Nueva casa para los dinosaurios

El sábado se inaugurará en Villa de Leyva el espacio que servirá para el trabajo de investigadores y la exposición de fósiles.

Desde hace diez años, Carlos Bernardo Padilla  ha estado al frente de la Fundación Colombiana de Geobiología.  / Gabriel Aponte
Desde hace diez años, Carlos Bernardo Padilla ha estado al frente de la Fundación Colombiana de Geobiología. / Gabriel Aponte

La riqueza fósil que alberga Villa de Leyva tendrá ahora un nuevo lugar para que el público pueda contemplarla. Se trata del Centro de Investigación en Paleontología, que abrirá sus puertas mañana en ese municipio boyacense.

El Centro, liderado por Carlos Bernardo Padilla, gerente de la Fundación Colombiana de Geobiología, comenzó a tomar forma en 2009. Desde entonces, y con escasos recursos estatales entregados a través de universidades públicas e Ingeominas, el lugar ha venido consolidándose con el apoyo de reconocidas instituciones internacionales como la Universidad de Cambridge, el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, el Field Museo de Chicago, entre otras.

Su creación permitirá que el público tenga acceso a los fósiles encontrados en el país y que pueda observar el trabajo de los científicos en este campo, que según este experto, “sigue siendo una cenicienta en nuestro país. Los estudios de paleontología en este hemisferio se han concentrado en Argentina y Chile, principalmente”.

El lugar funcionará en 1.800 m², en los que también empezará a operar el primer Centro Interactivo de Paleontología, que estará interconectado por medio de pantallas con Maloka en Bogotá. Esta institución brindará su apoyo en términos museológicos.

“Esta es una apuesta pedagógica en la que se tiene planeado que una cámara de video grabe lo que se está haciendo dentro del laboratorio, para que los visitantes en la capital puedan verlo y puedan registrar los procesos que se llevan a cabo en el Centro”, asegura Alejandra Casas, jefe del área de contenidos de Maloka.

Para Padilla, entre los propósitos que impulsaron la construcción de este lugar, apoyado financieramente por el instituto suizo Rochem Biocare, está “la necesidad de que nuevos paleontólogos puedan iniciar sus labores como profesionales y que el público en general sepa de dónde venimos. Eso da mucha más claridad sobre cómo tenemos que cuidar el entorno actual”.

Aunque la inauguración será en agosto, sólo en octubre estará abierto para los visitantes, pues aún hace falta desplazar los fósiles que estarán exhibidos. Plesiosauros, ictiosauros y tortugas marinas, que en ocasiones alcanzan los doce metros, son algunas de las especies que se podrán observar.

 

Temas relacionados