“Bases iniciarían una guerra”

Hugo Chávez respondió por el lío de los lanzacohetes y anuló la importación de 10.000 vehículos.

Con varias carpetas de documentos en mano y durante más de cinco horas, el presidente venezolano, Hugo Chávez, respondió a la acusación del Gobierno colombiano sobre la venta de lanzacohetes a la guerrilla de las Farc. También advirtió que el acuerdo entre Washington y Bogotá para que militares estadounidenses operen desde bases colombianas traería funestas consecuencias. “Podría ser el inicio de una guerra en Suramérica”, afirmó.

En una rueda de prensa, el mandatario aseguró que el episodio de los lanzacohetes forma parte de una maniobra contra su administración. “Esa puñalada por la espalda es para acallar la protesta diplomática venezolana por la instalación de bases militares yanquis en Colombia, lo que sin duda es una amenaza para nosotros”, advirtió.

Chávez explicó que el arsenal decomisado por la Policía colombiana a las Farc fue reportado como perdido durante la primera mitad de los años 90, razón por la cual descalificó su supuesta ayuda a ese grupo guerrillero.

Para probar su punto, el presidente mostró las fotos de los lanzacohetes incautados por Colombia y puso un manto de duda sobre su peligrosidad porque, en la denuncia transmitida por Bogotá a su canciller, se había ordenado la destrucción del armamento. “Armas inservibles, de eso se nos acusa, y eso lo sabe el presidente Uribe”, remató.

Durante su extensa charla televisada, Chávez recordó que la revista Semana, en entrevista con Rafael García, ex jefe de informática del DAS, reveló un supuesto complot para desestabilizar a su gobierno. Además, señaló que la operación se estaría organizando desde la Escuela de Caballería en la capital colombiana.

También hubo espacio en la diatriba para la compra de nuevos tanques a Rusia para enfrentar un posible ataque de tropas estadounidenses desde territorio colombiano, y se oficializó un pacto con China para la adquisición de radares aéreos que fortalezcan acciones contra el narcotráfico.

Además, Chávez anuló una orden de importación de 10.000 vehículos colombianos que había sido acordada en abril pasado. “La caída de este cupo podría significar unos US$35 millones para Colombia”, le dijo Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes, a El Espectador.

Encuentro frustrado en la frontera

Hacia el mediodía del miércoles, en el puente fronterizo Simón Bolívar, se sintió con fuerza el congelamiento de las relaciones binacionales entre Colombia y Venezuela.

Cerca de mil personas que marchaban por el restablecimiento de las relaciones y que habían partido de San Antonio, en Táchira, se toparon con un muro conformado por 35 miembros del escuadrón antimotines de la policía venezolana.

Su meta de reunirse al otro lado del puente con la marcha colombiana que partió desde Cúcuta, fue interrumpida por la orden de impedir el acceso terrestre hacia Venezuela. “Esta marcha era por la paz, por nuestra hermandad”, se lamentó Isabel Castillo, de la Cámara de Comercio de San Antonio.

últimas noticias