Un nuevo nombre para la gripe

Ciudad de México se paralizará cinco días y la OMS decidió rebautizar el virus. Aparecen más de cien nuevos contagios.

Este viernes será uno de los Primero de Mayo más atípicos para los sindicalistas mexicanos. Si sus planes salen bien, decenas de trabajadores marcharán en la tradicional protesta obrera de esta fecha luciendo tapabocas y emitiendo consignas en contra de “la avaricia de los patrones privados que, a pesar de las recomendaciones sanitarias, mantienen laborando a los trabajadores”, como se leía en uno de sus comunicados.

Pero también puede que los obreros le hagan caso al presidente Felipe Calderón, quien el miércoles en la noche se dirigió a los mexicanos y sostuvo que “no hay lugar más seguro para evitar contagiarse del virus de la influenza porcina que la propia casa”. La orden de Presidencia acoge a todas las instituciones públicas, cuyos funcionarios deberán resguardarse entre el 1° y el 5 de mayo.

En Ciudad de México, según narran sus habitantes, los estantes de frutas están vacíos, no se consiguen medicinas y el precio de los tapabocas se ha multiplicado por diez. “Estoy asustada, y lastimosamente ahora no tengo el dinero para salir de aquí porque sin pensarlo dos veces regresaría a mi país antes de que cierren fronteras”, le confesó a El Espectador una colombiana en el D.F.

En Ginebra, la Organización Mundial de la Salud elevó el número de contagios confirmados a 257 y ratificó que doce personas han muerto en México y una en Estados Unidos por cuenta del virus. La cifra de contagios se distribuye de la siguiente manera: 97 en México; 109 en Estados Unidos; 19 en Canadá; 13 en España; 8 en Gran Bretaña, 3 en Alemania e igual número en Nueva Zelanda; 2 en Israel y 1 cada uno en Austria, Suiza y Holanda.

La OMS, tras las constantes protestas de la industria porcina global, insistió en que la gripe no se contrae al consumir carne de cerdo y pidió que no se sacrifiquen animales. En Egipto, 300 mil cerdos empezaron ayer a ser eliminados.

Tras horas de debate y de anarquía en los titulares de los medios del mundo, la OMS pidió que de ahora en adelante el virus fuera llamado “gripe A(H1N1)” para evitar la confusión causada al ser denominada “Gripe porcina”. Otros nombres alternativos que ha venido teniendo esta cepa de influenza han sido: “Nueva gripe porcina”, “Nueva gripe” y “Gripe norteamericana”.

El deporte también se vio afectado. En México, los 176 partidos de fútbol que estaban programados en diferentes torneos se llevarán a cabo sin la asistencia del público, mientras que la Federación Mexicana de Fútbol y la Conmebol tendrán que resolver qué hacer con los partidos de la Copa Libertadores que tenían programados en México para este fin de semana. En Taipei, el ministro de Deportes de Hong Kong afirmó que pese a que Asia no está aún afectada por el virus, la isla contemplaba posponer los Juegos Mundiales 2009, previstos para el 16 de julio en Kaohsiung, y los XXI Juegos Sordolímpicos, programados para  el 5  de septiembre en Taipei.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, afirmó  que un miembro del equipo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien lo acompañó en su reciente gira por México,  presentó  “síntomas leves” de la enfermedad.  Obama no se pronunció sobre este tema, pero insistió en que no cerrará la frontera con México, mientras que analistas conservadores insistían en aprovechar la crisis para fustigar a los inmigrantes: “No hay duda”, dijo hace unos días el comentarista Michael Savage en un programa de radio nacional, “los inmigrantes ilegales son los portadores de esta nueva cepa de gripe porcina que viene desde México”.

Hasta el momento, sólo tres países confirmaron restricciones de vuelos con México: Argentina, Perú y Cuba. La presidencia checa de la Unión Europea se manifestó en contra de la propuesta francesa, según la cual todos los vuelos entre México y la confederación deberían ser cancelados.

Bogotá le dijo que no a equipos mexicanos

La Secretaría de Salud de Bogotá anunció que “no es procedente autorizar” el uso del estadio  Nemesio Camacho El Campín para la realización de los juegos de los equipos mexicanos en la Copa Libertadores de América.

La Conmebol y la Federación Mexicana de Fútbol habían  solicitado verbalmente   a la Federación Colombiana de Fútbol, que los  equipos  mexicanos  San Luis de Potosí y Chivas de Guadalajara jugaran en Bogotá  los  partidos de octavos de final en el certamen continental.

La Secretaría de Salud  pidió a la Conmebol “reprogramar dichos partidos”.

Temas relacionados