“Lo fundamental es ser auténtico”

Si hay un dato sorprendente en la encuesta de Ipsos-Napoleón Franco para El Espectador es el despegue de Sergio Fajardo en la baraja de candidatos en caso de que el presidente Uribe no compita para un nuevo período en 2010.

Su 12% de intención de voto no sólo lo pone a picar en punta en la franja de los llamados candidatos independientes, sino que le alcanza para ganarle también al ministro Juan Manuel Santos, quien tendría el mayor porcentaje entre los uribistas, después del rescate de Íngrid Betancourt.

La noticia sobre su repunte en las encuestas lo encontró en un aeropuerto, de camino a esos encuentros que ha hecho por 22 ciudades, tratando de convencer a la gente para que vote por él. Dice que seguirá con esa estrategia, sin pelear con otros y que ahora más que nunca está seguro de que su opción tendrá gran respaldo entre los colombianos por una razón sencilla: “Uribe no se va a lanzar”.

Bueno, se disparó Uribe…
El reconocimiento al Presidente es más que obvio. Es el resultado de una gestión y tiene todo el derecho de gozarlo y disfrutarlo.

Pero eso significa que nadie podría con él, usted incluido...
Hemos venido haciendo una política de forma coherente, sistemática, respetuosa, avanzando, mientras que una cantidad de gente se la ha pasado discutiendo. Hemos visitado 22 capitales, entendiendo, escuchando, caminando y seguimos construyendo. Eso también tiene un reconocimiento. Es agradable sentirlo y recibirlo. Es emocionante, porque la primera vez que estuvimos en una encuesta tuvimos 0%. Nunca hemos ganado una encuesta, pero ahora vamos de primeros, vamos bien, eso es una especie de abrazo. Falta mucho terreno por recorrer.

Así empezó Uribe…
Eso me lo dice mucha gente en el sentido de que nosotros tenemos una forma de hacer política y comunicarnos con la gente. Hay que estar cerca de las personas y escuchar con atención.

¿Lo emociona el resultado?
Por supuesto. Y da gusto y orgullo, pero sabemos que faltan todavía dos años. La gente está muy precipitada por todo este tema alrededor del Presidente: si hay referendo, si reelección, si no hay. Es una especie de esquizofrenia política. Nosotros vamos avanzando paso por paso, con calma.

El 91% de la gente está feliz con Uribe, pero el uribismo no tiene el mismo apoyo, ¿por qué?
Eso es sintomático. Hay una política construida alrededor de un individuo que supo sintonizarse con el país y dar resultados en donde le dolía el alma a Colombia: violencia e inseguridad. El que discuta eso está fuera de sus cabales. El Presidente estableció una relación personal con la gente que se fundamenta en su capacidad de trabajo y cercanía con las personas. La riqueza de él está en su habilidad para comunicarse.

Más de la mitad de los encuestados ven viable una alianza entre los demás candidatos para enfrentar a Uribe…

Vuelvo y repito, el titular de la entrevista pasada en El Espectador: creo que Uribe no se va a lanzar. Y le digo una cosa, el rescate de Íngrid Betancourt refuerza mi convicción. Entre más reconocimiento, más sabiduría tiene que tener y Uribe tiene un reto con él y con la historia: se retira en una parte alta o pasa por el desgaste que sería el daño de transformar las condiciones.

Pero si se lanza barre con todos…
Sí.

Y si Uribe se lanza, ¿usted se lanza?

Nosotros hacemos política por convicción, no por cálculos sobre quién estará y quién no.
Pero hay que mirar escenarios. La mejor opción, si no está Uribe, sería la suya...¡Qué gusto! Ojalá sigamos así. Nuestro lema es construir, construir y construir, sin agredir.

¿Hacia dónde?

Pues hacia la Presidencia de la República, pero para llegar hay unas etapas: conozca bien el país, siéntalo, escúchelo, tóquelo, construya la propuesta. Vamos bien, pero con calma.

Tras la ‘Operación Jaque’, Juan Manuel Santos casi lo alcanza…

Es natural. Juan Manuel Santos ha hecho un gran trabajo, es hábil para estar en los medios de comunicación y su imagen está asociada con las alegrías y satisfacciones de los últimos meses.

Si Uribe no se lanza, ¿a quién le hará el guiño?

Es problema de él y no sé si vaya a designar o si se tendrá que pelear por eso. Participará durante las elecciones de manera transparente y después va a seguir en política. Siempre ha vivido en campaña. Y listo, que lo haga.

¿Habrá alguien capaz de ser presidente sin apoyo de Uribe?

Lo importante es lo que uno construya. La gente no es boba, nunca va a comprar a alguien que pretende ser igual a otro. Si yo pretendo ser igual a otra persona termino siendo un mamarracho. Cada cual tiene su identidad y lo fundamental es que sea auténtico, coherente, que se tenga confianza, y eso no es propiedad exclusiva de Uribe, mía, ni de nadie.

Hay otros que le coquetean desde el uribismo y la oposición ¿Para dónde quiere coger?

Estamos construyendo un espacio cívico independiente. No gastamos por ahora la energía en hipótesis, sino en darle para las calles todos los días. La semana entrante voy para Popayán.

En algún momento tendrá que decir para dónde agarra...

Calma, que vamos muy bien.

¿Ve que dudó? Lo está pensando…

Todos los días estamos trabajando más sólido. Esta semana en Ibagué, ahora en Bogotá, Popayán, Pasto, Sincelejo… siempre estudiar, caminar, escuchar, ir a las universidades, a los barrios más pobres, mirar las escuelas. Ese es el camino nuestro.

Así contesta Uribe

(Risas) Calma, calma.