'Wikileaks, un grito contra la hipocresía': Miguel Ángel Bastenier

Se cumplen 25 años de la Escuela de Periodismo de El País de España. Uno de sus profesores insignes, habla de los periodistas colombianos que se han formado allí.

¿Desde cuándo es maestro de la Escuela de ‘El País’?

Desde 1988; desde la segunda promoción.

¿Cómo nació la Escuela?

Para sentar unos principios, una forma de trabajar, un estilo País del que pudiera nutrirse nuestra propia redacción.

¿Cuántos periodistas ha formado?

No sé si los he formado, si se han formado ellos o si los ha deformado la vida, pero por mis manos (en sentido sólo metafórico) han pasado casi un millar de jóvenes periodistas, de los que unos cien eran latinoamericanos y una veintena colombianos.

¿Cuál es la filosofía periodística que allí transmite ‘El País’?

Europa, modernidad, profundización social de la democracia, que en el fondo es como el Espíritu Santo que resume la Santísima Trinidad.

Un alumno que siempre recuerda.

Un argentino Fernando Gualdoni, un colombiano Alejandro Baena, una española Maite Rico. Siempre la Trinidad.

¿Cuántos años lleva en el periodismo?

Todos.

¿Cómo llegó a esta profesión?

Viendo a mi padre leer tres periódicos diarios.

¿Cómo llegó a ‘El País’ y cuánto lleva en el diario?

Llevo todo el tiempo menos una prehistoria relativamente prolongada, y llegué porque Juan Luis Cebrián así lo consintió.

¿Desde cuándo y cómo se conectó con Colombia?

Por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y por El Espectador.

¿Cómo llegó a la fundación de García Márquez y cuántos talleres ha dictado?

Docenas, dentro y fuera de Colombia, y llegué porque Gabo lo primero que le dijo a Jaime Abello fue: “Habla con El País”, y lo segundo fue que el director de El País le dijo a Abello: “Habla con Bastenier”.

Una anécdota con sus alumnos colombianos.

El día, en Madrid, en que a un colombiano que no me conocía le dije que si me estaba mamando gallo. Todo ello con ese acento tan duro que dicen que tengo.

Una con Gabo.

Dice que soy “un bruto inteligente” (Las dos cosas me complacen).

¿Por qué compró casa en Cartagena?

Quiero morir viendo el Caribe, con una ráfaga de alisios españoles dándome en la cara.

Defina a Colombia en una frase.

La España de España.

¿Cómo ve el futuro inmediato de los diarios impresos?

Mal y eso que soy miope.

¿De qué le sirve al periodismo el fenómeno Wikileaks?

Es la consumación del ciclo consumidor-consumidor sin pasar por los profesionales.

¿Qué aportan ‘El País’ y El Espectador al aliarse con Assange y filtrar los cables?

Un grito de protesta contra la hipocresía y la falta de transparencia de los gobiernos (a derecha e izquierda).

¿De qué le sirvió haber trabajado en estos dos diarios históricos?

En El País aprendí, en El Espectador lo puse en práctica.

¿Cómo y por qué es especialista en Oriente Medio?

Porque si hay una causa en el mundo que es indiscutible se llama Palestina. Y, sabes, los árabes se pasaron ocho siglos en mi casa.

¿Cómo cree que va a cambiar la geopolítica de esa región del planeta a raíz de las revueltas?

Irá a mejor, las dictaduras desfachatadas han muerto, pero eso no garantiza un futuro plenamente democrático.

¿Qué libro está leyendo?

Siempre son varios. Pero digamos La experiencia de 1808 en España y América Latina (Es un simposio).

Un libro y un autor colombiano que lo apasione.

El fracaso de la nación. Alfonso Múnera.

¿Cuándo va a dejar el cigarrillo?

Él me dejará a mí.

¿Qué le falta por hacer en el periodismo?

Cazar ‘el blanco móvil’ (véase mi libro del mismo título).

254145

2011-03-01T23:33:00-05:00

article

2013-07-25T07:29:43-05:00

none

Un chat con...

'Wikileaks, un grito contra la hipocresía': Miguel Ángel Bastenier

68

4591

4659