La colombiana de ‘Capadocia’

Cristina Umaña es una de las actrices que forman parte del elenco de esta serie producida por HBO en México.

¿Por qué dicen de ‘Capadocia' que es una de las producciones más ambiciosas de América Latina?

Porque es un proyecto grande en todo sentido. En su presupuesto, en sus locaciones, en sus secuencias, somos más de 200 actores, miles de extras, grandes actores y directores, por sus nominaciones al Emmy y su éxito en la primera temporada.

¿En que se parece usted a ‘La Colombiana'?

Todos mis personajes tienen mi alma, en eso somos lo mismo, en lo demás, somos dos universos completamente distintos.

¿Hay algo de este personaje que la intimide?

Nada, permitir que me intimide me alejaría de ella y eso no me ayudaría a la hora de interpretarla; más bien soy su cómplice.

¿Qué fue lo más difícil de interpretar este papel?

Ha habido secuencias difíciles, estados emocionales que requirieron presencia y claridad, y filmar la segunda temporada embarazada tuvo su complejidad.

¿Cuál es la gran diferencia de trabajar en México respecto a Colombia?

Presupuesto y sindicatos, eso hace la diferencia.

Parece que le gusta interpretar a mujeres rudas...

Sí, parece que se me da. Cuanto menos se parezcan a mí y a mi mundo, más me gustan.

¿Para qué sirven las cárceles?

Para tener a la gente más tranquila afuera.

¿Qué transformaciones va a tener ‘La Colombiana' en la segunda temporada?

La Colombiana sólo conocía una parte de ser mujer, en la segunda temporada habrá otros aspectos que transformarán su vida.

¿En qué deberían cambiar las prisiones?

Creo que la intimidación no permite que ningún ser humano fluya, la rehabilitación no se puede dar desde ahí. La dignidad para cualquier ser es importante.

Un lugar para perderse en México...

Los mercados, son de ensueño.

Un sabor mexicano inolvidable.

El chipotle.

¿Cómo le ha ido trabajando con actrices como Ana de la Reguera y Cecilia Suárez?

Increíble, las dos son superactrices, generosas en escena y hoy grandes amigas.

¿Tuvo escenas con Margarita Rosa de Francisco, la otra colombiana en la producción?

Sí, tuve la oportunidad de compartir con Margarita un par de veces en el primer capítulo. Ella brilla donde se pare.

¿Visitó alguna cárcel para preparar su personaje?

Sí, visitamos una prisión a las afueras del D.F y tuvimos la oportunidad de conocer y compartir con algunas reclusas.

¿Cree que México se parece a la Colombia de los 90?

Sí, están viviendo algo muy parecido a lo que nosotros vivimos en esa época.

¿Por qué causa o por qué razón se volvería a desnudar?

Por una buena historia.

Los desnudos de las actrices en las revistas se han vuelto una tradición casi democrática, ¿está de acuerdo con esto?

Estoy de acuerdo con el desnudo como expresión y como protesta.

Para aceptar un papel, ¿qué características ineludibles debe tener?

Acepto proyectos más que papeles. Historia, personaje, director, casting.

¿Qué proyectos tiene para el futuro?

Hay varias cosas interesantes cocinándose y, ante todo, ser mamá.

¿Cómo le fue viviendo en Los Ángeles?

Delicioso, fue un momento en que necesitaba escaparme y empezar de nuevo y L.A. me trató bastante bien.

¿Cómo se ha transformado su vida con la llegada de Baltasar?

Sólo me ha traído cosas hermosas y por fin menos ego.

¿Y con la Lucas Jaramillo?

Mi compañero, mi cómplice y mi maestro algunas veces.

Lo más grato y lo más complicado de tener un hijo...

Dar vida es lo más grato, y lo más complicado es confiar en que uno puede guiarlos de manera correcta.

¿Cuál es el personaje que más satisfacciones le ha traído?

Todos me han traído satisfacciones y han sido una evolución en mi como mujer y como actriz.

¿Qué le falta a la televisión colombiana?

Volver a las series en sus formatos originales porque talento lo tenemos todo.

¿Qué le apasiona?

Mi vida todita.

Un placer de todos los días.

La noches con Lucas y Baltazar.

¿Cuál es su telenovela preferida, la que más recuerda?

Los Cuervos. ¡La amé!

Temas relacionados