Farc entregan a Armando Acuña y Henry López

El concejal de Garzón, Huila, Armando Acuña y el infante de Marina Henry López regresaron el viernes a sus hogares.

Bien vestido —con un traje gris claro y corbata rosada que le dio la misma guerrilla— y llevando en sus manos una camiseta del Atlético Huila, el concejal de Garzón Armando Acuña descendió ayer hacia las 3:53 de la tarde del helicóptero Cougan, de bandera brasileña, en el aeropuerto de Florencia, Caquetá.

Algo demacrado, pero sonriente, Acuña levantó las manos hacia el cielo en señal de agradecimiento por estar de nuevo en libertad después de 19 meses de secuestro. Con él regresó también el infante de Marina Henry López Martínez, quien abandonó la aeronave e inmediatamente se subió al avión que lo traería hasta Bogotá para reencontrarse con su familia.

En sus primeras declaraciones a los medios de comunicación, Acuña pidió “diálogo nacional” entre comunidad, Gobierno y guerrilla para ponerle fin al conflicto, al tiempo que pidió acabar con el secuestro como arma política: “Quiero aprovechar este momento para dirigirme al Gobierno Nacional, dirigirme de igual manera a todos los alzados en armas, a la insurgencia en general, dirigirme al pueblo colombiano para proponer o pedir unidad nacional por la paz y la reconciliación”.

Y agregó: “Es la hora de dialogar y de buscar, entre todos, el camino de la paz y la reconciliación encarando con dignidad y respeto, realismo y audacia la solución del conflicto colombiano (...) el intercambio humanitario ha de ser el primer paso hacia un entendimiento amistoso que permita el regreso ya de nuestros hermanos civiles y militares privados de su libertad y con el compromiso de que se debe terminar el secuestro como arma política dentro del conflicto colombiano”.

Acuña envió, además, un mensaje a las Farc para que se excluya a los concejales de la guerra: “Son líderes comunitarios, son líderes del sector campesino, personas que sufren en carne propia las necesidades que han llegado a los concejos a jalonar progreso y desarrollo. Ya es alta la cuota de sacrificio que se ha aportado dentro de esta guerra absurda, que la está perdiendo el pueblo colombiano. Pido al secretariado que los concejales del país sean excluidos del conflicto armado”.

Armando Acuña fue secuestrado el 29 de mayo de 2009, en un ataque de las Farc al Concejo de Garzón, Huila. El plagio de Henry López se produjo el 23 de mayo de 2010, tras una emboscada del grupo guerrillero a una patrulla de la Infantería de Marina en zona rural del municipio de Solano, en Caquetá. Diez de sus compañeros fueron asesinados, cinco resultaron heridos y él fue tomado como rehén.

Según el reporte oficial de la Cruz Roja, la entrega se produjo en horas de la tarde, en zona selvática del Caquetá. La noticia, conocida hacia las 2:53 p.m., fue recibida con algarabía en las instalaciones de la base militar de Catam, en Bogotá, donde familiares de Acuña y de López tuvieron que esperar casi dos horas más para el feliz reencuentro.

A bordo de un avión de la Fuerza Aérea, poco antes de las 6:00 de la tarde, los liberados llegaron a la capital para ser recibidos por madres, esposas, hijos y hermanos, que en abrazos eternos y con lágrimas de alegría les dieron la bienvenida. Durante el cautiverio, cada uno en campamentos aparte, siempre estuvieron sólos y fueron obligados a caminatas de hasta siete horas.

Anoche, Acuña y López fueron llevados al Hospital Militar, donde se les practicaron varios exámenes para detectar posibles enfermedades que hubiesen podido contraer en la selva. Mientras tanto, la misma comisión humanitaria que los recibió se desplazará hoy a Ibagué para preparar el operativo que busca traer también a la libertad al mayor de la Policía Guillermo Solórzano y al cabo del Ejército Salín Sanmiguel.

“Fue una jornada extenuante, pero importante, muy alegre, muy bonita las dos liberaciones”, declaró por su parte la exsenadora Piedad Córdoba, quien se mostró optimista por lo que puede ser el futuro de todos los secuestrados hoy en poder de la guerrilla: “Estos son realmente expresiones que pueden significar la construcción de escenario para la paz en el país (...) tratamos y buscamos que sea una sola entrega de los restantes que quedan en poder de las Farc. Póngale la firma que lo logramos”.

El grupo subversivo mantiene aún como rehenes a 16 policías y militares que consideran “canjeables”. Sin embargo, según reveló recientemente el vicepresidente Angelino Garzón, por lo menos un centenar de civiles están también en su poder.

Ayer, tras un encuentro con el presidente Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, aseguró que lo que se espera es que después de estas cinco liberaciones sigan las de todos los secuestrados y advirtió que para llegar a un proceso de paz, las Farc deben cumplir con las exigencias del Gobierno.

“Nosotros vamos a apoyar lo que el Gobierno de Colombia haga y respaldamos absolutamente la postura del presidente Santos de que no se necesitan mediaciones ni nada por el estilo, sino cumplir las condiciones que está proponiendo de libertad para todos los secuestrados y no más ataques terroristas”, concluyó Insulza.

¿Arranca proceso humanitario?

Cumplida la segunda etapa de las liberaciones unilaterales que las Farc habían anunciado el pasado 8 de diciembre, y con el regreso  de tres de los cinco secuestrados incluidos en la lista, tan sólo queda faltando el operativo del domingo, en que regresarán a sus casas el cabo Salín Sanmiguel y el mayor de la Policía Guillermo Solorzano.

  Con esta primera misión humanitaria del gobierno Santos, las esperanzas de algunos de los más empecinados defensores de la salida negociada al conflicto colombiano han tenido rienda suelta. ¿Se acercará un proceso de humanitarización de la guerra en Colombia?

La exsenadora Piedad Córdoba ha dicho que antes de medio año, los 16 civiles y hombres de la Fuerza Pública que integran el grupo de los ”canjeables”, estarán de regreso como una muestra de voluntad política por parte de la guerrilla para sentarse a una mesa de negociación.

Tras la frustración que dejó el denominado proceso de paz con las Farc durante el gobierno de Andrés Pastrana, muchos le temen a la palabra negociación, entonces todos los esfuerzos para buscar caminos de paz parecen estarse orientando a una primera escala: un proceso humanitario, en que la sangrienta guerra que padece Colombia se adapte a los marcos del Derecho Internacional Humanitario.

Ya lo había dicho Santos desde el primer día de su gobierno; los requisitos para sentarse a negociar son la liberación de todos los secuestrados unilateralmente, detener las acciones terroristas y dejación de las armas sin contraprestación alguna. Tal parece, que ese plan de vuelo en la ruta de la paz empieza a cumplir su itineriario y que mañana, con la liberación de los dos últimos secuestrados que la guerrilla prometió dejar en libertad, vendrán nuevas noticias de paz.

¿Será que los primeros pasos de paz del 2011 estarán guiados por  gestos humanitarios? ¿Será que con la entrada en vigencia de la Corte Penal Internacional lo que viene será una humanización del conflicto que ponga las primeras vendas sobre las heridas abiertas de una guerra de más de 50 años?

250490

2011-02-11T22:00:00-05:00

article

2013-11-04T10:18:56-05:00

none

Tema del dia

Farc entregan a Armando Acuña y Henry López

46

7501

7547

Temas relacionados