‘Lucho’ Herrera no deja la ‘bici’

Casi 22 años después de ganar la Vuelta a España, el mejor ciclista colombiano sigue subiéndose al ‘caballito de acero’.

¿Qué le faltó en el ciclismo?

De pronto ganar el Tour de Francia, pero toca después.

¿Le gusta mucho la panela?

Antes sí, ahora no.

¿Qué más usaba para tener fuerza?

Preparación, entrenamiento.

¿Qué le quita el aire?

No sé, nunca se me va (risas).

¿Qué lo agota?

Subir a San Miguel. Antes duraba una hora y ahora me gasto dos, subo hasta la mitad o ya no subo, o subo en carro.

¿Qué es más difícil: subir o bajar?

Subir.

¿Cuánto duraban sus entrenamientos?

Siete, ocho, nueve horas.

¿A qué le pone freno?

Al carro (risas), a veces a los gastos cuando son excesivos.

¿De qué no le gusta opinar?

Yo hablo de todo.

Una meta.

Ver a mis hijos profesionales.

Su mayor logro.

Pienso que haber ganado la Vuelta a España para Colombia.

Su gran hazaña.

Hacer una buena carrera deportiva y dejar el ciclismo colombiano muy bien en Europa.

Un apoyo incondicional.

Mi familia.

¿Qué lo llena de orgullo?

Alcanzar una ilusión en un momento tan difícil.

Su pasatiempo favorito.

Descansar.

Defina: ‘Cochise’ Rodríguez.

Un gran amigo.

Santiago Botero.

Muy consagrado al ciclismo.

Mauricio Soler.

Tiene mucho coraje.

Lance Armstrong.

Perdió y se superó con el problema de cáncer que tenía.

¿Qué le falta al ciclismo colombiano?

Entrenar, competir en Europa.

La caída que más recuerda.

En una llegada a Saint Etienne, en el Tour de Francia. Iba de primero en la etapa y me caí bajando. Es la que está prácticamente marcada en las mentes de los colombianos. Y muchas más... (risas).

¿Para qué es hábil?

Ummm, no tengo habilidad. De pronto para montar en cicla, antes, pero ya no.

¿De pequeño tuvo alguna?

No. La tuve a los 15 años, me la regaló mi mamá para ir a estudiar y ahí nació el ciclismo para mí.

¿Siempre ha sido tímido?

Un poquito. Pero antes más.

Una anécdota ciclística.

Hay tantas. Cuando ganamos en Alpe d’Huez en el 84, en el Tour de Francia. Ese día perdimos como cuatro o cinco minutos, después volvimos al grupo y gané.

¿La vio perdida?

No, yo ni sabía que iba ganando (risas).

¿Por qué no le jaló a la dirección técnica?

No hubo la oportunidad y no me llamaba mucho la atención.

La música que más le gusta.

Los vallenatos, merengues, electrónica (lo que les gusta a los hijos). Últimamente la música de Vicente (Fernández).

Aparte de fama, ¿qué le dejó el Tour de Francia?

Experiencia.

¿Ha vuelto a Francia?

Sí, después de que dejé de correr fui una vez y ya es distinto porque íbamos en otro plan.

Lo mejor de ser ciclista.

Haber conocido hartas partes y haber tratado con mucha gente y muchos amigos.

¿Y lo peor?

No, yo creo que no hubo cosas malas.

¿Era mejor estar del otro lado?

No, como descansando.

¿Requiere mucho sacrificio?

Sí, claro, porque es seguir en lo mismo que venía porque no va a estar uno como ciclista pero va a estar uno como técnico.

¿El recuerdo más grato de su carrera deportiva?

Bueno, yo creo que cuando gané por primera vez en un (Clásico) RCN la etapa en el Alto de la Línea, ahí se me abrieron las


puertas del ciclismo.

¿Y cuando se cayó en plena carrera?

