Celulares para identificar migrañas

Tres estudiantes de la U. de los Andes crearon una aplicación para monitorear los dolores de cabeza.

Se conocieron en Qualdev, un laboratorio en donde los estudiantes de sistemas de la Universidad de los Andes simulan un ambiente de empresa y desarrollan proyectos. En este espacio existe un área dedicada a estimular la creatividad, el diseño de aplicaciones para celulares y otros aparatos móviles: el Qualdev Móvil.

Aunque Daniel Ramírez se graduó como médico, siempre estuvo interesado en la ingeniería y los programas de computador. Por eso, hace poco se animó a cursar la maestría en sistemas e ingresó a Qualdev. Fue precisamente él quien propuso desarrollar una aplicación para monitorear, desde un celular, los dolores de cabeza.

Quería brindarles a quienes sufren de este mal, que afecta al 10% de la población mundial y que es considerado uno de los más costosos debido a la frecuencia con que afecta a las personas, la posibilidad de registrar la intensidad de cada episodio, compararlo con los estándares médicos que existen para medir el dolor y de esta forma detectar a tiempo cuándo éste es demasiado intenso o anormal, y si es necesario acudir de urgencia al médico.

Tatiana Hernández y Nicolás Díaz, dos de sus compañeros de maestría, se animaron con la idea. Como si fueran tres arquitectos, estos jóvenes se dedicaron durante ocho meses a diseñar el software y desarrollaron varios prototipos que fueron perfeccionando con el tiempo.

Hernández, quien hace dos semanas terminó su maestría, explica que para ellos lo más importante era hacer un buen diseño de la cabeza humana y de esta forma garantizar que la aplicación no fuera un listado de síntomas, sino algo más dinámico y fácil de usar. Tuvieron algunos problemas para lograrlo, ya que su primer prototipo terminó siendo muy pesado para cualquier celular.

Sin embargo, su perfeccionamiento y dedicación los llevó a crear un producto final de alta calidad, que puede ser usado en casi todos los modelos de celulares que existen y que en cuestión de segundos conquistó a una de las grandes empresas de teléfonos móviles, Nokia, que al conocer la aplicación a través del concurso que promueve entre los jóvenes talentos, Calling All Innovators, no dudó en comprarla para ofrecerles este servicio a sus usuarios.

Hernández y Díaz cuentan que la aplicación nunca fue diseñada para participar en ese ni en ningún otro concurso y confiesan que no pensaban ganarse nada en el momento en que registraron su trabajo, al que bautizaron Headache App, en la convocatoria. Ni el reconocimiento mundial por parte de la industria de los móviles ni la inclusión de la aplicación en la tienda virtual Ovi de Nokia y mucho menos la bonificación en efectivo que les entregaron el día de la ceremonia y los celulares de última tecnología que les obsequiaron junto con el sobre.

Todavía un poco abrumados por la noticia y el premio, estos tres jóvenes aseguran que seguirán innovando desde sus empresas dedicadas al diseño de software y aplicaciones con fines médicos o de negocios.

últimas noticias

Fútbol sin arquero para ‘cracks’

El poder de la sugestión