“La Defensoría no ha bajado de perfil”

Frente a las críticas, el defensor Vólmar Pérez respondió el siguiente cuestionario.

¿Quiere continuar en la Defensoría?

Por el momento no he tomado ninguna decisión. Aquí lo importante es evaluar el cumplimiento de la misión de la Defensoría en defensa de los derechos constitucionales en favor de los colombianos y de los sectores más vulnerables a los cuales nos debemos.

Lo critican por no asumir de frente el tema de los D.H.

El impacto no se puede medir sólo a través de los medios sino con los sectores a los cuales se dirige de manera principal la acción de la Defensoría y donde se garantiza su presencia.

¿A cuáles sectores?

Estamos hablando de los afrodescendientes e indígenas a quienes atendimos en problemas tan complejos como el despojo de predios en comunidades como las de Curvaradó y Jiguamiandó, a quienes gracias a nuestra intervención, les logramos restituir sus tierras que de manera ilegal y por la fuerza se habían apoderados algunas empresas palmicultoras en el departamento del Chocó.

¿Es sólo eso?

No es únicamente eso, podemos hablar del sistema general de salud, donde acudimos a infinidad de tutelas para defender los derechos de aquellas personas que no eran atendidas. Igual hemos estado apoyando a personas que no tienen accedo a la justicia. Lo que sucede es que en círculos capitalinos no se siente la Defensoría, hay que revisar en las regiones y no sólo en la visión de los críticos, quienes no han sido usuarios.

¿Igual se dice de la atención a víctimas del paramilitarismo?

En los últimos tres años se ha brindado orientación psico-jurídica a más de 24.000 víctimas. Con esta actividad se logró que 15.000 personas pudieran tener representación judicial. De la misma forma hemos logrado atender miles de víctimas del desplazamiento, y a través del Sistema de Alertas Tempranas  hemos advertido al Gobierno sobre hechos que han puesto en peligro a las comunidades que viven en zonas de conflicto.

De todas formas se alega que la Defensoría bajó su perfil.

No hemos bajado de perfil. Insisto en que hay que revisar la historia y los documentos que también nos han medido. De acuerdo con un reciente sondeo de opinión que se hizo, el nivel de confianza de los colombianos en la Defensoría del Pueblo es del 75%, lo cual nos ubica entre las cuarto o cinco instituciones  de mayor aceptación en el país.

¿Entonces porqué cree que lo cuestionan?

Habría que preguntarse el por qué están agitando el tema en estos días y por qué no lo hicieron en momentos en que no estaba el tema de la terna. A la institución hay que mirarla desde la óptica de las comunidades y no de la política. Hay que evaluarla desde el punto de vista de sus acciones cotidianas que desarrolla en las regiones donde son pocas las entidades que llegan. Porque no mirar, por ejemplo, cómo tenemos cobertura en 22 zonas rurales del país donde vive y trabaja la Defensoría y atiende a 350.000 personas.

Temas relacionados