Eso fue en el 81, en el  Tour de Francia. Pero recuerdo mucho de  La Línea, cuando eso tenía 20 años.

Un deseo para sus hijos.

La mejor salud del mundo y ojalá que lleguen a ser profesionales y a tener éxito en la vida.

¿Sus hijos podrán sucederlo en el ciclismo?

No creo, es difícil. Por el momento ellos están estudiando y yo nunca los presiono a que tienen que ser ciclistas. Si lo hacen algún día que lo hagan por deseos propios.

El mejor ciclista del mundo hoy.

Armstrong, Miguel Induraín, Bernard Hinault, hay varios.

¿Y de Colombia?

Santiago Botero, Martín “Cochise” Rodríguez, Fabio Parra.

La mujer ideal.

La que lo comprenda a uno en todos los momentos.

La bicicleta que más quiso.

Yo las quise todas.

¿Y cuántas tuvo?

No tenía colección, pero normalmente cambiamos de bicicletas. Ahora tengo dos,  con las que salgo a montar.

¿A qué está dedicado ahora?

A manejar las cosas que tengo y monto en bicicleta cuando me queda tiempo.

¿A qué le teme?

De pronto a una enfermedad.

El apodo que más recuerda

“El jardinero” o “Lucho”.

Una canción

Yo escucho toda la música pero no tengo preferencia.

Su bebida favorita

Los jugos y el vino

¿Vino en qué ocasión?

En el almuerzo, tinto.

¿Con qué lo acompañaría?

Una punta de anca…de vez en cuando me tomo una cerveza.

¿Y su plato predilecto?

Me gusta toda la comida, la colombiana es muy rica.

Lo mejor de Fusagasugá

El clima y su gente, somos buenos anfitriones.

¿A quién le daría una flor de su jardín?

A todas las mujeres.

¿Quién sería una flor?

Mi hija.

¿Qué le hace doler la cabeza?

Los problemas.

¿Va por la reelección?

Sí.

¿Con quién se tomaría una foto?

Con Vicente Fernández, pero se fue.

Su punto débil.

Los hijos. Les digo que no y a lo último que sí.

Un sueño.

Creo que los he cumplido todos.

¿Si no hubiera sido ciclista a qué se hubiera dedicado?

No sé.

¿A qué trabajo no se le mediría?

No, a cualquiera.

La montaña que no pudo subir.

Creo las subí todas. Se me hace duro, de pronto, subir por San Miguel cuando venía en una vuelta Colombia en una carrera. Y eso que la entrenaba todos los días.

¿Para qué le gusta pedalear?

Para la salud, para mantener un buen estado físico.

Lo más duro de Europa.

Cuando caía nieve y hacía frío  en Europa y nos tocaba correr, las manos no las sentíamos.

¿Para qué va a toda velocidad?

Para sentir el vértigo. Cuando tengo algo pendiente que hacer voy rápido.

¿Si no fuera la bicicleta qué tendría?

Yo creo que no tendría nada de lo que tengo hoy en día o de pronto sería otra persona distinta.

¿De niño qué quiso ser?

Estudiar, de pequeño sí me gustaba ser ciclista pero nunca tuve la oportunidad de la bicicleta hasta cuando estuve grande.

¿A qué le da vueltas?

Ya no, soy una persona muy tranquila.

¿Qué piensa de los esteroides?

Ahora se ha escuchado mucho sobre eso y hay mucho control. Casi en todos los deportes se ven los estimulantes, se escuchan.

¿A quién admira?

A Álvaro Uribe, creo que es un buen político, pues de los buenos el mejor.

Y uno malo

(Risas) Eso se sabe cuáles son los malos.

¿Volvería al ciclismo?

De pronto sí.

¿Cómo cree que le iría en comparación a antes?

Por la experiencia que tuve yo creo que bien

¿Cuántos años fueron en total de su carrera?

Como 17 años. De los 15 a los 32.

Temas relacionados