y quien se quemó en las pasadas elecciones legislativas.

Andrés Restrepo

Hoy en día es el secretario de Gobierno encargado. De los nombres que el Alcalde estaría considerando, es tal vez el funcionario que más conoce el funcionamiento no sólo de la Secretaría, sino de la ciudad entera, vista desde los ojos de esta oficina. Desde el primer año de la administración del ex alcalde Luis Eduardo Garzón (2004), Restrepo se ha desempeñado como subsecretario de Seguridad y Convivencia, un puesto difícil en una ciudad en la que la intolerancia y la violencia son la regla de la mayoría de los conflictos que sostienen sus casi ocho millones de habitantes. Restrepo es un hombre con un discurso interesante alrededor de la importancia del diálogo como elemento fundamental para la construcción de sociedad. Desde su oficina, y durante los seis años que lleva en ella, Restrepo ha tenido la oportunidad de conocer a fondo tanto la Bogotá de las cifras y las estadísticas oficiales, como aquella de la gente. Así mismo, de enterarse de qué manera funcionan temas como la rumba y los jóvenes, dos factores claves a la hora de hablar de seguridad y convivencia.

Héctor Zambrano

Zambrano es, desde octubre de 2005, secretario de Salud de Bogotá. Sin duda alguna es uno de los secretarios más estimados de la administración. Concejales, colegas secretarios y subordinados lo reconocen como un funcionario trabajador, discreto en sus declaraciones y en su vida. Algunos de los retos que ha tenido que enfrentar durante su gestión, como si supervisar el funcionamiento de 23 hospitales distritales y 140 puntos de atención al ciudadano no fuera suficiente, fue el manejo de la gripa AH1N1, que hasta hoy ha dejado 74 muertes en la ciudad y 1.744 casos positivos. Así mismo, la oficina que dirige Zambrano es la encargada de liderar el proceso de creación de la EPS Distrital, un ambicioso proyecto que busca, entre otras cosas, dar un mejor servicio a la población de la capital. El posible sucesor de Zambrano, en caso de que sea llamado por el alcalde Moreno a la Secretaría de Gobierno, es el odontólogo Juan Varela, actual subsecretario de Salud y gran amigo del Alcalde Mayor.

Yuri Chillán

Secretario General de la Alcaldía. Este abogado es el hombre encargado, entre otras cosas, de la defensa legal de la ciudad. Chillán es amigo personal del alcalde (estudiaron juntos en la Universidad del Rosario) y uno de los funcionarios que más conoce acerca del funcionamiento de la Alcaldía en sí debido a la naturaleza de su cargo. Siempre está presente en los momentos de crisis, las ruedas de prensa en las que se anuncian las grandes decisiones, como el paro de transportadores o la cesión del contrato de las obras de la calle 26. Se ha desempeñado como alcalde encargado cuando Moreno se ha ausentado  para cumplir con otros compromisos. Con convicción y orgullo habla acerca del éxito del equipo jurídico de la capital, pues, según él, el 78% de los pleitos que sostiene la ciudad son fallados a favor de ésta, la tasa más alta de victorias de su clase en todo el país. Es un acérrimo defensor de la gestión del Alcalde y un partidario de fortalecer la participación ciudadana n los asuntos públicos.