Armando Villegas: muchos lenguajes, un solo artista

Hasta el próximo 31 de agosto estará abierta en la galería Montealegre la exposición ‘Villegas el Visionario’.

¿Cómo está el arte en Colombia?

En los últimos tiempos se ha descuidado mucho. Un ejemplo es que el último ministro en ser nombrado fue la de Cultura.

¿Sigue siendo el artista más plagiado de Colombia?

Eso dicen. Algunos creen que lo mío es muy elemental, que se puede copiar fácilmente, pero cada una de mis obras tiene implícita una característica especial, ninguna se parece al otra.

¿Cómo logra pasar del arte abstracto al expresionismo con tanta facilidad?

El arte tiene que ser libre para que el artista no se limite con un estilo. Si es un verdadero creador, puede indagar y abordar otros sectores. Un artista tiene que propender por la versatilidad creadora. Yo opté por ser versátil.

¿Qué significa la basura para usted?

La esencia de los residuos de una cultura, de una civilización. Actualmente hay una gran corriente que utiliza la basura como material de arte y es válido, pero en nuestro medio la basura también es tercermundista, no se aprecia.

Lo más complicado de ser artista.

Abrirse espacio en el medio. En los últimos 20 años escasean los coleccionistas; en mi tiempo, éstos compraban para el futuro. Ahora los diseñadores decoran las casas con obras ornamentales, no con obras de arte.

Si no fuera artista, ¿qué le hubiera gustado ser?

Creo que de todas maneras hubiera seguido siendo artista.

¿Quiénes son los personajes de sus obras?

En la figuración exploro el realismo fantástico. Todos ellos son, vienen o van de la memoria. Ninguno es un retrato fijo. Todo es imaginario, como debe ser justamente en el arte.

¿En qué se parece a los guerreros que pinta?

En la nobleza, ellos nunca han hecho nada malo. No tienen instrumentos contundentes para herir.

Un guerrero contemporáneo.

Hay muchos. Los artistas siempre estamos guerreando con nuestro trabajo.

¿Qué significa el juego para usted?

Hay un pensamiento de Nietzsche que dice que “La madurez del hombre es haberse reencontrado, de grande, con la seriedad que de niño tenía al jugar”. Yo estoy de acuerdo.

Últimamente trabaja con objetos...

Estoy dedicado a los objetos, a jugar con ellos, a reciclar cosas, es un mundo nuevo, un mundo aparte. Permanentemente estoy indagando con cosas, jugando con ellas, y esa es la etapa que todavía no han entendido. Los muñequitos son cosa seria.

¿Cuál es su objeto más preciado?

Que a esta edad se me ha dado la lucidez y la misma inquietud juvenil para seguir trabajando. Ese es mi objeto más preciado.

¿Qué se traería de Perú para Colombia?

Siempre que voy me traigo la memoria de mis antepasados.

¿Cuál es el pecado del artista?

No trabajar y no estudiar.

¿En dónde se encuentran Perú y Colombia?

En esos lazos de amistad que siempre han existido entre los dos países. Lamentablemente están separados por el Amazonas, que nos distancia un poco.

La palabra más hermosa del quechua

Las palabras que son la esencia de la filosofía incaica. Tres nada más: Ama Llulla, Ama Quella y Ama Sua, No sea mentiroso, No sea flojo, No sea ladrón. Eso es lo que amo yo y ahí ha gravitado mi conducta.

¿Qué tendríamos que aprender de las comunidades indígenas?

Su esencia, las raíces, el trasfondo de su filosofía.

¿Cuál es la magia de lo elemental?

El misterio que reviste, justamente.

¿Qué extraña de la pintura de los 50?

Extraño la camaradería. En esa época nos reuníamos para hablar sandeces, para compartir, había convocatoria entre artistas y eso no ocurre en este momento.

¿Cree en el poder de lo simple?

Lo simple es lo más bello que existe.

¿Cuál es el color de la fantasía?

Los tres colores primarios: el amarillo, el rojo y el azul.

¿Por qué lo seducen tanto los ocres?

Porque están sumergidos en la esencia precolombina, porque son colores de la tierra, de la raíz.

¿Quién es el verdadero artista?

El verdadero creador, el versátil, el que motiva.