Imperio DMG se desmorona

Grabaciones salpican a gobernador de Bolívar, a ex director de la DIAN Guillermo Fino, y a ex director del DAS Miguel Maza Márquez. Se menciona que se destruyeron pruebas que relacionaban a Murcia con alias ‘Macaco’.

En menos de 24 horas el controvertido propietario de DMG, David Eduardo Helmuth Murcia Guzmán, pasó de magnate en el extranjero con desafiante verbo para fustigar por igual a banqueros y autoridades, a detenido y procesado por la justicia colombiana. El jueves, en una improvisada sala de audiencias en el búnker de la Fiscalía, junto con la también detenida abogada Margarita Pabón, y su socio Daniel Ángel Rueda, comenzó a afrontar cargos por enriquecimiento ilícito, concierto para delinquir, lavado de activos y captación masiva de dineros.

La Fiscalía reveló pruebas contundentes sobre las maniobras financieras de Murcia como propietario de DMG para presuntamente blanquear dineros de la mafia. Por ejemplo, se detectó que en un mismo día había operaciones en las que Murcia y su esposa le prestaban dinero a DMG, que sumado llegó a totalizar cerca de $2.500 millones y, misteriosamente, pocas horas después la empresa le consignaba a la cuenta de Murcia del Banco Agrario casi que los mismos dineros del empréstito. Una milimétrica operación que la Fiscalía no duda en calificar como un lavado de dinero. Además se constató que Murcia no tenía el soporte financiero para prestar esos dineros.

Las grabaciones en poder de las autoridades revelaron que Murcia tenía planeada una calculada operación para quebrar el sistema financiero colombiano. En una de esas conversaciones, dadas a conocer en la audiencia pública, el socio de Murcia, Daniel Ángel, le comenta a una de sus asesoras que Murcia dio la orden de destinar $760 millones para hacer lobby en el Congreso con el fin de buscar favorecer a su empresa. En otra conversación sale a relucir el controvertido ex director de la DIAN Guillermo Fino, quien asesoró a DMG y les advirtió que había muchos gastos y muy pocos ingresos reportados y que eso tarde o temprano generaría sospechas.

David Murcia tenía la intención de llevar las utilidades de su ilícito negocio a la Bolsa de Valores de Colombia y eventualmente al extranjero con el fin de expandir su empresa y posicionar su marca para atraer nuevos clientes y diversificar su portafolio de servicios, “tal como lo hicieron los de Google y Yahoo”. De  una conversación muy delicada se desprende que el actual gobernador de Bolívar, Joaco Berrío, le pidió a David Murcia días antes de las elecciones de 2007 $1.000 millones para su campaña. Sin embargo, ese dinero que fue enviado desde el Putumayo en un bus fue decomisado por las autoridades. Murcia habla con su cuñado Wílliam Suárez, quien le reportó la situación, a lo que Murcia le preguntó si Joaco Berrío había hecho alguna gestión para recuperar el dinero y al final sostuvo que llamaría a unos generales para les devolvieran la plata.

Pero no es todo. En otra grabación del socio de Murcia, Daniel Ángel, dialoga con una persona a la que le dice que DMG tiene US$6 millones para pagarle a periodistas en Colombia y el exterior para promocionar DMG y el despropósito fue tanto que incluso se habló de comprar CNN (ver grabaciones). En una última conversación un hombre identificado como Juan dialoga con la abogada Margarita Pabón, a quien le dice que le comente a David Murcia que esté tranquilo porque ya se destruyeron algunas evidencias que lo comprometían con Carlos Mario Jiménez, alias Macaco. Esa grabación fue interceptada el 8 de mayo de este año.

Y en la audiencia no pararon las sorpresas. Ante la avalancha de evidencias, el abogado Abelardo de La Espriella renunció a seguir representando a Murcia y a DMG y trascendió que la firma ilegal contaba con la asesoría en seguridad del ex director del DAS Miguel Maza Márquez. La jueza de garantías confirmó la medida de aseguramiento en contra de Murcia por los delitos de lavado de activos y captación ilegal de dineros. Su socio Daniel Ángel fue señalado de lavar dinero. Ambos negaron los cargos y se declararon inocentes. Comienza la ‘DMGpolítica’.

Temas relacionados