“La verdad es mi mejor defensa”

Carlos González Puche, ex futbolista y director de la Asociación Colombiana de Futbolistas, asegura que el raspado de mora pega duro.

¿Cuándo está en la jugada?

Intento estar siempre en la jugada.

¿Dónde se ve buen fútbol?

Donde uno se divierte y goza con las jugadas de talento. Y se aburre cuando la pelota no entra a los arcos.

¿Cuándo le han metido un gol?

El pasado jueves en Cartagena.

¿Pega duro el raspado de mora?

Duro, sobre todo cuando uno se siente indefenso.

¿El arbitraje en el país es bueno?

Necesita mejorar mucho, pero para la estructura que tienen ha sido un trabajo importante en el país.

Un deporte que no sea el fútbol.

La natación.

¿Qué le falta al fútbol del país?

Una estructura empresarial.

Un técnico desastroso.

Me pone en aprietos (risas). Cuando estuve en el Cúcuta, con Travieso —es su apellido— realmente no trabajábamos nada de nada, los resultados no eran los mejores.

Un gol Inolvidable.

El de Rincón en el mundial de Italia 90.

Su mayor embarrada.

Haber aceptado la vicepresidencia jurídica de la Caja Agraria. Porque el presidente Samper nos puso a pelear con el sindicato y después nos dejaron abandonados con la lucha.

Su más grande lujo.

No soy de lujos.

¿Cree en la suerte?

No creo ni en la suerte ni en el destino.

¿Y Colombia irá al mundial Sudáfrica 2010?

Con esfuerzo y un trabajo serio podemos clasificar.

El mejor estadio del mundo.

El del Barcelona.

¿Cuándo llora Carlos González?

Lloro, grito y pataleo cada vez que le vulneran un derecho a un trabajador del fútbol.

Un personaje que admire.

Gandhi. Es mi ídolo.

¿Y uno que no soporte?

Al presidente del Real Cartagena, porque justifica el incumplimiento como si fuera algo personal.

Un equipo de calidad.

Millonarios de 1982, era de mucha convicción.

¿Cuándo se ha sentido agredido?

Con la mayoría de la prensa deportiva, es muy parcial.

Su mejor defensa.

La verdad.

¿A quién le pondría una demanda?

La lista es interminable…

¿Qué caso le gustaría resolver?

El de la Convención Colectiva de Colombia.

¿Le ha tocado hacer de abogado del diablo?

Sí, defender a los jugadores es complicado, muchas veces cometen errores que un profesional no debe cometer.

¿Vale la pena defender a los futbolistas?

Es lo que le da sentido a mi vida.

¿Llegará la justicia laboral en el fútbol?

Estamos trabajando para eso. Se ha demorado demasiado, pero ahí vamos.

¿Con qué dirigente no le gustaría encontrarse?

Con aquel que se cree el dueño de los jugadores.

Defina: Millonarios...

El equipo de mis amores.

América...

Lo enamora a uno.

Acolfutpro (Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales)...

Mi sueño.

Luis Bedoya...

El mandamás del fútbol.

Ramón Jesurún...

Está aprendiendo.

Eduardo Pimentel...

Un guache.

Gabriel Camargo...

Muy terco.

Luis Augusto García...

A través de la vida fue creciendo.

Jorge Luis Pinto...

Una persona para no estar subordinada a él. Es demasiado obsesivo.