"Queremos ser voz de América Latina": Santos

El Jefe de Estado ratificó la aspiración de Colombia a ser parte del Consejo de Seguridad.

Con un discurso en el que más que vocero de Colombia ungió como vocero de toda Latinoamérica, en el que pidió revisar y concertar la estrategia mundial en la lucha contra las drogas ilícitas e hizo una breve referencia al golpe propinado a la guerrilla de las Farc el jueves pasado en la madrugada —cuando se dio de baja a alias el Mono Jojoy—, el presidente Juan Manuel Santos intervino ayer por primera vez ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en su 65° período de sesiones ordinarias en Nueva York.

Al reiterar la aspiración de Colombia a ser miembro del Consejo de Seguridad de la organización para el período 2011-2012, el Primer Mandatario puso sobre la mesa la “larga y exitosa tradición democrática e institucional” del país, y advirtió sobre los sufrimientos padecidos con los embates del terrorismo y los estragos del crimen internacional, los cuales siempre se han enfrentado con la Constitución y la ley en la mano, siguiendo los procedimientos democráticos: “Estamos seguros de que nuestra experiencia, larga y dolorosa, puede ser muy útil a todos los miembros de la Organización en temas donde hemos desarrollado una gran capacidad técnica y operativa”.

Seguidamente, destacó el liderazgo que han comenzado a asumir los países de América Latina en temas económicos, ambientales, de seguridad y desarrollo: “La región incluye países con múltiples visiones políticas o posiciones diversas sobre muchos temas específicos. Pero nos congrega el interés por superar la pobreza, por mejorar el nivel de vida de nuestra gente, por insertarnos exitosamente en el mercado global y por proteger nuestro medio ambiente. En mi discurso de posesión, el pasado 7 de agosto —basado en los importantes avances que ha logrado mi país—, dije que le había llegado la hora a Colombia. Hoy, en este foro mundial, quiero ir más allá y expresar, con entera convicción, que ha llegado la hora de América Latina”.

Santos reclamó también un nuevo acuerdo que sustituya al Protocolo de Kyoto —que vence en 2012—, “que garantice el compromiso de todos, comenzando por las grandes potencias industriales, con la reducción de emisiones contaminantes”; llamó la atención sobre la necesidad de transformar la operación de paz que hoy se tiene en Haití —tras el terremoto de enero pasado—, en una verdadera operación de desarrollo y habló de “responsabilidad compartida” en lo que tiene que ver en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo: “Colombia ha sido víctima, tal vez como ningún otro país, de estos fenómenos, pero ha sido también modelo de lucha contra ellos y abanderada de la necesidad de actuar en conjunto con la comunidad internacional”.

En este sentido, pidió coherencia sobre el tema ante las contradicciones de algunos países que, por un lado, exigen una lucha frontal contra el narcotráfico y, por otro, legalizan el consumo o estudian la posibilidad de legalizar la producción y el comercio de ciertas drogas. “¿Cómo puede alguien decirle a un campesino de mi país que será perseguido y castigado por sembrar plantas para producción de drogas, si en otras partes del mundo ésta se vuelve una actividad legal? Estas contradicciones hacen urgente que concertemos y revisemos la estrategia mundial contra las drogas ilícitas para acordar una política global única, más efectiva y en la que todos los países contribuyamos por igual a este esfuerzo”, enfatizó.

Tras acentuar el compromiso del Estado y la sociedad colombiana en la defensa y promoción de los derechos humanos, el Jefe de Estado dijo que Colombia seguirá combatiendo “sin tregua y sin pausa” a las mafias que manejan el negocio del narcotráfico —“incluyendo a los grupos guerrilleros que se han convertido en verdaderos carteles de la droga”—, momento en el que habló de la muerte del máximo responsable militar de las Farc (Mono Jojoy), “en una operación impecable”, que definió como “el golpe más importante y contundente que se le ha dado a este grupo terrorista en toda su historia, y esperamos nos acerque a la paz. Queremos alcanzar la paz, bien sea por la razón, o por la fuerza”.

En la parte final de su intervención ante la ONU, Santos le hizo un homenaje al ex presidente Uribe, señalando que gracias a su liderazgo se han logrado en el país grandes avances sociales, en seguridad y económicos, e insistió en su mensaje de unidad, esta vez no sólo en el ámbito nacional sino mundial: “Hoy me presento ante este escenario mundial, con respeto y humildad, con sentido de la historia, con conciencia de nuestras propias limitaciones, para decirles que solos no podemos hacer nada, ni en mi país ni en el mundo. Sólo unidos, sólo con respeto, sólo con solidaridad, sólo con tolerancia, podrá la humanidad conocer un mejor mañana”.

Obama-Santos, por una nueva agenda

El presidente Juan Manuel Santos y su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, acordaron ayer, en su primer encuentro, abrir una “nueva agenda” que amplíe la relación de los dos países más allá de temas militares y estratégicos.

Tras un encuentro por poco más de media hora en Nueva York, Obama felicitó a Santos por la muerte del jefe militar de las Farc, el ‘Mono Jojoy’. “Ayer fue un gran día para el pueblo de Colombia y para aquellos que buscan la paz en la región”, dijo.