Apagón en Venezuela: el país está en riesgo de quedarse un mes sin luz

hace 4 horas

Mónica González: "Estamos a tiempo de rescatar el periodismo"

La chilena recibió de la Unesco en 2010 el Premio Guillermo Cano a la Libertad de Prensa.

Este fin de semana participará en el IV Encuentro de Periodismo de Investigación organizado por Consejo de Redacción, en la U. Javeriana.

Fue una periodista incómoda para el régimen de Pinochet, ¿cuál es el mayor daño que le hace una dictadura a la opinión pública?

La dejan ciega y muda al tiempo que la hacen prisionera del miedo para impedir que actúe hasta convertirla en cómplice de sus crímenes. Para entonces, ya le han cortado las alas para soñar. ¿Se puede vivir en un país en donde no hay capacidad de soñar?

¿Cuáles definiría como las dictaduras del siglo XXI?

La del poder económico, impune y transnacional que esclaviza a millones trabajando por sueldos miserables y sin salida. Ella no sería viable sin la otra dictadura, la que se ejerce desde cadenas de TV, con asesinatos, robos y muerte para atemorizar y paralizar, para luego darles culos y tetas a granel, haciendo creer a miles de hombres y mujeres fatigados que hasta pueden hacer el amor a través de las pantallas. Así sepultan la magia y el éxtasis de vivir y luchar por nichos de placer.

¿Para qué el periodismo?

Para que los ciudadanos no se queden sordos, ciegos y mudos a merced del poder y el crimen organizado.

¿Qué hace a un buen periodista?

Ojos y oídos bien abiertos y sin anteojeras, convicción de que eres una herramienta de los ciudadanos para informarse y un ego bien domesticado.

 

¿Cuál es el tema más difícil que ha cubierto?

Convertí la confesión que me hizo el único desertor de los servicios secretos de Pinochet (Andrés Valenzuela) en un reportaje que no tuviera ni un solo error. El hombre había asesinado a muchos de mis amigos y su publicación provocó el horrible asesinato de otros tres compañeros.

¿Cómo enfrentarse a una fuente que usted sabe que miente?

Con serena indignación. Porque lo que importa no es tu ira ni tus sentimientos, sino saber por qué miente, a quién protege y en primer lugar sacarle una contradicción que lo despoje de su escudo protector.

¿Qué es lo primero que debe aprender un periodista?

Que este camino es un privilegio si lo sabes recorrer con trabajo duro, ética y dignidad porque te permite conocer lo mejor y lo peor de los tuyos y de ti mismo.

¿Qué temor ha vencido a través de su ejercicio periodístico?

Intento aprender todos los días a combatir mejor mis propios miedos y ese ego maldito que intenta filtrarse por la ventana.

¿Qué es el olfato periodístico?

El método de la búsqueda.

¿Qué amenaza hoy al periodismo?

El crimen organizado enquistado en cada resquicio que le dejan políticos, militares, policías, empresarios y también periodistas a los que van comprando o sometiendo.

¿Cómo definiría al periodismo de hoy en Latinoamérica?

Periodismo de emergencia en tiempos de cólera en el siglo XXI.

Su clave para investigar hechos del pasado.

Buscar siempre la importancia que ese hecho tiene para descifrar miedos, situaciones o preguntas clave de hoy. Y por supuesto, aliviar mis obsesiones.

¿Qué tan importante ha sido el medio ambiente para los medios?

Casi nada. El poder económico es el que más lo daña y obstaculiza la información y nosotros tenemos escasas herramientas técnicas para profundizar.

 

¿Cuál fue la primera noticia que cubrió?

Una marcha contra el hambre y las alzas de precios en la Plaza de Armas de Santiago (1968).

¿Un buen periodista debe especializarse?

No existe una regla, pero sí se debe saber que hay que estudiar sin tregua si quieres hacer bien tu trabajo.

Una anécdota como reportera.

La peor: hice una entrevista que busqué por años y que no fue registrada por mi grabadora.

Un buen consejo para reportear.

Entrevistar cara a cara y en terreno. Nada reemplaza el reporteo en la calle.

 

¿El poder ha logrado adueñarse de los medios?

Estamos a tiempo de rescatar el periodismo para los ciudadanos, pero siempre ha habido y habrá medios que son comparsa del poder.

¿Cómo recibe la llegada del periodismo digital?

Una vez que se vence esa terrorífica sensación de que hay demasiada información y muy poco tiempo para leer y de que toda ya está obsoleta, aparece el alivio de contar con nuevos caminos para saber en dónde estás parado.

¿Qué historia quisiera reportear en Colombia?

Cómo se obligó a paramilitares, transnacionales y personajes corruptos a devolver las tierras usurpadas a campesinos inocentes en una guerra maldita que aún no termina.

¿Qué libro tienen hoy sobre la mesa de noche?

"A la sombra de las dictaduras. La democracia en América Latina" de Alain Rouquié, "Oaxaca sitiada: la primera insurrección del siglo XXI" de Diego Enrique Osorno y "Placa 36" de Alejandro Almazán.

¿Cómo salir vivo de esta profesión?

Trabajando en equipo, sirve para salir vivo y sano de mente y alma.

¿Qué le ha traído el Centro de Investigación Periodística (CIPER) a Chile?

Espero que un poco de aire fresco y la certeza de que sí se puede investigar sin ser un ladrillo.

¿Un periodista ejemplar?

Horacio Verbitsky de Argentina.

Qué lugar de Chile le recomendaría a un extranjero.

La ruta de los lagos del sur: mágico, con volcanes y bosques milenarios que te hacen recuperar tu esencia y capacidad de amar.

¿Un músico chileno que le llegue al corazón?

Patricio Manns. "El andariego", "Vuelvo" y "Escrito en el trigo" me estremecen cada vez que las escucho.

¿Qué la atrae de este país?

Su gente, es lo máximo; su música, que transforma hasta al especimen mas insensible y compartir con mis amigos, a los que admiro y quiero.

¿Le cree a Google?

Como a cualquier otra herramienta si las sabes usar con método y rigor.

¿Porqué afirma que la economía es el tema peor cubierto?

No nos enseñan economía de buen nivel en las universidades y carecemos de los elementos básicos para sumergirnos con propiedad en los sofisticados vericuetos de los movimientos de las empresas.

¿En cuanto a la calidad del periodismo, “todo tiempo pasado fue mejor”?

¡Noooo! Hoy veo un coraje, talento y fuerza increíble para hurgar en las sofisticadas redes del crimen organizado y sus aliados del poder político y económico. Y sin que nadie diga que eres un héroe. Esa sí que es vocación.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias