“Me agradan los malos hábitos”

Al músico y actor lo tiene cansado el exceso de vida social y dice que escucha rock en los momentos en los que se encuentra inconforme.

Su canción preferida.

Amarte más no pude.

La que no debería existir.

Tanto ruido innecesario.

Un músico admirable.

Hay muchísimos, pero Frank Zappa.

Un reto.

No ponerme muchos retos a estas alturas.

El colmo del Gobierno colombiano.

Que se crean todo lo que dicen.

¿Qué tal la mezcla música-política?

Creo que eso no obedece ni a la música ni a la política, es oportunista generalmente.

Su comida preferida.

La árabe.

Un deporte.

Soy de deportes por épocas. En épocas ha sido el fútbol, otras el baloncesto, el último fue el béisbol.

Un clásico.

Nacional-Santa Fe.

Un mal hábito.

Uno que me quita el sueño,  el café. No mentiras, no es un mal hábito, todos los malos hábitos me agradan.

Un buen escenario es…

El escenario.

Una mujer despampanante.

Sería injusto no decir que es con la mujer que ando.

La que le genera “malos pensamientos”.

Todas las demás.


¿Siempre va hacia la derecha?

¡No! Voy para todas partes.

¿Cómo es el impacto de ‘Las balas de bebé’?

Espero que hayan sido siempre como cuestionadores.

La Bogotá del 2016.

Espero que sea más justa que la de hoy.

¿Quiénes son los verdaderos actores del conflicto?

La lista es muy larga.

¿Y los actores detractores?

Creo que todo el que se decida a actuar tendrá que encontrarse con detractores.

El antagónico del Gobierno.

La realidad.

Un sonido que lo deje atónito.

Me imagino que una bomba callejera.

¿Qué debería tener una buena Tv?

Más sutileza y menos obviedades.

Algo picante.

Mis amigos.

¿Qué tan mal pensado es?

Lo suficiente para divertirme.

Una mala inversión.

Cuando me he metido en cosas de las que no he tenido ni idea.

Una muestra de extravagancia.

Creo que en el mundo de hoy ya lo extravagante no es extravagante.

Una travesura.

Escondérmele a los rumberos.

Un buen espectáculo.

El teatro.


¿Dónde tiene guardada la próxima producción musical?

En una hora de la noche en la que estoy un poco alicorado y estoy con mis amigos.

El instante más rockero.

Cuando estoy inconforme.

¿Qué lo tiene cansado?

El exceso de vida social.

Un recuerdo de su niñez.

Cuando cumplí cinco años, mi mamá me preparó un pollo.

Su banda preferida.

Sería injusto decir que una.

Y entonces, ¿en qué momento fue que se jodió el rock?

No tengo idea, lo que sí sé es que me jodí yo.

A quién le cantaría la tabla.

A muchos directores de televisión y de cine.

Su prenda preferida.

Unas buenas medias limpias.

Un licor.

Un ron de muchos quilates.

¿Qué lo deja sin aliento?

La belleza.

El libro que guarda en la mesa de noche.

Varios, Chukovsky, tengo el de Raúl Gómez Jattin y algún otro por ahí.

Músico o actor.

Ambas cosas me suenan como halagos.

¿Cuándo lo regañan?

Cuando no cumplo.

La banda que debería venir a Colombia.

Por lo pronto que venga Calamaro.

¿A qué le tiene miedo?

A que no se me ocurra nada.

Una ilusión.

Poder hacer las cosas que quiero hacer.

¿Qué está en vía de extinción?

El dominio.

Lo que más pena le da.

Los elogios.

 

últimas noticias

John Tello se toma Expocervezas

Lina Hinestroza ve la vida en Modo Rosa