Una luz de esperanza

En 1997 comenzaron las obras, que serán reactivadas gracias a una adición presupuestal de $65 mil millones. La empresa encargada de administrar los recursos de este proyecto es la Electrificadora del Meta (Emsa).

Desde 1997, los 21 mil habitantes de Mitú (Vaupés), en un 80 por ciento indígenas que hoy viven a media luz, esperan con ansiedad el cumplimiento de una promesa del Gobierno central: la entrega de la Microcentral Hidroeléctrica de Mitú (MHM), que les permitirá concretar su sueño de tener energía las 24 horas del día y así salir del ostracismo en el que no se acostumbran a vivir.

Y es que generar energía por nueve horas al día en Mitú sale muy caro: las plantas diésel funcionan con gasolina a un costo de $15.800 por galón, mientras que el acpm vale $15.100.

“La MHM es la esperanza de desarrollo que tenemos para que negocios de otras ciudades inviertan aquí. Tener energía es el sueño más grande de los mituseños”, afirma Miguel Vargas, alcalde de Mitú.

Sin embargo, después de 12 años y más de $40 mil millones invertidos, hoy el proyecto sólo es un enorme hueco a 45 kilómetros de Mitú, en plena selva y a orillas del río Vaupés. La idea de la MHM es aprovechar el raudal del afluente para hacer girar unas turbinas que generarán la energía que necesitan los pobladores de Mitú.

Y es que desde el comienzo la meta de hacer realidad uno de los proyectos más ambiciosos del Gobierno Nacional en las selvas colombianas, empezó a tener retrasos. La primera etapa se inició en diciembre de 1997 por parte del Icel, pero las obras fueron suspendidas en abril de 2000. La razón: inconvenientes técnicos, presupuestales y administrativos. Hasta esa fecha se habían invertido $21 mil millones, según el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes).

Entre 2001 y 2002 el Instituto de Planeación y Soluciones Energéticas (IPSE) concluyó que era necesario adicionar $43 mil millones más para culminar la obra, la cual estaba presupuestada que se terminaría en 15 meses.

Sólo en 2004, en un consejo comunal en Mitú, el presidente Álvaro Uribe revivió el proyecto, ante la insistencia de los líderes cívicos de la región. No obstante, en ese entonces el obstáculo fue el orden público, pues el raudal de Santa Cruz, la zona donde se desarrolla el proyecto, era escenario de enfrentamientos entre Ejército y guerrilleros de las Farc.

En 2005, cuando las Fuerzas Militares retomaron el control del área, se reactivó la construcción de la MHM.

Entonces, la misión de terminar el proyecto fue otorgado por el Gobierno Nacional a Gestión Energética S.A. (Gensa) de Manizales, encargada de la construcción de la represa de Hidromiel en Caldas, que afrontó nuevos inconvenientes que obligaron a la compañía a paralizar, una vez más, la obra. En un informe de la interventoría externa del IPSE, presentado en agosto de 2008, se lee que “uno de los argumentos que expusieron es que la roca sobre la cual se fijaría la casa de máquinas está fracturada, hay una filtración en el muro y hay una ejecución pobre y deficiente del contrato”.


Una promesa

El viceministro de Minas y Energía, Manuel Fernando Maiguashca Olano, le explicó a El Espectador que la obra se detuvo, ya que se cambió todo el esquema de ejecución y se contrataron ejecutores expertos en este tipo de obras, teniendo en cuenta las exigencias de la misma. Aseguró que desde ayer se reanudaron las obras, que durarán unos 500 días (hasta octubre de 2010).

“La nueva empresa encargada de administrar los recursos de este proyecto será la Electrificadora del Meta (Emsa). El gerente de la obra es Ingetec y la obra civil estaría a cargo de Schrader Camargo.

“Para terminar la obra se hizo una adición presupuestal de 65 mil millones de pesos, con lo que el proyecto total tendrá un costo de más de 100 mil millones de pesos”, explicó el viceministro.

Para el alcalde de Mitú, Miguel Vargas, el Gobierno Nacional les incumplió a todos los habitantes de esta capital de la Orinoquia colombiana. “Le exigimos al Gobierno que nos dé una explicación por el retraso de la obra y que se sancione a todos los responsables”, dijo el mandatario.

“Es urgente que se construya esta microcentral, porque las redes eléctricas que tenemos están a punto de colapsar y si esto sucediera, nos quedaremos definitivamente sin luz”, advirtió el alcalde.

140240

2009-05-10T21:30:00-05:00

article

2009-05-10T21:30:00-05:00

ee-admin

none

Rosario Moreno Hernández / Especial para El Espectador

Tema del dia

Una luz de esperanza

20

4350

4370