‘Noemí Sanín no es leal al Presidente’

Dice que el ‘combo nopaga’ (Noemí, Pastrana y Gaviria) busca apoderarse del conservatismo para enfrentarlo al primer mandatario.

Hasta ahora, el precandidato conservador a la Presidencia Andrés Felipe Arias se había dedicado a recorrer el país en su campaña y había evitado la confrontación con sus rivales políticos, bien sea de su misma colectividad o de la oposición. “No me quiero distraer hablando de otros”, decía. Hoy, cuando se vuelve protagonista el pulso en el Partido Conservador entre quienes buscan aplazar la consulta para favorecer una posible aspiración de Noemí Sanín y quienes quieren que se mantenga la fecha del 27 de septiembre, Arias sale a defender su terreno y en entrevista con El Espectador habla duro y de frente.

¿Avanza el Partido Conservador hacia una división entre quienes apoyan su candidatura y los que apoyan la de Noemí Sanín?

El juego se destapó y en el Partido Conservador hay dos tendencias. Una de ellas es la que yo llamo el ‘combo nopaga’ —Noemí, Pastrana y César Gaviria—, y es la tendencia que quiere enfrentar al conservatismo con el presidente Uribe, que está en contra del referendo, que en algunas oportunidades ha dicho que el Presidente es apoyado por paramilitares y en otras, cuando le conviene, lo elogia. Esa tendencia es la que en público busca seducir al presidente del Partido y a los congresistas, pero en privado despotrica de ellos y dice que algunos fueron elegidos con apoyo de personas cuestionadas. Es una tendencia que se define en los clubes sociales y en los salones de las embajadas.

¿Y la otra cuál es?

La que yo represento, que es la leal al Presidente, la que lo ha acompañado en las buenas y en las malas y no cuando le conviene, la que nunca enfrentaría al Partido con él y la que está dispuesta a defender la seguridad democrática y apoyar el referendo.

¿Qué pasó con ese bolero que le dedicó a la doctora Noemí?

Uno no le puede dedicar un bolero a quien le prende una vela a Dios y otra al diablo. Se acabaron los boleros.

Usted habló hace poco de un nuevo partido con uribistas triple A. ¿Es un primer paso para salirse del conservatismo?

Creo que hay un buen ambiente para otro partido que recoja sectores de Cambio Radical y del liberalismo, pero yo no me salgo de mi partido. Yo sé que muchos y muchas quisieran que me fuera, pero no lo voy a hacer y, por el contrario, voy a seguir trabajando duro para que la línea de pensamiento que yo represento gane y para que el conservatismo se mantenga uribista. Andrés Felipe Arias muere en la batalla, no antes de la batalla.

Cuando usted habla del ‘combo nopaga’, ¿quiere decir que hay conservadores haciéndole el juego al ex presidente Gaviria?

Es muy claro que hay una tendencia que representa a Noemí Sanín, que ha hecho alianza con los ex presidentes Pastrana y Gaviria para cambiarle el rumbo al Partido Conservador. Me parece muy diciente que, tras su regreso a Colombia, con la primera persona que se reunió ella fue con el ex presidente Gaviria. Eso demuestra dónde están las lealtades y es entendible, porque ella les debe lealtad a esos ex presidentes.

¿Sigue teniendo Pastrana mucha influencia en el Partido?

No lo sé. Cómo yo no hago la política en los clubes sociales, ni en los salones de las embajadas, y me mantengo recorriendo a Colombia, no tengo idea de qué tanto será su influencia. Lo que sí sé es que la tendencia que no represento yo es completamente afín a él.

¿No cree que ese ‘combo nopaga’, más que contra el presidente Uribe, es contra usted?

Es contra Colombia. Es una fuerza que poco ha hecho por el país y eso lo sabemos todos. Que nunca protegió al pueblo colombiano del terrorismo y que nunca se dedicó a crear empleo.

Hay quienes dicen que con usted hay candidato pero que con Noemí hay presidente...

Eso lo tienen que definir los ciudadanos. ¿Por qué tienen miedo a que nos midamos en las urnas si dicen que allá hay presidente y acá hay candidato? ¿Por qué quieren hacer esto a dedo y a bolígrafo desde un club social o una embajada?

Y afirman también los que plantean el aplazamiento de la consulta que existe el riesgo de que se saque una baja votación…

Esa es una cobardía que indigna y avergüenza. La cobardía no puede ser un principio de mi partido. Esa es la cobardía que le entregó nuestro país a la guerrilla, que despejó a Colombia y se la entregó a Tirofijo, a Raúl Reyes, a Jojoy y a Jorge 40. Es la cobardía que cagüanizó el país. Es una cobardía ante un trapo rojo que está agitando el ex presidente Gaviria y eso da vergüenza. Si nosotros queremos gobernar Colombia, tenemos que hacerlo con valor y con firmeza. Si morimos, morimos en el campo de batalla y no antes de la batalla. Yo quiero llevar al conservatismo a ganar y a derrotar al Partido Liberal y al Polo Democrático. Yo no siento cobardía ante un trapo rojo de sectarismo retrógrado que ya el pueblo colombiano no quiere ver.

¿Y no es cobardía negar que se aplace la consulta?

