“No somos un golpe de suerte”: Camilo Romero

El senador electo más joven del Congreso dice que aunque el Polo está estancado, podría sorprender en las presidenciales.

¿Cuál fue la clave para llegar al Senado?

Saber interpretar las necesidades y posibilidades de nuestra gente. Lograr dos voluntades: la de Dios y la del pueblo.

¿Cómo fue su estrategia de campaña?

Primero con gente joven, creativa. Dicen que nosotros teníamos muchísimo dinero, lo cierto es que tenemos mucha creatividad.

¿Por qué el Polo?

Fue el Partido que nos abrió las puertas, que nos permitió democráticamente empezar a acceder a espacios de decisión.

¿Por qué cree que le fue mal cuando se lanzó a la Cámara en 2002?

Quisimos convertir una herramienta antielectoral en una electoral. ‘Tienen huevo’ no era una herramienta electoral, era un movimiento de expansión ciudadana que no tenía que meterse en lo electoral.

¿Cómo surgió el movimiento ‘Tienen huevo’?

Fui su creador y fundador. La idea surge como un rechazo a la clase política. Un rechazo desde la piel y desde adentro. Dijimos: políticos, guerrilleros, paramilitares y gobierno ‘tienen huevo’.

¿Qué ganó y qué perdió el Polo en las pasadas elecciones?

Ganó en renovación, que personas como Mauricio Ospina, Iván Cepeda y Camilo Romero lleguen como figuras al Congreso. Perdió dos senadores y, aunque mantuvimos la misma cantidad de votos, eso significa que el Partido está estancado.

¿Y será que en las presidenciales al Polo le va a ir bien?

Hay un esfuerzo gigantesco por interpretar a la sociedad colombiana y creo que nuestro candidato lo hace bien, podemos ser una sorpresa.

¿Ser tan joven no será un obstáculo para sobresalir en el mundo político?

Pensamos que iba a ser nuestro mayor inconveniente y ha sido la mayor fortaleza.

¿Y a usted cuándo lo picó el bichito de la política?

Nos pica la curiosidad hacia la política cuando entendemos que no puede existir una transformación profunda si no hay interés por estar dentro de los escenarios de decisión del poder.

¿Y para qué ser congresista en un Legislativo tan impopular?

Creo que es el primer paso. Llegar al Congreso no es la meta ni la finalidad, es sólo una ventana para hablarle al país, para recordarle que tenemos historia.

¿Cómo evitar que se le peguen malas mañas en el Congreso?

Tenemos raíces profundas y no podemos defraudar lo que es sagrado para nosotros. Nos van a ver con la misma sencillez y humildad, pero también con la misma grandeza de nuestro pueblo.

¿Por qué lo quiere la gente?

Porque queremos recuperar lo que la clase política ha querido llevarse por siempre: la confianza y la esperanza.

¿A qué proyectos les pondrá el diente?

Sobre todo al protagonismo de la juventud en este país. También nos interesa el tema de la estratificación, es urgente un Plan de Ordenamiento Social.

¿Hizo alianzas?

Con nuestro pueblo, nuestra gente, nuestra sociedad. Nosotros no somos un golpe de suerte.

¿Cuál es su sello distintivo como dirigente político?

Renovación, no sólo por ser jóvenes, sino porque tenemos una estructura mental distinta.

¿Cuánto costó su campaña?

Estoy esperando el último reporte, creo que está por los $250 millones.

¿Y cómo la financió?

Con ayuda y aportes de personas que creen en un país distinto.

¿A quién se encomienda?

A Dios y al Pueblo.

¿En dónde estuvo su electorado?

En todo el territorio nacional tenemos amigos y amigas, no hay departamento en el que no tengamos dos amigos, tenemos la médula espinal en Nariño, Nariño ha sido el fuerte.

El mayor problema del país.

La clase dirigente absolutamente capaz de cualquier cosa.

Un político admirable.

Jorge Eliecer Gaitán, Rafael Uribe Uribe, aquellos hombres que han intentado encontrarnos como pueblo, no dividirnos como partido.

Uno funesto.

Son muchos y no nos alcanza ni el tiempo ni el espacio para nombrarlos a todos.

El mejor presidente que ha tenido Colombia.

Simón Bolívar

¿Qué tan independiente es?

Independiente de las clases políticas tradicionales, de los sectores alternativos que entendieron la política para acomodarse y no transformar.

¿A quién le dio su primer voto?

A  mi padre, Ricardo Romero,  cuando fue concejal de Pasto.

¿Y por quién no votaría?

Por los representantes de esta clase política tradicional.

Su más largo peregrinaje.

Esta campaña, llevamos dos años recorriéndonos el país.

Una ley que hay que derogar.

Hay que derogar la lógica de poder del gobierno de favorecer a los favorecidos y joder a los jodidos, todas esas leyes son las que hay que cambiar.

Su mejor inversión.

La de los afectos, tenemos una cadena de amigos.

Lo más difícil de ser novato en la política.

Empezar, es difícil, pero vamos dando los pasos, hoy el país nos va a conocer.

El consejo político más valioso que le han dado.

Caminar con dos pies, sencillez y humildad por un lado, y grandeza y trascendencia por otro.

Si no hubiera sido candidato ¿por quién habría votado?

Por candidatos del sector alternativo.

¿Para qué sirve el poder?

Debe servir para transformar la realidad, el problema es cuando se convierte en una herramienta para mantener algunos privilegios.

Su mentor en la política.

Mi padre

Su pasión

El fútbol y el mar, aunque no sé nadar.

En dónde dejó el periodismo

Sigue conmigo, está  en las venas.

Lo que más extraña de Nariño

El verde, la sencillez de su gente, la humildad el trabajo y la dedicación.

Cuál es su polo opuesto

La clase gobernante de este país que no ha sido capaz de algo elemental: que la riqueza de un país  como Colombia sea disfrutado por todos y por todas.

Cómo le fue en ventas con su libro ‘Del secuestro y otras muertes’.

No tuvo mucha difusión, creo que el contenido no le gustó a muchos sectores de poder en Colombia porque es fuerte. Allí yo planteo una responsabilidad de Gobierno y la ausencia total de una política de Estado frente al tema del secuestro.

Lo que más recuerda de su paso por el periódico universitario ‘El grafito’

Las jornadas tan intensas de trabajo, era una labor quijotesca. Pero había una capacidad de trabajo y de entrega de personas de una generación que prefirió no quedarse callada.

Su principal tema en el Senado.

Construir un punto de encuentro, una propuesta para vincular hombres y mujeres de todos los partidos, de todas las posiciones, de todas las creencias,  que coincidamos en que los gobiernos deben estar al servicio de la sociedad, no en contra de ella.

¿A quién le debe el triunfo?

A los hombres y mujeres del común de este país. Nosotros vamos por una segunda República

¿Ve viable alguna alianza?

Es lo que queremos, es lo que siempre hemos propuesto, que bonito que con jóvenes de otros partidos insistamos en lo que yo llamo La nueva alianza por la restauración moral de la República,  tomando dos elementos históricos, el Anapismo y el Gaitanismo.  Creo que se podría con el partido verde, con el Partido Liberal, con Compromiso ciudadano y el Polo Democrático configurar un bloque alternativo.