Adiós a Manta

Este viernes despegarán por última vez desde Manta las naves estadounidenses que durante una década persiguieron vuelos de la mafia en Suramérica.

Este viernes a las 10 de la mañana despegarán por última vez desde Manta las naves estadounidenses con alta tecnología que durante una década persiguieron los vuelos de la mafia en Suramérica. “Después de esto, los militares, los contratistas del Puesto de Operaciones Avanzadas (FOL, por su sigla en inglés) empezarán con mucha fuerza su tarea de empacar y prepararse para la transición y salida y dejar todo listo para la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE)”, explicó Marta Youth, portavoz de la embajada de Washington en Quito a la agencia EFE.

Las operaciones antinarcóticos serán trasladadas a Colombia, donde tres bases del Ejército acogerán a los militares estadounidenses, según un acuerdo que aún está siendo negociado entre Washington y Bogotá. De acuerdo con la vocera estadounidense, la lucha contra el narcotráfico también se hará desde El Salvador, país al que irán algunos equipos que se encuentran en la base ecuatoriana.

El anuncio colombiano podría causar roces con los países vecinos. “Al presidente Hugo Chávez no le va a gustar la medida, como ya se lo hizo saber a Colombia. Habrá que esperar su reacción”, explicó el profesor de la Universidad Central de Venezuela Leopoldo Ramírez.

Enrique Serrano, analista internacional y catedrático de la Universidad del Rosario, considera, por el contrario, que el acuerdo no provocará una represalia de los países vecinos. “Ecuador y Venezuela están intentando mejorar sus relaciones con el gobierno de Barack Obama, por eso no creo que reaccionen frente a este hecho. Con Bush el radicalismo era tolerable, pero esa actitud con Obama pierde peso”, explicó.

Sin embargo, durante la celebración del Bicentenario de la Revolución de La Paz, en Bolivia, el presidente Evo Morales criticó la presencia de bases estadounidense en la región: “Las fuerzas armadas de América Latina no tienen que depender más del Comando Sur de EE.UU.”.

El cierre definitivo de la base de Manta, según confirmó este jueves la Presidencia ecuatoriana, será el próximo 18 de septiembre. “Ese día no quedará un solo militar estadounidense en las instalaciones ecuatorianas y, después de eso, el país recuperará la soberanía sobre una parte del territorio nacional que fue entregado inconstitucionalmente”, consignó en su página de internet.

Grupos sociales y de Derechos Humanos de Ecuador se mostraron satisfechos con el cierre de la base, pues según dicen, la lucha contra el narcotráfico era sólo una fachada, y desde allí se lanzaron ataques contra las Farc. Fuentes militares dicen que desde Manta se lanzó la operación contra el campamento de Raúl Reyes en Angostura, el 1º de marzo de 2008.

Además, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado ecuatoriano dio a conocer varias denuncias por violaciones a los Derechos Humanos que vinculan a algunos militares estadounidenses. “Tenemos una serie de testimonios y denuncias, incluso ya hay juicios penales en marcha, sobre violaciones de los Derechos Humanos contra pescadores y trabajadoras sexuales”, afirmó a la agencia AFP el legislador oficialista Marco Martínez.

Temas relacionados

 

últimas noticias