Otro intercambio de declaraciones entre Colombia y Venezuela

Las bases militares de Estados Unidos en este país, los detonantes.

Un nuevo cruce de declaraciones oficiales se tomó las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela. En esta ocasión, el tratado que negocia el gobierno de Álvaro Uribe con Washington para permitir que tropas estadounidenses operen, en principio, desde tres bases militares, disparó los reproches de parte y parte.

El malentendido tomó forma cuando el presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció que revisaría el estado de la diplomacia entre ambos países. El mandatario calificó la negociación con Washington como una amenaza para la estabilidad de su país. Horas más tarde se produjo una reunión entre Nicolás Maduro, canciller de Venezuela, y María Luisa Chiappe, embajadora de Colombia en el país vecino.

Fuentes en Caracas le contaron a este diario que la embajadora le entregó una nota oficial al canciller venezolano; por otra parte, la emisora Radio Nacional de Venezuela aseguró, en su página de internet, que Maduro solicitó una explicación de las razones por las cuales el gobierno Uribe autorizó las operaciones de EE.UU. en su territorio. “Nuestras relaciones con el Gobierno colombiano, basadas sobre la paz, el respeto y la cooperación, han recibido una bofetada”, dijo Maduro al término de la reunión.

En Bogotá, durante una audiencia en la Comisión Segunda del Senado el pasado martes, el ministro colombiano de Exteriores, Jaime Bermúdez, llamó a la prudencia a su homólogo: “Nosotros nunca hemos opinado sobre cuando Venezuela rompió relaciones con Estados Unidos ni cuando las retomó ahora. Tampoco nos hemos metido a opinar sobre la presencia rusa en aguas venezolanas”.

Pero su declaración sólo agudizó el intercambio de versiones oficiales. “Que yo sepa, Colombia tiene excelentes relaciones con Rusia y tengo entendido que Rusia no ha apoyado golpes de Estado en Colombia ni acciones contra el Gobierno de Colombia”, dijo Chávez ayer en una alocución televisada.

Y ayer, en la inauguración de un evento gubernamental en Santa Marta, el presidente Álvaro Uribe desestimó la queja elevada por Caracas. “Los acuerdos de seguridad que Colombia firme con otros países nunca tienen por objeto crear condiciones de agredir a terceros Estados”, dijo, y prometió que así se garantiza la continuidad del Plan Colombia.