“Sin Uribe no hay uribismo”: Fabio Echeverri

Para el ex asesor presidencial y artífice de la primera reelección, el Partido de la U no es el partido del Presidente.

Asesor estrella del presidente Álvaro Uribe en su primer mandato y hoy retirado a sus cuarteles de invierno, Fabio Echeverri Correa pone el dedo en la llaga sobre el futuro del uribismo cuando el Primer Mandatario deje el poder. En su concepto, no existe ningún partido uribista, los votos no son endosables, no hay hecatombe si el Polo Democrático o el Partido Liberal llegan al poder y quien llegue tendrá que hacerlo con sus propias propuestas, aunque, eso sí, el país seguirá exigiendo seguridad e inversión extranjera.

Sin Álvaro Uribe en la Presidencia, ¿hay uribismo?

Salvo que el doctor Uribe salga y diga otra cosa, no hay. ¿Alguien conoce algún partido fundado por el Presidente? Si no hay un partido fundado por él, no hay uribismo. El único uribista aquí es Álvaro Uribe. Él es el que trabaja 18 horas al día, el que viaja a todos los rincones del país, el que impuso una forma de trabajo y un talante para relacionarse con la gente que nadie había hecho y que, me temo mucho, nadie va a ser capaz de hacerlo igual. Quien llegue vendrá con su estilo propio, reconociendo que hay cosas que se necesitan y que el país va a exigir, como seguridad e inversión extranjera.

¿Y el Partido de la U qué?

Hay quienes dicen que ese es el partido de Uribe y yo creo que no. Si mi memoria no falla, ese partido lo fundó Luis Guillermo Vélez, que en paz descanse, por allá en 2004, para tener un movimiento propio, obviamente respaldando al Gobierno. Pero que no vengan a decir que hay partidos que son propiedad del doctor Uribe o fundados por él. Por cierto, en ese Partido de la U ha habido un montón de gente hasta curiosa, como Carlos García, que hoy está detenido, o Luis Guillermo Giraldo, que manejó lo del referendo. Gente que no creo que sea la que represente el pensamiento de Uribe. Claro que todo eso tendrá que salir a aclararlo el mismo Presidente, pero partido uribista no hay.

¿Y el uribismo como doctrina?

¿Y cuál es la doctrina?

La de la seguridad democrática, la cohesión social y la confianza inversionista...

Eso es un capital de Colombia. Uribe pidió que se respaldaran unas tesis, así se hizo y hoy en día todo el país quiere seguir con ellas. Seguramente existirán algunos locos por allí que no quieran que haya seguridad democrática, pero ese tema no es sólo de Colombia sino de todos los países del mundo.

¿Cómo ve el pulso que hay entre varios candidatos por ser herederos del Presidente?

Al doctor Uribe le pasa lo mismo que le pasa a esos multimillonarios viudos, que no han tenido descendencia, y cuando se mueren les salen ochos hijos reclamando su fortuna. Ahora resulta que todos son herederos del Presidente. Hay que aguardar a ver si él señala a alguien, pero aún así, si lo hace, no creo que exista la capacidad de transferir o endosar los votos de una persona como él a otra que no tenga sus mismas cualidades y calidades. Se necesitaría que tuviera un hermano gemelo.

Pero el mismo Presidente dijo que Andrés Felipe Arias era su copia mejorada...

Él, como yo, como usted y como todos, tiene derecho a decir cosas.

¿Y Juan Manuel Santos, Noemí Sanín y Germán Vargas Lleras?

Yo no los califico como herederos ni creo que nadie tenga que ser heredero. Los únicos herederos de Álvaro Uribe son Tomás y Jerónimo. Los otros son los que van a aspirar a la Presidencia, la campaña apenas comienza, aún no hemos escuchado a cabalidad sus propuestas y todavía no se ha visto con solidez sus pensamientos. A mí lo que me parece es que los medios de comunicación, en el afán de que todo se haga de una vez, obligan a la gente que aspira a improvisar demasiado y se pretende concluir desde ya qué va a pasar el 8 de agosto. Pero hay muchas cosas en la vida que necesitan madurar.

Y de todos los candidatos, ¿cuál cree que se acerca más a la esencia del presidente Uribe?

Creo que Santos, Noemí y Vargas Lleras —los tres— han hablado abiertamente de la defensa de la seguridad democrática. Los tres son diferentes y hay unas hojas de vida que hay que mirar y analizar.

Con una posible atomización de la coalición uribista, ¿no cree que existe un gran riesgo de que la oposición asuma el poder?

¿Pero es que cuál es la coalición uribista? Lo que ha habido es unos partidos que se han juntado para sacar adelante unos proyectos en el Congreso y para dividirse unos puestos, no más.

¿Hay hecatombe si llega el Polo Democrático o el liberalismo ganan la Presidencia?

No veo hecatombe de ninguna clase.

¿Qué piensa de las propuestas para que el Presidente sea fórmula vicepresidencial de Santos, aspire a la Alcaldía de Bogotá o de Medellín o pida una licencia para hacer campaña?

Esas son especulaciones de los medios o propuestas de los huérfanos del poder. Al doctor Uribe hay que dejarlo tranquilo, que termine su tarea. Va a pasar el bus del 7 de agosto y no lo dejan ni bañarse, ni vestirse, ni desayunar para coger ese bus. Ya veremos qué quiere hacer cuando salga, adónde quiere ir, qué trabajo quiere desarrollar, en qué país del mundo quiere vivir. Él ha trabajado duro ocho años y tiene todo el derecho a descansar. Pero ahora quieren acomodarlo en algún lugar para que unos señores puedan ir a beneficiarse de sus posiciones.

¿Cómo vio el fallo de la Corte Constitucional en contra del referendo reeleccionista?

Me pareció muy serio y lo acato con respeto. Se ha definido una situación y afortunadamente lo hicieron rápido y bien hecho.

“El uribismo no desaparece”: José Obdulio Gaviria

Para el ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria no tiene sentido afirmar que el uribismo desaparecerá con la imposibilidad de que el presidente Álvaro Uribe se mantenga en el poder. “Todo lo contrario (el uribismo), tiene un reto nuevo y lo va a asumir con su candidato presidencial y con un amplio triunfo en las elecciones de marzo”.

Gaviria agregó que Uribe “tiene un cuerpo de doctrina, lo ha expresado y lo ha desarrollado él mismo. Casi que tenemos garantizado que en los próximos  ocho años con el candidato presidencial ganador habrá un gobierno uribista que a los ocho años lo sucederá otro presidente uribista”.

Temas relacionados