Maza explica y Cano aguarda

El ex director del DAS, general Miguel Maza Márquez, aclaró el porqué de su mención en el escándalo de DMG. Prestó asesoría a Provitec Ltda. porque Germán Cano, hombre clave en el DAS en los años 80 y 90, lo contrató.

Durante su permanencia en el DAS, Luis Germán Cano fue uno de los empleados de más alto perfil en la historia de la institución. Como Director de Extranjería fue el hombre clave a la hora de poner a funcionar la colaboración policial internacional para capturar delincuentes colombianos que se paseaban por el mundo. Luego pasó a manejar la Interpol en Colombia. Sobre sus hombros tuvo la responsabilidad de coordinar operaciones contra narcotraficantes y redes de lavado de activos. Hoy está en el ojo del huracán a raíz del escándalo de la empresa DMG.

El nombre del abogado Germán Cano salió a relucir el viernes luego de que en una de las grabaciones que se presentaron durante la audiencia de cargos contra David Murcia Guzmán, Daniel Ángel y Margarita Pabón, se dijo que el ex director del DAS, general (r) Miguel Maza Márquez, había prestado una asesoría a la empresa Provitec Ltda., dedicada al transporte de valores. Esta empresa pertenece a William Suárez, cuñado de David Murcia Guzmán y prófugo de la justicia. Al dar sus explicaciones, Maza Márquez trasladó las miradas hacia el ex director de Interpol Germán Cano.

Maza explicó que en septiembre de este año recibió una propuesta de Cano para que hiciera una asesoría técnico-científica a la firma Provitec, de la cual él era su gerente. “Fueron dos meses y acepté porque Cano es un hombre serio a quien conozco desde hace muchos años. Simplemente se trató de verificar el tema de los detectores de mentira y los perros antiexplosivos. Durante mi asesoría me di cuenta de que era una empresa grande, con cerca de 1.000 empleados. Yo no tenía ni idea de que el señor Murcia estuviera involucrado”.

Ahora las responsabilidades se trasladan a Germán Cano, quien hasta ayer gozaba de una credibilidad a toda prueba. Cano fue el preferido de cuantos directores del DAS pasaron en los años 80 y 90, y se tienen registros de que dentro de sus primeras investigaciones estuvo descifrar los tentáculos de la mafia colombiana cuando movía grandes capitales por el Caribe y Centroamérica. Por eso fue uno de los pioneros en establecer convenios con las agencias policiales de Europa y estrechó la colaboración con los organismos de seguridad y de defensa de Estados Unidos.

“Tenía magníficos contactos con los norteamericanos, que confiaban mucho en él, y era muy fluido el intercambio de información”, resaltó el general Maza. Cuando el organismo pasó a la dirección del abogado Fernando Brito en 1991, Cano conservó el manejo de Interpol y se afianzó como el hombre que manejaba los hilos de los operativos transnacionales en el DAS. Siempre se dijo que a medida que crecía el poder de la mafia en Colombia, se consolidaba Cano en el DAS por su experiencia en la persecución de las bandas criminales.

En otras palabras, fue en su momento el gurú de la lucha contra la mafia y uno de los agentes estatales que descubrió las rutas mediante las cuales los capos enviaban la droga al exterior. Asimismo, se hizo experto en seguirle la pista a las enormes sumas de dinero que se infiltraban en el sistema bancario en el mundo a través de sofisticadas operaciones de lavado de activos. Es decir, fue un funcionario inamovible en su cargo, como decían siempre los empleados del DAS quienes lo vieron como un excelente candidato a director.

Fue tal su poder e influencia que participó en la planeación de sigilosas operaciones de inteligencia locales. Conocía al derecho y al revés el mundo del crimen organizado, que incluía a los paramilitares, las mafias y la guerrilla. De hecho, fue el


artífice de la captura de José Rafael Abello Silva, alias El Mono Abello, en 1989, quien posteriormente fue extraditado a Estados Unidos, donde cumplió una condena de 18 años de cárcel.

En su extensa hoja de vida, también figura lo que en su momento fue considerado una hazaña, ni más ni menos que diseñar la primera plataforma de inteligencia para perseguir al capo de capos Pablo Escobar en Medellín. Con un grupo de agentes logró infiltrarse en las entrañas del cartel y fue una pieza clave para conocer los movimientos cotidianos de Escobar Gaviria y de sus lugartenientes. “Gracias a este primer paso que dimos en Medellín, fue posible dar de baja a Escobar. Cano fue un tipo muy importante”, reconoció Maza.

De pocas palabras, en las demás agencias de inteligencia siempre fue calificado como uno de los hombres mejor informados. Trabajó estrechamente con la DEA y fue el hombre más cercano que tuvo su ex director Joe Toft en Colombia. Sus reuniones eran semanales y no era raro ver a Cano entrando, sin ningún tipo de restricción, a la oficina de la agencia antidrogas en la Embajada de Estados Unidos. Cuando Ernesto Samper asumió la Presidencia de la República y nombró como director al abogado Ramiro Bejarano, fue removido del cargo y él presentó su renuncia.

Desde entonces poco se sabía de Germán Cano, pero su nombre salió a relucir ayer, no sólo porque se supo que oficiaba como representante legal de la firma Provitec Ltda., de propiedad de William Suárez, sino porque en su nueva gestión decidió vincular en calidad de asesor a su ex jefe y ex director del DAS, Miguel Maza Márquez. Como la sorpresa fue advertir que Maza sostenía relaciones profesionales con algunos de los procesados del escándalo DGM, el propio ex general de la Policía rompió su silencio y argumentó que sólo le prestó una ayuda profesional a su amigo y colega Germán Cano.

En concreto, el nombre del ex general Maza fue mencionado dos veces en la audiencia contra David Murcia. La primera vez en una conversación de Maza y Daniel Ángel, en la que el primero se comprometió a colaborar en el proceso de Provitec; y una segunda conversación entre Ángel y Margarita Pabón, en la cual ambos se refieren a Maza como parte de importantes negocios. Maza dio a conocer ayer públicamente su versión y, sin querer queriendo, le trasladó el piano a Germán Cano. Por ahora,  el ex director de Interpol en Colombia guarda silencio.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Gobierno insiste en IVA para la canasta familiar