Apuesta legislativa del Gobierno

El Gobierno ya radicó 22 proyectos de ley en el Congreso de la República, entregará 10 más el próximo martes y tendrá un par de días adicionales para presentar la polémica reforma política que quedó de entregar la Comisión de Ajuste Institucional.

Entre esa apretada agenda, que se suma a las 30 iniciativas gubernamentales que quedaron pendientes de la legislatura anterior, se destacan proyectos como la modernización del Código de Policía, con nuevos procedimientos en reuniones, manifestaciones y marchas. La iniciativa incluye además controles policivos a clubes sociales.

Una propuesta muy sensible es la que permitiría al Gobierno la venta de bienes de extinción de dominio a partir de la incautación, con el argumento de ahorrarse costos de administración y vigilancia. Las facultades de policía administrativa se le concederían al subdirector jurídico de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE).

Además, a la recientemente aprobada ley de pequeñas causas ya le van a hacer ajustes. Una de las propuestas es un nuevo procedimiento en las audiencias preliminares para que la labor de imputación no quede en cabeza de la víctima.

Vuelve y juega, por cuarta vez, el intento de restringir el uso de la dosis mínima que pondría limitaciones a ciertos lugares donde no se podrá portar, consumir o usar alucinógenos. Quien lo haga tendrá sanciones que no son privativas de la libertad. Sin embargo, también le sugiere tareas preventivas al Estado, que tendría que apoyar al consumidor y a la familia.

El fortalecimiento del régimen carcelario sería otra de las prioridades. Contratos externos para vigilancia interna y externa, y  apoyo de la fuerza pública para situaciones difíciles son algunas propuestas.

El brazalete para vigilancia electrónica será base de un proyecto piloto que hacia septiembre daría libertad a 4.500 presos en Bogotá, que hayan cometido delitos menores, para luego replicar la experiencia en otras ciudades.

Temas relacionados