El misterio de 'Los 12 apóstoles'

El testimonio de un ex oficial de la Policía contra el hermano del presidente Uribe crea escándalo.

Vuelve y juega el proceso de 'Los 12 apóstoles' en el municipio de Yarumal (Antioquia). Lleva 17 años sin resolverse, aunque casi un centenar de asesinatos, en una consecutiva operación de ‘limpieza social’, perpetrada por una organización al margen de la ley, sí se cometieron entre 1993 y 1994 en esta localidad. La diferencia es que ahora uno de los principales sindicados de participar o cohonestar esos crímenes decidió volverse acusador, pero ya no ante la justicia colombiana, sino ante la comunidad internacional.

Se trata del mayor (r) de la Policía Juan Carlos Meneses Quintero, quien viéndose amenazado en Colombia por causa de ‘Los 12 apóstoles’, decidió viajar a Venezuela por cuenta de la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), y por recomendación del sacerdote jesuita Javier Giraldo optó por desplazarse a Argentina para aportar su sorpresivo testimonio ante un selecto grupo de defensores de Derechos Humanos, encabezado por el premio Nobel de Paz Adolfo Pérez Esquivel.

Lo novedoso es que el mayor (r) Meneses Quintero —era teniente en la época de los hechos—, quien siempre negó cualquier responsabilidad en el caso de ‘Los 12 apóstoles’, y además estuvo preso en varios momentos por la misma razón, ahora pasa a ser un arrepentido con señalamiento de escándalo. Básicamente, porque Meneses Quintero dice ahora que el jefe de ‘Los 12 apóstoles’ era el hacendado y ganadero Santiago Uribe Vélez, hermano menor del presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez.

Y, como era de esperarse, el testimonio, aportado hace tres semanas en Buenos Aires y divulgado este domingo en simultánea por el periódico The Washington Post y el periódico Página/12 de Argentina, ha causado revuelo en Colombia. Tanto, que el vicepresidente de la República, Francisco Santos, les salió al paso a las publicaciones dejando entrever que sólo buscan enturbiar más el ambiente a pocos días de las elecciones presidenciales.

Lo único cierto del asunto es que el grupo de ‘Los 12 apóstoles’, nombre que se le dio a una concertación criminal para asesinar a presuntos delincuentes o guerrilleros en el municipio de Yarumal, norte de Antioquia, verdaderamente existió y fue investigado tanto por la Procuraduría delegada para la defensa de los Derechos Humanos como por la Fiscalía General de la Nación. Y no pasó nada porque al menos Meneses llegó a ser mayor y el mayor Pedro Manuel Benavides se retiró como coronel.

De la investigación penal se sabe que aunque llegaron a ser detenidos seis de los presuntos 12 ‘apóstoles’, entre ellos el sacerdote Gonzalo Javier Palacio, el expediente terminó en un auto inhibitorio por falta de pruebas. Del proceso disciplinario quedó una providencia en primera instancia de 144 páginas, en la cual se ordenó la destitución de los oficiales de la Policía Pedro Manuel Benavides, Juan Carlos Meneses Quintero, Franklin Alexánder Téllez y del agente Norbey de Jesús Arroyave.

Al parecer esta providencia, de noviembre de 1998, se cayó porque los oficiales siguieron en sus cargos. Sin embargo, en ella se leer que los servidores públicos participaron en un grupo de justicia privada que se formó “para dar muerte a personas calificadas de indeseables”. Es decir, hubo una reunión de comerciantes con el párroco y miembros de la Policía Nacional que decidieron recoger aportes económicos para “eliminar a determinados delincuentes aplicando justicia por mano propia”.

En otras palabras, Juan Carlos Meneses Quintero sabe de qué está hablando, porque fue el comandante de la Policía en Yarumal entre julio de 1993 y marzo de 1994, e incluso, en un allanamiento de la Fiscalía al comando de la institución en ese municipio, le fueron encontrados los elementos con que actuaba el grupo criminal. Lo nuevo del asunto es que ahora él sostiene que el verdadero jefe de esa organización era Santiago Uribe Vélez y que el centro de operaciones era su hacienda, llamada La Carolina.

En su testimonio insiste en que Santiago Uribe siempre le dijo a él que no se preocuparan, que iban a salir absueltos, pero que nunca lo mencionaran. Sin embargo, dijo Meneses que cuando a él lo trasladaron a un “sitio malo” le pidió ayuda a Santiago y éste, supuestamente, le dijo: “El compromiso era archivar la causa y ya cumplimos. No me vuelvan a llamar”. No obstante, Meneses dice que el año pasado empezaron las amenazas, que a la mayoría de ‘Los 12 apóstoles’ los han asesinado y que por eso cuenta su verdad.

De paso, dice tener la grabación de una conversación que sostuvo con el coronel (r) Pedro Benavides sin que éste lo supiera, donde se corroboran las denuncias contra el hermano del Presidente de la República. “El arrepentido”, como tituló su crónica Página/12 con ciertos comentarios de desconfianza hacia su testimonio, insiste en que Santiago Uribe siempre argumentó que nada iba a pasar y que, incluso, cuando su hermano fuera gobernador, les iba a ir mucho mejor. ¿Qué dirá ahora la justicia colombiana?

204885

2010-05-24T23:01:46-05:00

article

2010-05-24T23:01:46-05:00

none

Redacción Judicial

Tema del dia

El misterio de 'Los 12 apóstoles'

34

5153

5187