El placer de los 30

El psicólogo  David Buss publicó un estudio en el que comprueba que a partir de esta edad las mujeres tienen más sexo, fantasías y orgasmos.

Las relaciones de pareja y la sexualidad femenina se convirtieron en las obsesiones del psicólogo y profesor de EE.UU. David Buss, quien con la ayuda de sus alumnos adelanta en un laboratorio de la U. de Texas estudios sobre la infidelidad, la vida sexual en el matrimonio, los celos y las mejores estrategias de conquista, entre otros temas.

En los últimos años su interés ha estado puesto en tratar de comprobar su teoría de la reproducción acelerada, según la cual a medida que las mujeres se acercan a la etapa de la vida en la que son menos fértiles experimentan mayores niveles de motivación sexual, debido a que se enfrentan al “baby fever” o reloj biológico y por lo tanto quieren aprovechar al máximo esos últimos años en los que su cuerpo es más idóneo para la maternidad.

Más de 800 mujeres entre los 26 y 45 años participaron en el estudio. Además de que se les hizo seguimiento a su vida sexual, cada una tuvo que responder una encuesta cuyos resultados fueron tabulados posteriormente por Buss y sus asistentes.

Sorprendentemente, porque el mismo Buss aseguró en un artículo de la revista ScienceDirect  —donde fueron publicadas las conclusiones de la investigación— que siempre había estado escéptico frente a la posibilidad de comprobar su teoría, las mujeres de 30 años reportaron un número más alto de relaciones sexuales, fantasías y orgasmos que quienes se encontraban entre los 26 y 29 años.

La razón, de acuerdo con Buss, es que las mujeres que se encuentran en la época más fértil (antes de los 30) desarrollaron un mecanismo para prevenir los encuentros sexuales que consideran inoportunos. “En cambio, las que están entre los 30 y 40 años son más propicias a tener relaciones casuales e, incluso, experimentan mayores niveles de motivación sexual y esto se manifiesta porque tienen más fantasías y orgasmos”.

Según Buss, mientras que en el caso de los hombres el deseo sexual disminuye con la edad —esto coincide con la baja en los niveles de testosterona—, “en el caso de ellas la líbido aumenta por lo menos hasta la década de los 30”. Este nuevo hallazgo coincide con los resultados de una investigación que dirigió en 2002, de acuerdo con los cuales entre los 30 y 34 años las mujeres se consideran más seductoras y sexualmente activas.

“Todos estos datos me llevan a pensar que el único factor que influye en el interés y comportamiento sexual femenino es la edad”, concluyó Buss.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Papitas nativas con hogao y queso paipa

Tesoros cantábricos