“Soy orgullosamente paisa”

Para Fernando Panesso Serna, presidente de ETB, el cliente no siempre tiene la razón.

¿Qué resalta de su personalidad?

La simpatía.

¿Cómo le va con la competencia?

Duro, bastante duro.

¿En qué es altamente competitiva la ETB?

En banda ancha.

¿Qué le parece irresistible?

Unos ojos bonitos.

¿Cómo está el país en plataformas?

A nivel latinoamericano, bastante bien.

¿Y Bogotá?

La mejor plataforma del país.

¿Qué tan a menudo usa internet?

En la casa muy poco. En la oficina muchísimo, tengo siempre abierta elmundo.com.

Y a propósito, ¿de cuánto es la banda ancha de su casa?

De dos megas.

Un proyecto que no ha podido impulsar.

El de la televisión de ETB. Mucho problema regulatorio que hay para la televisión en el país.

Un buen socio estratégico.

El 16 de octubre le cuento (risas).

¿Más paisa que la arepa?

Orgullosamente paisa.

Un buen desayuno paisa.

Fríjoles con arroz, carne, huevo y arepa.

¿El cliente siempre tiene la razón?

No siempre, hay unos que son tan insoportables que digo: “dejémoslo ir, no vale la pena”.

¿Cómo se ejercita?

Troto casi todos los días, salimos con un grupo a las 5:30 y corremos siete kilómetros.

¿Qué lo desespera?

La melosería.

La mejor hora para despertar.

Entre semana, cinco de la mañana, y fines de semana, a las seis.

¿El recibo más caro que ha pagado?

Hace dos años el del agua, pensé que en mi casa tenia piscina. Fue de $700.000.

¿Le han cortado el teléfono?

Sí, pero no por exceso de pago, sino por un error.


Su granito de arena en la gobernación de Antioquia.

Buscar que los municipios más pobres se integraran a la región.

¿Y como cónsul en Nueva York?

La mejor etapa de mi vida en lo personal y profesional.

Un viaje.

Con mi señora a China y de regreso nos quedamos en Andalucía, España. Fue lo más maravilloso por los contrastes.

Una revista.

Dinero.

Un periódico.

El Espectador de los domingos, por los columnistas.

¿Lo qué más le admiran?

Según la gente, la sencillez.

La llamada más cara que ha hecho.

A EE.UU., más de 50 minutos para preguntarle a una cuñada sobre el tema de un hijo.

¿La llamada que espera?

La de mis tres hijos: David, Tomás y Santiago,

¿En una emergencia a quién llama?

A mi esposa Patricia Gómez, con quien llevo 30 años de matrimonio y estoy muy contento.

¿Qué tan bueno es para la tecnología?

Más o menos, pero cuando estoy con mis hijos soy una personaje del siglo XIX.

Una llamada prohibida.

(Risas)…preocupante. No hay llamadas.

¿Cuántas líneas telefónicas tiene en su casa?

Una de ETB y una de EPM.

¿Cuánto vale un minuto?

La única cosa que ha bajado dramáticamente en el país que ahora sea importante, son las telecomunicaciones. Hoy hay planes desde $77.

¿Es más barato llamar desde la casa o de una cabina telefónica?

Desde la casa.

Un licor.

Soy poco tomador, pero me gusta el Baileys.

¿Por quién haría un brindis?

Por mis hijos.

¿Le ha tocado hacer fila para pagar algún servicio público?

No, ni en bancos; de las cosas que no me gustan, es hacer cola.

¿Cómo lo consienten en su casa?

Con la comida.

Temas relacionados
últimas noticias

Tatiana Rentería, la voz de la poesía erótica

Viviana Hurtado, bailarina con un propósito