El desespero de la comunidad científica

Casi un año y medio llevan pidiendo al Gobierno que alivie las trabas para los permisos de investigación.

El 92% de los investigadores en biodiversidad trabajan por fuera de la ley por las trabas en las licencias.
El 92% de los investigadores en biodiversidad trabajan por fuera de la ley por las trabas en las licencias.

La carta firmada por 1.084 investigadores de organizaciones nacionales e internacionales que en los próximos días llegará al despacho del presidente Juan Manuel Santos, no es más que el resultado del “desespero de la comunidad científica” por ser escuchada, como lo dice Gonzalo Andrade, profesor asociado del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional.

Llevan un año y cuatro meses advirtiendo al Gobierno sobre las enormes dificultades que enfrentan para desarrollar estudios sobre la biodiversidad del país, porque es necesario tener un permiso de investigación científica y un contrato de acceso que a veces demora hasta tres años y medio en ser otorgado por el Ministerio de Ambiente (hoy existen 565 proyectos que necesitan este permiso). Incluso el jefe de esa cartera, Frank Pearl, reconoció en una entrevista con El Espectador que en el país es más fácil obtener un título minero que una autorización para investigar.

Por todos los medios han buscado un diálogo con el Gobierno. Lo intentó la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales a través de un comunicado, pero la respuesta fue un “silencio absoluto”. También la Asociación Colombiana de Facultades de Ciencias y el mismo profesor Gonzalo Andrade, cuando fungía como vicerrector de Investigación de la Nacional. Finalmente se unieron y crearon su propia propuesta, detallada y argumentada, para destrabar el proceso. Pero siguió reinando el silencio.

“Lo único que hemos recibido es la notificación de recibido o del traslado de las cartas del despacho del presidente a otras dependencias —cuenta Andrade—. En el caso de la asociación de facultades se recibieron respuestas del ministerio en múltiples páginas, retomando la historia de lo que ha venido sucediendo, pero no una respuesta concreta de si es viable o no lo que proponemos o la formulación de una contrapropuesta”.

La idea que la comunidad científica expone en la carta es la siguiente: que los proyectos de investigación con fines científicos no requieran de un permiso ni de un contrato de acceso. Para tener este beneficio, las instituciones deben estar registradas ante el ministerio y cumplir unos requisitos, como tener grupos de investigación categorizados en Colciencias. Las que no cumplan deberán hacer el trámite completo, como hoy.

“Con todo respeto por el señor presidente, manifestamos nuestra disposición para exponer en detalle nuestros argumentos y propuesta para que los investigadores en Colombia, uno de los países más ricos en biodiversidad del planeta, podamos seguir adelantando investigación”, concluye la carta.

 

últimas noticias