“Soñaba con ser Shakira”

La pasión escondida de Marcela Sarmiento es presentar un programa concurso.

¿Es verdad que cuando está de mal genio hasta con la mirada mata?

Podría asegurar quién te dio el dato (risas).

¿Y qué le saca la piedra?

El hambre, el sueño...

¿Para qué no es buena en la vida?

Para esperar.

Su gran error.

Cambios bruscos de temperatura, me pongo ronca.

Su mentor.

Cuando llegué a Bogotá, Julio Nieto Bernal me dijo que nunca sacrificara mi personalidad al aire. Años después Diego Fernando Londoño me lo recordó.

¿Qué quería ser cuando niña?

Básicamente soñaba con ser Shakira y por supuesto Reina del Carnaval de Barranquilla.

¿Cómo llegó a los medios?

Creo que he sido la primera barranquillera en presentar programas en Teleantioquia, salió a relucir mi 50% paisa.

¿Por qué Miami?

¡El destino!

La última vez que estuvo en el país.

El primer día del año, para despedir a mi suegro.

Un paisaje.

El que alcanzas a ver desde una hamaca o una tumbona frente al mar.

Un recuerdo memorable de Barranquilla.

Los amigos de la cuadra, eran tiempos en los que uno crecía en la calle.

La llamada que siempre hace.

A Beatriz, la niñera: “Ajá, ¿ya se durmieron las niñas?”.

¿Y la de quién espera?

La de Alejandro cuando se baja de algún avión.

¿Qué colecciona?

Cada dibujo que mi hija pinta en el colegio, no sé qué voy a hacer, me da tristeza botarlos.

Una frustración.

No haber salido en SoHo.

Hincha de…

Júnior tu papá, solidaridad con mi hermano Pablo.

¿Qué le brinda seguridad?

El contacto visual cuando hablo con alguien.

¿Cómo empieza su ‘día a día’?

Leyendo mis correos en el celular.

¿Qué tan buena es para los idiomas?

Estudié en el Colegio Alemán y me gradué, ¡lo juro!

Una meta.

Dejar de cargar tantas cosas en la cartera.

Un libro de cabecera.

Duérmete niño, ahora todos dormimos la noche entera.

¿Cocina o prefiere pedir a domicilio?

Cocino.

¿Qué le gusta más, la radio o la TV?

Hace algún tiempo en mi casa sólo se habla de radio.

Lo que más le ha costado en la vida.

Primero Bogotá, luego Miami; vivir lejos de mi mamá tanto tiempo, quince años. La extraño mucho.

¿A qué le tiene fobia?

Ratas, ratones y familiares.

Defina: Miami.

Sol con permanente cielo azul: mi hogar, mis hijas, mi esposo.

Colombia.

Mi familia, recuerdos, nostalgia.

Paulina.

Quien se encarga de recordarme que la vida es para disfrutarla.

Alejandro Nieto.

¡El boleto ganador! Soy afortunada de tenerlo.

La noticia que le gustaría dar.

“Periodista colombiana radicada en Miami se ganó el Baloto”.

Su primera inversión.

Mi primer viaje a Nueva York.

Su mayor tentación.

Una empanada con ají picante.

Su pasión escondida.

Presentar un programa concurso.

El vallenato que más le gusta.

La diosa coronada.

¿Y el que más la pone a gozar?

“Ay, Ay, Ay ,Ay.... qué bonita es esta vida”.

La prenda de vestir que menos le gusta.

La ombliguera, ni por casualidad.

¿Qué tan buena es para la tecnología?

Ya aprendí a mandar fotos, pero no soy muy ágil para el text message.

¿Qué le falta hacer en la vida?

Entrar en Facebook, mi cuñado Andrés dice que por no estar en Facebook estoy muerta.

¿Qué le gustaría aprender?

A bailar flamenco.

Temas relacionados