Buscan limitar portadas en diarios de Colombia

La iniciativa pretende restringir imágenes "levemente pornográficas" y amarillistas en primeras planas de impresos y páginas web.

En momentos en que los defensores de la libertad de prensa del mundo deploran la decisión de un tribunal de Venezuela que prohibió durante un mes a la prensa nacional la publicación de contenidos “violentos” o “agresivos”, a raíz de la publicación de una foto de más de media docena de cadáveres en El Nacional el pasado 13 de agosto, en Colombia un polémico proyecto de ley prende las alarmas.

Se trata de una iniciativa presentada por la senadora cristiana del partido de la U Claudia Jeanneth Wilches Sarmiento, que busca entre otras cosas poner “límites” en el territorio nacional a la exhibición pública de imágenes e información que se hace en los medios impresos y electrónicos, como medida de prevención y protección a la dignidad de la mujer, la moral, las buenas costumbres y, principalmente, en la protección de los niños, niñas y adolescentes.

Concretamente la legisladora define tres situaciones que deben controlarse: pornografía (actividades sexuales explícitas, reales o simuladas), pornografía leve (exhibición de personas desnudas o semidesnudas en distintas posturas eróticas) y amarillista (que tiene como fin generar un impacto en la persona, olvidando cualquier parámetro ético que controle la publicación).

Cuando dichas imágenes o información vayan consignadas en las portadas de periódicos o revistas, según Wilches, “debe tener una envoltura opaca o lacrada que selle y advierta su contenido, así como el público al que se dirige”. En los medios de información electrónicos “deberá establecerse una valla oscura con la advertencia del contenido y el público al que se dirige”.

Pero los límites también serían sobre los puntos de venta, pues la congresista pide que “no pueda suministrarse a menores de edad a cualquier título y en cualquier forma material que contenga descripciones pornográficas o clasificadas para personas mayores de edad, en cualquier forma o técnica de presentación, ni podrá dejarse a la vista en los establecimientos a los que tengan acceso los menores de edad”.

El Espectador consultó a algunos periodistas que rechazaron tajantemente la iniciativa haciendo alusión al artículo 20 de la Constitución Política, que dice: “No habrá censura”.

 El director ejecutivo de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), Andrés Morales, explicó que la Corte Constitucional ha interpretado que la no censura prohíbe también la censura previa, es decir, que el Estado no puede mirar los contenidos de las publicaciones que se producen. Y cuando hay choque entre la libertad de expresión y un derecho fundamental el análisis se hace posterior a la publicación.

No obstante, Morales sostuvo que ningún derecho es absoluto y la libertad de expresión tampoco, por eso, “cuando se hacen restricciones deben ser neutras, que sus contenidos no se presten para arbitrariedades o interpretaciones. Deben ser lo más claro y preciso”.

Por su parte, Ignacio Gómez, periodista de Noticias Uno y presidente del comité directivo de la FLIP, dijo que la humanidad ha rechazado los intentos de censura desde 1647 y que espera que esta vez la mencionada ley “retrógrada” no avance.

El editor en Medellín del diario popular Q’hubo, Rodrigo Morales, cree que la iniciativa es un intento de coartar la libertad de prensa, porque así como cada medio es dueño de publicar lo que considere conveniente, el lector también tiene derecho a escoger entre un abanico de posibilidades. El editor de Q’hubo Bogotá, Carlos Andrés Jaramillo, lo calificó como una “locura” y agregó que a los niños no hay que ocultarles la realidad.

Precisamente este jueves el presidente del Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB), William Giraldo Ceballos, se contactó con la senadora para manifestarle su rechazo a cualquier intento de censura. “Le explicamos a la congresista que no encontrábamos válida su propuesta, porque además ya existe una reglamentación a lo que ella se refiere como la moral de los niños y adolescentes, consignado en el Código de Infancia y Adolescencia que estableció aspectos como horarios infantiles y para adultos en televisión”, sostuvo.

Ante la avalancha de críticas, la senadora Claudia Wilches contó que “el proyecto lo que busca es la protección de los menores de edad de las imágenes de las portadas. De ninguna manera queremos tener incidencia en los contenidos. Estamos hablando sobre el lugar donde colocan las revistas y las que vienen con un contenido que sea de alguna forma agresivo contra los niños, para que tengan alguna protección”. Así las cosas, a la congresista no le quedó más remedio que declararse dispuesta a participar en mesas de trabajo para discutir la polémica iniciativa.

Reacciones

Carlos A. Jaramillo

Editor ‘Q’hubo’ Bogotá

“Es una locura. La realidad es la realidad y lo que hay que hacer es que el núcleo familiar se encargue de la educación de los niños”.

Claudia Wilches

Senadora, Partido de la U

“El proyecto lo que busca es la protección de los menores de edad de las imágenes de las portadas. De ninguna manera queremos tener incidencia en los contenidos”.

Rodrigo Morales

Editor ‘Q’hubo’ Medellín

“Consideramos que somos un medio popular y pensamos que cada medio es dueño de publicar lo que considere conveniente, siempre pensando en el respeto al lector”.

últimas noticias