Se esfuma la fuente de la eterna juventud

El resveratrol, componente básico del revertrex, es el centro de un escándalo en Estados Unidos porque su principal investigador está acusado de fraude. Ahora la polémica se extiende a Colombia.

“Nuestra posición como Centro de Información de Medicamentos de la Universidad Nacional es que no hay ningún medicamento milagroso que devuelva la juventud o detenga el envejecimiento. Lo único cierto es que es un excelente negocio. Todo lo que tenga que ver con arrugas, canas, obesidad o algo que sugiera que nos estamos volviendo viejos, será usado por algún ‘avivato’ para decir que el noni, la chuchuaza, la uña de gato o algún menjurje le sirve para eso”. Así respondió el profesor José Julián López, coordinador del mencionado centro, a la consulta de El Espectador sobre la real efectividad de los productos antienvejecimiento.

La consulta estaba incentivada por una noticia que se había conocido en la mañana de ayer: la Superintendencia de Industria y Comercio había anunciado que el fabricante del producto revertrex (del que la actriz Amparo Grisales es la imagen) será sancionado y tendrá que retirar la publicidad donde se mencione que éste “es el secreto de la eterna juventud”, por considerarla engañosa. Según el ente de control, el producto “no cuenta con ningún sustento científico que demuestre su efectividad”.

Además, tanto el fabricante, Sociedad Intermarketing Express Ltda., como el expendedor, sociedad Intermarketing Direct S.A., tendrán que pagar una multa (que según la Superintendencia será “la máxima sanción posible”) y deberán publicar en un periódico “de amplia circulación nacional” ocho anuncios informando que no tienen pruebas científicas para decir que revertrex es la fuente de la juventud perpetua.

El anuncio fue tan escandaloso, en parte, porque la actriz Amparo Grisales está al frente de este producto, no sólo como su imagen, sino también como empresaria, según lo aseguró ella misma en entrevista a la emisora W Radio. Su defensa del revertrex fue vehemente: aseguró que la decisión de la Superintendencia está motivada por la “envidia” de otros laboratorios que están “celosos” del éxito de su producto (“la Superintendencia debe estar pagada por otros laboratorios a los que se les han bajado las ventas”).

Dijo además que no entendía por qué la entidad hacía ese anunció ahora, cuando “fueron ellos mismos los que nos dieron el certificado” para funcionar. Y claro, defendió las cualidades del revertrex: “Está probado científicamente. Es un complemento vitamínico, alimenticio, como hay muchos que respaldan la salud y las deficiencias. Previene enfermedades, está comprobado por muchas universidades, han salido estudios”. Y al ser cuestionada por qué el producto no cuenta con un respaldo de la ciencia, afirmó: “La prueba científica soy yo. Lo tomo hace diez años, me da energía para hacer ejercicio, me tiene la piel divina”.

En múltiples ocasiones Amparo Grisales hizo mención en la entrevista de las bondades del resveratrol, el principal componente del revertrex. Dijo que era “un producto probado a nivel mundial” y que a raíz de su éxito muchas compañías han venido fabricando cremas y otros productos con base en él. El resveratrol es realmente importante en esta historia. Incluso, es el principio de todo.

El elíxir de la juventud

Uno de los principales investigadores de los beneficios del resveratrol (sustancia que se extrae de la piel de las uvas rojas) ha sido el doctor Dipak K. Das, quien además fungía como director del Centro de Investigaciones Cardiovasculares de la Universidad de Connecticut, en Estados Unidos. Su nombre saltó a la prensa internacional en los últimos años por ser el impulsor de una serie de investigaciones las cuales arrojaron —según él— que este componente era una especie de elíxir de la juventud, con unas propiedades especiales que podían servir para tratar enfermedades como el alzheimer, el parkinson y la esclerosis múltiple.

Por lo menos once revistas científicas (entre ellas The Journal of Nutritional Biochemistry y Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics) han publicado extensos artículos firmados por el doctor Dipak K. Das, en los que habla de los enormes beneficios del vino tinto (que contiene resveratrol) para la salud.

La última gran noticia que protagonizó el doctor Das está fechada el 15 de enero de 2012. En esta ocasión la misma universidad en la que trabaja lo acusó de “fraude” y señaló que en sus artículos se mencionaron con “falsas pruebas” los efectos positivos del antioxidante resveratrol. Según la universidad, desde 2008 se estaba investigando el trabajo del profesor Das, luego de que recibieran una llamada anónima advirtiendo las múltiples irregularidades de los estudios que él había adelantado. Después de tres años, en enero pasado, la Universidad presentó un informe en el que se concluyó que el doctor Das había incurrido en al menos 145 fraudes en 26 artículos publicados.

Ante las acusaciones el hombre no ofreció mayores explicaciones, simplemente que era imposible que hubiera errores en sus publicaciones. Incluso acusó a otros investigadores de la misma institución de “sabotaje”. La Universidad de Connecticut aseguró además que devolvió al gobierno de Estados Unidos beneficios otorgados a las investigaciones de Dipak K. Das por US$890.000.

José Julián López, profesor del Departamento de Farmacia de la Universidad Nacional, explica que “el resveratrol ha demostrado in vitro propiedades antioxidantes que en ningún momento se pueden extrapolar a humanos y menos en la indicación que promocionan. Si se le quieren atribuir propiedades medicinales (curar, prevenir, aliviar o tratar), debe presentarse la documentación requerida para un medicamento y ser evaluada por la sala especializada de medicamentos. Es como querer decir que la ensalada de apio es útil para el control de la crisis epilépticas sólo porque en ratones el apio ha demostrado tener propiedades anticonvulsivantes”.

Carlos Cano, geriatra de la Universidad Javeriana, asegura además que sólo hay dos estrategias que sí dan resultados “antienvejecimiento”: el ejercicio y la dieta. “En los humanos es lo único comprobado. En modelos animales esas medicinas, entre ellas el resveratrol, tienen algunos hallazgos que pasan a los seres humanos sin cumplir con los criterios”.

La llegada de revertrex

El revertrex recibió el registro sanitario del Invima como un suplemento dietario (producto que refuerza la dieta). Más adelante sus representantes pidieron una autorización para adicionarle al producto su capacidad de “activar el gen de la longevidad”, pero no sustentan con estudios esta petición, entonces les fue negada.

El año pasado el Invima adelantó una investigación administrativa y encontró “una infracción a la normatividad sanitaria vigente”. El 28 de noviembre de 2011 la institución hizo oficial una sanción a Sociedad Intermarketing Express Ltda. y a Intermarketing Direct S.A., por el incumplimiento de las normas que rigen la publicidad (la primera fue penalizada con 3.000 salarios mínimos vigentes y la segunda con 2.500).

El Espectador conoció una acta de la Comisión Revisora de la Sala Especializada de Productos Naturales del Invima, con fecha del 24 de marzo de 2010, en la que se analizaban unas cápsulas de 200 mg y 100 mg de resveratrol, en que se concluye: “La información suministrada no aporta evidencia en cuanto al contenido nutricional del resveratrol (...) La Sala no recomienda su inclusión como ingrediente de suplementos dietarios. Se recomienda llamar a revisión de oficio a los suplementos dietarios”.

334744

2012-03-26T22:33:43-05:00

article

2013-11-07T12:11:21-05:00

ee-admin

none

Redacción Vivir

Tema del dia

Se esfuma la fuente de la eterna juventud

41

7764

7805

Temas relacionados