“He pensado en dirigir”

Marlon Moreno, un hombre que ama la tranquilidad del campo. Al ganador del premio como mejor actor internacional de cine en Guadalajara, le encanta la cazuela de mariscos y dice que el papel que le saca canas es el de ser padre y esposo.

¿Qué hay que cambiarle a la televisión colombiana?

El irrespeto al televidente.

Un reto.

Ser buen actor.

Un buen libreto.

El último matrimonio feliz.

¿Qué le da mal genio?

Últimamente nada.

Un licor.

Tequila.

¿Con quién se tomaría un trago?

Con mis amigos.

¿Será que se acabaron las buenas novelas?

El último matrimonio feliz me parece una buena novela.

¿Qué lo emociona?

Mis hijos.

Un cineasta.

John Cassavetes.

¿Para quién le gustaría actuar?

Para el mundo.

Su película favorita.

En algún lugar de África.

¿Cuál sería la razón para dejar la actuación?

La muerte.

¿Qué hace cuando no está grabando?

Estar con mis hijos.

Su equipo de fútbol.

América.

Un buen libro.

Los reyes malditos.


Su primer papel.

Existir.

Un acto libertino.

Ninguno.

Un juego de mesa.

Risk.

Un momento mundano.

Todos.

Un beso de película.

No entender.

¿Qué lo saca de casillas?

Nada.

¿Cómo hace para mentir en el escenario?

Siempre trato de no hacerlo.

Algo extravagante.

El mundo actual.

¿Cuándo come cuento?

Cada vez menos.

¿Qué le preocupa del país?

Los gobernantes.

¿Qué extraña?

Nada.

Algo absurdo…

El teatro.

Su mentor.

Mi hermano Ricardo.

Su comida favorita.

Cazuela de mariscos.

¿Qué es el Gobierno?

El poder.


Un lugar para pensar.

Mi cabeza.

Algo para explorar.

Yo.

¿Qué tiene el campo que no tiene la ciudad?

Tranquilidad.

El papel que leha sacado canas.

Esposo y padre.

¿Cuál es su tiempo final?

El segundo de la muerte.

Cine, teatro o televisión.

Cine.

El papel que ha rechazado.

Muchos en los últimos días.

¿Quién lo regaña?

Nadie.

¿Qué soñaba ser cuando pequeño?

Actor.

El premio que más recuerda.

El Mayahuel, en México, a mejor actor internacional por Perro come perro.

El gran personaje del país.

Álvaro Uribe.

Un mal rollo.

La envidia.

Una propuesta indecente.

No existen propuestas indecentes para mí.

Lo primero que hace al levantarse.

Abrir el ojo.

¿Qué lo trasnocha?

El trabajo.

¿Nunca ha pensado en dirigir?

Ya empecé a pensar.

Un cambio extremo.

No existe en mi vida.

Su deporte favorito.

El tenis.

Temas relacionados

 

últimas noticias