“No me arrepiento de lo que dije”: Francisco Santos

Asegura que uno de sus retos como nuevo director del informativo  de la mañana de RCN Radio será recuperar la audiencia de Bogotá.

¿Por qué aceptó ser director de RCN Radio?

Para retomar la ruta.

¿Qué les contesta a quienes dicen que su independencia puede alterarse por la presidencia de su primo Juan Manuel Santos?

Que evalúen mi trayectoria de independencia y objetividad en el periodismo.

El mayor reto en esta nueva etapa.

Conquistar audiencia joven y recuperar Bogotá para RCN.

¿Qué le cambiaría a la radio que se hace en el país?

La radio colombiana es excelente, pero cambiaría los excesos de algunos. El irrespeto a la gente, la frivolidad y la obsesión de ver lo malo en todo.

¿A quién escucha Francisco Santos?

Como periodista y más como vicepresidente aprendí a oír de todo un poco para conocer distintos puntos de vista. Mis favoritos de todos los tiempos son Juan Gossaín y Yamid Amat.

¿Cuántas canas le sacó Uribe?

Las que tengo.

¿Qué admira de Juan Manuel Santos?

Su formación y capacidad gerencial. Su dominio de los temas. Creo que hará un gran gobierno, mejor que los nuestros. Con Uribe comenzó un ciclo virtuoso de buena administración. A este país ya no lo para nadie.

La mayor diferencia entre Uribe y Juan Manuel Santos.

El temperamento.

¿Qué cree que va a hacer Uribe ahora?

Trabajar, trabajar y trabajar.

¿Le suena él para la Alcaldía de Bogotá?

Sería maravilloso para la ciudad. Es el más indicado para rescatar a Bogotá del desastre de los gobiernos del Polo.

¿Y al fin usted por qué desistió de la idea de ser candidato a la Alcaldía?

“Nunca digas nunca”, me enseñó mi mamá.

¿Cómo van sus relaciones con Germán Vargas Lleras?

No hubo nada personal. Pero a medida que pase el tiempo la gente entenderá mejor por qué dije lo que dije.

¿Y con Piedad Córdoba?

Piedad anda muy lejos en cualidades y virtudes de los grandes afrocolombianos, que son de la mejor gente de este país.

¿Qué no debió haber dicho?

No me arrepiento de nada de lo que dije.

¿Cuánto le ha costado decir lo que le da la gana?

Hasta ahora, que algunos que fueron paramilitares activos u ocultos se hayan atrevido, mediante calumnias, a tratar de manchar mi nombre. Pero “no pasarán”.

¿Cuál fue su mejor jugada?

Conseguir la sede del Mundial Sub 20 de 2011 para Colombia.

¿Todavía piensa que el Mundial 2026 se puede realizar en Colombia?

Claro que sí. Hay que pensar en grande. Tenemos que acometer toda clase de proyectos.

¿Cuál es el precio de estar en la política?

No tener tiempo para nada más.

¿En qué nunca estuvieron de acuerdo Uribe y usted?

En la forma de bailar.

¿Algún día se sabrá toda la verdad de las ‘chuzadas’?

Creo que en ese caso, los que mienten no son la mayoría de los acusados, sino de los acusadores.

¿Cómo le fue con los periodistas cuando era vicepresidente?

Muy bien. Se fortalecieron las amistades del pasado y comenzaron nuevas.

¿Sigue tan adicto al BlackBerry?

Mi adicción no es al aparato sino a la información.


¿Igual de fiel al Santa Fe?

Siempre. Pase lo que pase.

¿Quién le gustaría como técnico para la Selección Colombia?

José Mourinho, por supuesto.

¿Esperaba un restablecimiento de relaciones con Venezuela tan pronto?

La verdad, no. Soy escéptico en ese tema. Sólo El Nacional de Caracas está viendo el trasfondo de narcotráfico que tiene la crisis.

¿El conflicto con Venezuela es un capítulo cerrado?

En los años de Chávez el tema ha sido una “pesadilla sin fin”. Sería ingenuo pensar que ya “cesó la horrible noche”.

Algunos dicen que será una corta “luna de miel”, ¿usted qué piensa?

Como dijo Vinicius de Moraes: “Todo amor es eterno mientras dura”.

¿Qué se puede esperar de Hugo Chávez?

Es impredecible. Ahí está el detalle.

¿Cómo se imagina en cinco años?

Al frente de una gran empresa informativa.

Lo mejor de pasar por la vicepresidencia del país.

Saber que hice un aporte importante para mejorar la vida de muchos colombianos.

El talón de Aquiles del anterior gobierno.

Llegué a pensar que la falta de una estrategia constante de comunicaciones. A veces parecía  más eficaz la de algunos sectores radicales, así apelaran a la calumnia y a la manipulación en su empeño por desprestigiar al Gobierno. La popularidad y aceptación del Presidente  confirman que el Uribe comunicador también ganó. Y que la mayoría de los colombianos no “tragan” entero.

El peor chicharrón como vicepresidente.

Los Derechos Humanos, aunque es donde más alegrías tuve. Logramos cambiar la percepción que tenía el mundo sobre Colombia en esa materia. Y grandes resultados en minas antipersonal, reparación y reconciliación, acciones contra reclutamiento forzado de niños y niñas y muchos temas más.

¿Qué se le quedó en el tintero?

Un libro que revela cómo se manejan las cosas en el turbulento mundo de las ONG y de los Derechos Humanos, en donde hay gente excelente y también  oportunismo, manipulaciones  y una "burocracia de la paz". Pero lo voy a escribir.

¿Qué va a extrañar de la Casa de Nariño?

La gente del conmutador y su habilidad para ubicar al personaje que sea, grande o chico, en Colombia y en cualquier lugar del mundo en un tiempo máximo de dos minutos.

¿Sigue sin leer Noticia de un secuestro?

Sí, pero he roto otros tabús del secuestro. Volví a comer mondongo, por ejemplo

Ahora que lo declararon hijo adoptivo de Cartagena, ¿seguirá trabajando por la ciudad?

Ahora y siempre. Es parte fundamental de nuestro patrimonio común.

Lo mejor de la política

La posibilidad de actuar en beneficio de millones de personas.

Su mayor legado para Angelino Garzón.

Una Vicepresidencia con institucionalidad, resultados e importancia en el país.

¿Qué del legado de Juan Gossain piensa continuar ahora?

Su seriedad y objetividad. Su ponderación en el análisis. El respeto por el oyente y por todas las personas. Es un grande del oficio.

Temas relacionados

 

últimas noticias