Tatequieto a testaferros de ‘El Loco’ y ‘Cuchillo’

Departamento del Tesoro de los Estados Unidos incluyó en la Lista Clinton a 29 personas y 47 empresas.

La persecución en contra de los narcotraficantes Daniel Barrera Barrera, alias El Loco, y Pedro Oliverio Guerrero Castillo, alias Cuchillo, se extendió a 29 de sus colaboradores y 47 empresas en Colombia que fueron designadas por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos como enlaces de sus organizaciones que operan en los Llanos Orientales, en Bogotá y en la frontera con Venezuela. Entre los reseñados aparecen dos ex gobernadores del Guaviare: Nebio de Jesús Echeverri Cadavid y Óscar de Jesús López Cadavid, sindicados de pactos con el narcoparamilitar alias Cuchillo.

Rastreos financieros y evidencia en poder de las autoridades norteamericanas determinaron que frigoríficos de los Llanos y de Bogotá, así como comercializadoras de motocicletas, textiles, transportes, criaderos y hasta compañías dedicadas a la estética y la belleza conformaron una red de empresas al servicio del Ejército Revolucionario Popular Antiterrorista de Colombia (Erpac) y la organización mafiosa de Daniel Barrera Barrera, cuyos tres principales testaferros ya están en poder de las autoridades: Daniel Bustos Suárez, Armando Gutiérrez Garavito y Wílmer Ospina Murillo. De ese primer nivel, sólo Tulio Adán Aristizábal Giraldo continúa prófugo.

La medida tomada por la Ofac (Oficina de control de bienes extranjeros, por sus siglas en inglés) incluyó a José Lenoir Aguilar Duarte y sus empresas Aguilar Aguilar y Cía. Ltda., Aguilar Álvarez y Cía Ltda., domiciliada en Villavicencio; Carrillanca Colombia, con sedes en Bogotá y San José de Costa Rica; Inversiones Adag, Los Tunjos o Recifibras Secundarias Ltda. De acuerdo con el Departamento del Tesoro de EE.UU., José Lenoir Aguilar tenía conexiones con José Cayetano Melo Perilla, socio y presidente de dos empresas vinculadas con Aguilar, lugarteniente de El Loco, que estarían al servicio de la guerrilla de las Farc.

Melo Perilla, quien fue incluido en la Lista Clinton el año pasado porque, según el gobierno estadounidense, “brinda asistencia material al narcotráfico y actúa bajo las órdenes de las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia”, refutó desde entonces esta designación. Le explicó a la embajada de ese país que adquirió dos locales comerciales en Isla Margarita (Venezuela) luego de constituir una sociedad con sus hijos y que levantó el negocio de Carrillanca en Costa Rica con el dinero que le dejó un pequeño lote localizado en el centro de Bogotá. Melo Perilla le dijo incluso a la Fiscalía que él mismo había sido desplazado por las Farc de San Martín (Meta).

En lo relacionado con los dos ex gobernadores del Guaviare, la Ofac señaló que la firma Proveedores y Distribuidores Nacionales, ubicada en Cundinamarca, de propiedad de Óscar de Jesús López, y la hacienda Vendaval, así como otros bienes en Pereira, Villavicencio o Dosquebradas de Nebio de Jesús Echeverri Cadavid, quedaron automáticamente congelados y los activos de dichas firmas bajo la lupa de las autoridades. En esencia, con la inclusión en la Lista Clinton, los señalados colaboradores de los capos quedan financieramente liquidados y sin posibilidad alguna de desarrollar operaciones comerciales con empresas norteamericanas o colombianas.

El ex gobernador López Cadavid está en la mira de la Fiscalía desde que se detectó que había conformado la sociedad Exploración y Explotación Minera del Llano en 2005 y, un año más tarde, se unió como socio Guerrero Castillo. Aunque eventualmente Cuchillo cedió sus acciones de la compañía justo después de su desmovilización, estos vínculos, y testimonios de desmovilizados hicieron que un fiscal delegado ante la Corte Suprema comenzara a investigarlo por nexos con grupos de autodefensa.

Dos compañías de transporte e inversiones de Danilo Bustos Suárez, Comercializadora e Inversiones Bustos Ariza y Cía. y Moderna Express Transporte de Carga Ltda., además de tres apartamentos, hacían parte del narcoemporio de Daniel Barrera. Detenido la última semana de septiembre del año pasado, Bustos, un campesino venido a más con sólo tercero de primaria, edificó una telaraña comercial al compás de su alianza con El Loco, que en 2009 le dejó ganancias por más de $20 mil millones y un círculo de testaferros a su servicio. La Fiscalía documentó que en flotillas de tractomulas a su servicio movilizaba toneladas de cocaína desde los laboratorios de la organización en Meta y Guaviare para sacarla al exterior.

Entre los reseñados estuvieron además Hernán Darío Arango Madrigal, Rubi Yiceth Ayala Barrera, Liliana Bernal Bernal, Luis Fernando Bernal, Jesús Antonio Bernal, Norma Constanza Cárdenas, Samuel Gustavo Galvis, Armando Gutiérrez Garavito, Javier Mauricio Gutiérrez Hernández, Diego Armando Gutiérrez Molina, Dolis Gutiérrez, Jaime Jerez Galeano, Óscar Alberto Jerez Pineda, Jesús Antonio Londoño, Julio César Lozada Pabón, Óscar Richard Martínez Aranco, Alba Judith Molina Cubillos, Gélber Mauricio Oicata Morales, Wílmer Ospina Murillo, Mesías Salamanca Buitrago, Elkin Alexis Sánchez, Húbel Ulloa Espitia y Uberney Vélez Murillo

En coordinación con agentes norteamericanos, la Fiscalía adelanta procesos conexos en contra de los narcotraficantes Cuchillo y El Loco Barrera. La Unidad Antimafia del ente acusador les respira en la nunca. Por su captura, el Gobierno ofrece hasta $5.000 millones de recompensa y son hoy por hoy, junto con los hermanos Calle Serna, los principales objetivos para desarticular el narcotráfico en el sur del país. Las firmas con las que tenían conexión estaban localizadas en Villavicencio, Fuente de Oro, Acacías, Guamal, Puerto Lleras y San Martín (Meta), Cota (Cundinamarca), Cali, Tuluá, La Ceja (Antioquia), Dosquebradas (Risaralda), Calamar (Guaviare), entre otros puntos.

últimas noticias