Las botas que le pusieron fin a ‘Jojoy’

El sistema de posicionamiento global permitió que las Fuerzas Armadas identificaran cada movimiento del líder de las Farc.

Unas botas fue todo lo que se necesitó para ubicar al sanguinario guerrillero Víctor Julio Suárez, alias Mono Jojoy, una vez el Ejército Nacional introdujera un GPS (sistema de posicionamiento global) en su calzado para permitir su ubicación en lo más profundo de las selvas de La Macarena. Llegaron a él por medio de interceptaciones a teléfonos de guerrilleros de las Farc que dieron pie para que miembros de la Fuerza Pública escucharan que Jojoy necesitaba un calzado especial que amortiguara el dolor que sentía en sus pies por la diabetes que padecía.

Por medio de infiltrados en el anillo de confianza de Jojoy, las Fuerzas Armadas lograron que el tan aclamado calzado le llegara, unas botas con GPS que corroboraron las coordenadas entregadas por desmovilizados, guerrilleros capturados y delatores. Apenas el lunes pasado se empezaron a detectar los movimientos de Víctor Julio Suárez, pasos que se siguieron durante varios días y que hicieron que se intentara un primer bombardeo que no tuvo éxito. En ese momento Jojoy, prevenido, intentó huir de su guarida en La Macarena, cubierta de maleza en un espacio de 300 metros que contaba con túneles para hacer más difícil su ubicación. Sin embargo, no podía huir. Sus pies lo delataban.

Estos datos fueron entregados por el propio ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, quien dijo que “esta fue una operación quirúrgica, porque no iba dirigida a desmantelar el campamento, sino contra el objetivo”. Rivera también contó que los seguimientos que le llevaban haciendo a Jojoy permitieron conocer su rutina, establecer horarios especiales en los que se pudiera atacar de forma desprevenida al guerrillero: “Sabíamos que tenía la costumbre de levantarse y consultar documentos entre la 1:00 y las 4:00 de la mañana (…) por eso se decidió que el ataque fuera a las 2:00 de la mañana”.

Del bombardeo quedó el cuerpo irreconocible de un temido y bárbaro guerrillero que, según el ministro Rivera, hubiera sido muy difícil de identificar de no haber sido por las botas. Sin embargo, Rivera, sorprendido porque Jojoy lucía un “camuflado pixelado”, como los que usan las Fuerzas Militares hoy en día, aceptó que no fueron sólo las botas, sino también las medicinas para la diabetes y el Rólex de oro que usaba lo que permitió identificar al jefe del bloque Oriental.

 El reloj causó particular curiosidad sobre el comandante de la Armada, almirante Álvaro Echandía, quien reveló que también el jefe guerrillero Raúl Reyes lucía un Rólex de oro al momento de su muerte y que hay que ver si éste “como el del otro bandido es de imitación china”. Además, afirmó: “Creemos que difícilmente alguien vaya a reemplazar a Jojoy, ninguno de los nombres que tenemos se compara con el poder que tenía el abatido terrorista”.

Más de 700 guerrilleros huyen de las FF.MM.

El comandante de la Fuerza de Tarea Omega, el general Javier Flórez, informó que más de 700 guerrilleros que pertenecían al anillo de seguridad del abatido jefe de las Farc Víctor Julio Suárez, alias Mono Jojoy, se encuentran escapando de la presión de las Fuerzas Militares desde que se atacó el campamento del jefe del bloque Oriental, ubicado en el sitio conocido como La Escalera, a 26 kilómetros del corregimiento de La Julia, en la serranía de La Macarena. Además, el comandante de la Armada Nacional, el vicealmirante Álvaro Echandía, explicó que, según los niveles de confianza que tuvieran con Jojoy, los hombres se encontraban localizados así: 24 hombres lo rodeaban, 90 hombres se encontraban a 100 metros de distancia y más de 600 lo custodiaban a 500 metros.

Los operativos continuaban ayer en los alrededores de la zona del bombardeo, así como el proceso de reconocimiento de los guerrilleros que murieron en el operativo.

 

últimas noticias