Se abre el camino de las alianzas

Antanas Mockus, candidato presidencial. ‘Voto finish’ por nominación conservadora. El Partido de la U se consolidó como la fuerza política mayoritaria del país. La oposición, a hacer alianzas. Dudas en Compromiso Ciudadano.

Con una elevada abstención electoral, retraso en los resultados y múltiples quejas por ausencia de pedagogía en los puestos de votación, se cumplieron las elecciones para integrar el Congreso de la República 2010-2014. Una jornada que deja varios hechos políticos: dos nuevos candidatos presidenciales, por el Partido Conservador y el Partido Verde, y un nuevo Poder Legislativo en el que los grandes ganadores son el Partido de la U y el conservatismo.

La primera evidencia es la victoria en las urnas del ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus, quien por amplio margen ganó la nominación presidencial por los verdes a sus compañeros de movimiento Enrique Peñalosa y Lucho Garzón. Hoy mismo el matemático y ex rector de la Universidad Nacional emprenderá la búsqueda de la primera magistratura, para lo cual no se descarta que uno de los derrotados se convierta en su fórmula vicepresidencial.

De igual modo, hasta el domingo en la noche, con auténtico ‘voto finish’ y en medio de reclamos por el retraso en la información de la Organización Electoral, se advertía un empate técnico entre la ex embajadora Noemí Sanín y el ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias en la consulta del Partido Conservador. Los demás candidatos, Marta Lucía Ramírez, José Galat y Álvaro Leyva, quedaron descartados. De concretarse una victoria de Noemí Sanín, sería la tercera vez en que intenta llegar a la Presidencia. Para Andrés Felipe Arias sería su primera candidatura.

A propósito del Partido Conservador, los resultados lo consolidan como uno de los grandes ganadores de la jornada. Si bien el Partido de la U fue el gran triunfador con 27 curules en el Senado, la colectividad azul superó una vez más (ya lo había hecho en 2006) a su rival histórico: el Partido Liberal. El conservatismo conquistó 24 escaños y la colectividad roja logró mantener su actual cuota de 18 senadores, lo cual, según el candidato Rafael Pardo, representa “el banderazo para estar en la segunda vuelta presidencial”.

Lo cierto es que con la victoria de los movimientos del uribismo —el Partido de la U, el Partido Conservador y el Partido de Integración Nacional (PIN)—, es claro que el Congreso de la República para el cuatrienio 2010-2014 tendrá mayorías representativas de la alianza que le otorgó ocho años de gobernabilidad al presidente Álvaro Uribe. Una mayoría que será determinante para las elecciones presidenciales.

“Ganó el Partido de la U, el del presidente Uribe... pero más que es eso es el triunfo de Colombia y de su futuro. Los colombianos hablaron y nuestra obligación es escucharlos. Los colombianos quieren avanzar y no retroceder, quieren seguir construyendo sobre el progreso que alcanzamos en los últimos ocho años y ese progreso sólo podremos lograrlo unidos, con el trabajo duro y la determinación de todos, desde todas las vertientes y desde todos los rincones de nuestra patria”, fue el parte de victoria que entregó el domingo Juan Manuel Santos, presidente y candidato de la U.

Otras realidades que se perfilan después de la jornada electoral y que, de cierta manera, se habían advertido por parte de los analistas, son el descenso del Polo Democrático y Cambio Radical en cuanto a sus participaciones en el Congreso —tanto en Senado como en Cámara de Representantes— y las buenas votaciones del Partido Verde y el movimiento Mira.

En cuanto al PIN, se trata de un fenómeno para analizar. Según las proyecciones, estará por las ocho curules en el Senado, cifra que para algunos es un éxito. Pero hay quienes consideran que si se tiene en cuenta que fue la fuerza política que agrupó a la gente de Convergencia Ciudadana, Alas y Colombia Democrática —que en la actual legislatura representan 15 senadores—, el resultado bien puede interpretarse como una derrota.

La gran pregunta que queda en el escenario que dejan los comicios legislativos es cómo va a jugar ahora el candidato independiente Sergio Fajardo, ante el estruendoso fracaso de su “Selección Colombia”, como llamó a los integrantes de la lista al Senado del movimiento Compromiso Ciudadano. El domingo en la noche la proyección hablaba de que si acaso obtendría una curul, aunque en realidad el umbral no le alcanzaría.

Más allá de los resultados, una conclusión ineludible que dejan los comicios legislativos del domingo es el atraso de la Registraduría en materia tecnológica e incluso procedimental. El alto número de votos nulos y el caos que se vivió en las mesas de votación, según los analistas, demuestran la necesidad de una urgente reforma electoral que ponga orden y pedagogía a este tipo de procesos democráticos.

Definido el nuevo Congreso, a partir de hoy empieza otra partida en el ajedrez político. El candidato de la U, Juan Manuel Santos, quien marca primero en las encuestas, tendrá una bancada mayoritaria que, a su vez, representa un potencial electoral muy significativo de cara a las elecciones de mayo. Otro tanto sucede con el candidato conservador.

A los demás aspirantes presidenciales les corresponde la tarea ineludible de pensar en alianzas. Aunque pueden ir solos a la primera vuelta, la fortaleza mostrada por el uribismo podría obligar a replantear estrategias. El del domingo fue el primer pulso en la carrera hacia la Casa de Nariño y el panorama quedó más claro: el uribismo sigue en la delantera, la oposición continúa desperdigada, el Partido Verde plantea una alternativa inesperada, Compromiso Ciudadano es una incertidumbre y el sistema electoral colombiano urge una revisión a fondo. 

Temas relacionados