¿Cómo va a ser cobardía decir que se respeten las reglas de juego?

Según Noemí, no aplazarla sería un acto suicida del Partido...

Suicida es enfrentar el partido al Presidente y utilizarlo como un instrumento para llegar al poder y después dejarlo tirado. Por lo que dijo en una entrevista este fin de semana, el Partido Conservador sólo es para ella un instrumento que le puede facilitar su llegada al poder. Para mí es al contrario: el que debe llegar al poder es el Partido y yo soy sólo un instrumento.

Por cierto, en esa entrevista expresó que el presidente Uribe está preocupado porque no ve alternativas ni quien encarne la continuidad de la seguridad democrática...

El pueblo colombiano sabe quiénes hemos sido leales al Presidente, quiénes hemos ayudado a construir su política de seguridad y quiénes somos los que sí podemos sucederlo con lealtad, transparencia y sin ambigüedades.


Pero no puede negar que hay un mensaje ambiguo cuando se hace campaña y a la vez se apoya el referendo...

Esa bipolaridad que algunos dicen está resuelta hace tiempo y se acabó de resolver esta semana. Hay candidatos como Noemí Sanín que han dicho que si ganan la consulta se enfrentarán al presidente Uribe y hay candidatos como yo que hemos dicho que si ganamos y el Presidente va, lo apoyaremos. ¿Cómo? Buscando que el Partido vaya en coalición con él. No se puede hablar de bipolaridad si ya el pueblo colombiano sabe a qué se atiene.

O sea que ser fórmula vicepresidencial del Presidente es una opción...

Yo aspiro a la Presidencia, no pienso en nada más.

¿Qué es lo que dicen en privado del presidente de su partido?

Como a mí nunca me invitan a esas reuniones privadas en clubes sociales y salones de las embajadas, y tampoco tendría tiempo porque me mantengo recorriendo Colombia, no puedo decir de viva voz qué dicen. Pero sé por lo que se escucha que hablan bastante mal y lo vetan para ir a unas reuniones.

En esa feria de rumores se dice que usted influyó en el rompimiento de los acuerdos en la elección de las mesas directivas del Congreso...

Decir eso es como decir que el apóstol Juan hubiera hecho algo en contra de Jesucristo.

Y dicen que el Ministerio de Agricultura está a su servicio...

Ese refrito no lo voy a responder. Cada ladrón juzga por su condición y a palabras necias oídos sordos.

O que la estrategia es ser fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos...

Yo actúo sin cálculo. No estoy buscando ni la Vicepresidencia ni la Alcaldía de Bogotá, ni la de Medellín, ni la Gobernación de Antioquia, ni una curul en el Senado. Quiero llegar a la Presidencia porque quiero continuar y defender la obra del presidente Uribe y mejorarla. Yo no soy la persona que salta de gobierno en gobierno, de partido en partido, de embajada en embajada, acomodándose para tener una posición de poder o de influencia. Y si terminado este proceso no soy yo, continuaré defendiendo al Presidente y a mi partido, así me toque hacerlo desde un puesto de empanadas.

¿Es cierto que dentro del conservatismo Noemí Sanín tiene a su favor a los senadores y usted a los representantes?

Mi proyecto político es acompañado por la mayoría de representantes y por varios senadores. Entiendo que a ella la acompañan seis senadores, lo cual me sorprende, porque hasta donde tenía entendido, esos seis eran uribistas y apoyaban el referendo y ahora están con una persona que quiere enfrentar el Partido al Presidente y que no está de acuerdo con el referendo.

¿Pero sí le jala a una consulta interpartidista en el uribismo?

Es fundamental y lo he conversado con el doctor Juan Manuel Santos. Tenemos que llegar unidos en la primera vuelta.

¿Qué pasaría si los que quieren el aplazamiento de la consulta ganan el pulso?

Sería un retorno del Partido a la rosca, al privilegio, al bolígrafo, al pasado, a la oscuridad. Acabar la consulta sería el más feo desenlace, un juego politiquero y sucio que algunos pocos quieren implementar, pero que no vamos a permitir que suceda.

¿Armaría una disidencia?

No me voy del Partido. A mí no me sacan de la batalla así de fácil.

Si usted marca siempre primero en las encuestas, ¿por qué no aceptarles el reto?

Podría aceptar la encuesta y estoy seguro de que gano, pero ese no es un mecanismo para definir el candidato en un partido moderno y transparente. Si por encuestas fuera, entonces no hagamos elecciones y que el presidente Uribe siga.

¿Cómo vislumbra el escenario político futuro?

Veo que Sergio Fajardo está haciendo un buen trabajo. Veo una unidad del Partido Liberal con Germán Vargas, que se convirtió en antiuribista. Y veo una unión posterior de todos ellos, con quien gane en el Polo, para enfrentar esta línea en donde debemos ir unidos Santos y yo para defender la obra del Presidente.

¿Y dónde ve a Noemí?

No la veo. Ella es una mujer muy importante y con trayectoria, pero sus ambigüedades probablemente no van a ser favorecidas por el pueblo colombiano.

¿No cree que eso de que lo conozcan más como ‘Uribito’ afecta su imagen?

Para nada. Me molestaría si me dijeran Sampercito o Pastranita.

 

últimas noticias