Se inicia el gobierno gerencial

Sus antecedentes en los tres ministerios que ha ocupado y los primeros encuentros con los nuevos funcionarios dan muestra del sello que quiere imponer el presidente electo, quien desde niño supo que iba a ser primer mandatario.

En el primer encuentro del mandatario electo, Juan Manuel Santos, con sus funcionarios, el mensaje fue directo: “Este gobierno se regirá por los resultados”. Concepto que resume  un estilo que, a decir de quienes lo rodean y han trabajado con el nuevo jefe de Estado, es “netamente gerencial”.

Su formación académica y sus primeros empleos ratifican ese talante. Recién graduado en economía y administración de empresas en la Universidad de Kansas, Santos ingresó a trabajar en la Federación Nacional de Cafeteros y hasta 1981 fue el representante por Colombia ante la Organización Internacional del Café, en Londres. En esa ciudad también obtuvo un máster en economía y desarrollo económico del London School of Economics.

Tras su paso por el mundo cafetero, el electo jefe de Estado regresó a Colombia para hacerse cargo de la subdirección y la presidencia del Comité Editorial de El Tiempo. Desde esas páginas saltó a la vida pública, al aceptarle el Ministerio de Comercio Exterior al presidente César Gaviria (ver “Hitos de la vida política de Santos”).

Según relata Germán Santamaría, uno de sus mejores amigos, en esa cartera conformó un equipo basado en la meritocracia, en el cual se encontraban, entre otros, Miguel Gómez Martínez e Íngrid Betancourt, quien 11 años más tarde se lanzó como candidata presidencial. Estando en el Ministerio de Comercio, en 1993, fue escogido como Designado Presidencial, una figura creada para reemplazar al entonces jefe de Estado, Cesar Gaviria Trujillo, en caso de que éste no pudiera desarrollar su mandato.

Con esta designación entendió que su camino a la Presidencia de la República empezaba.

Culminada la administración Gaviria, Juan Manuel Santos formó parte de un triunvirato que dirigió el Partido Liberal y creó la Fundación Buen Gobierno, organización que la que formaron parte algunos de quienes a partir de este sábado lo acompañarán en su equipo de gobierno (entre ellos Germán Cardona Gutiérrez, mintransporte, y Santiago Rojas, presidente de Bancóldex).

Con Andrés Pastrana regresó a los ministerios, esta vez al de Hacienda, desde donde le correspondió enfrentar la peor crisis económica del país en 80 años. En ese despacho impulsó la ley de transferencias, la ley de pensiones y una reforma tributaria, pero su mayor brillo lo obtuvo como ministro de Defensa de la administración que el sábado culmina, pues logró darles los mayores golpes de la historia a las Farc. En marzo de 2008, en una incursión colombiana a un campamento de las Farc en Ecuador, murió uno de sus cabecillas, Raúl Reyes, y cuatro meses después comandó la ‘Operación Jaque’, mediante la cual, tras un engaño, se rescató a 15 secuestrados en poder de la guerrilla, entre quienes se encontraban tres contratistas estadounidenses e Íngrid Betancourt.

La caída del referendo reeleccionista le permitió a Santos lanzarse como aspirante presidencial del Partido de la U, colectividad que él mismo ayudó a construir. Tras una dura campaña obtuvo nueve millones de votos, que lo convirtieron en el sucesor de Álvaro Uribe Vélez. Esta tarde asumirá su nuevo cargo, la Presidencia de la República, un objetivo que siempre tuvo claro y aspira ejercer con su sello gerencial.