Hielo de Groenlandia revela secretos

Una expedición con científicos de 14 países encontró hielo formado hace 130.000 años, el cual permitirá entender el calentamiento global.

Los científicos de 14 países que participan desde 2007 en el proyecto NEEM (North Greenland Eemian Ice Drilling) se mostraron satisfechos luego de lograr tomar muestras de las capas de hielo más profundas de Groenlandia. Se trata de uno de los esfuerzos científicos de mayor importancia por lograr entender el calentamiento global que amenaza el planeta.

Las muestras que comenzarán a ser estudiadas contienen burbujas de aire atrapadas entre los cristales de hielo y, a los ojos de los investigadores, son las mejores muestras de la atmósfera que envolvía la Tierra hace miles de años. Al analizar las concentraciones relativas de átomos de hidrógeno y oxígeno, los científicos podrán hacerse una idea aproximada de la temperatura y otras características del planeta en aquellos tiempos.

“Los dos últimos metros de hielo sobre el suelo contienen rocas y otros materiales que no han visto la luz del sol desde hace centenares de miles de años”, dijo Dorthe Dahl-Jensen, la científica danesa al frente del proyecto en un comunicado desde la base instalada en una de las zonas más inhóspitas de Groenlandia, donde los investigadores soportan temperaturas extremas. Y añadió: “Esperamos hallar en el hielo material genético y polen que nos informe sobre las plantas que existieron en Groenlandia antes de que la zona empezara a ser cubierta por el hielo”.

Encontrar estos fragmentos de hielo era de vital importancia para los científicos que estudian el clima del planeta porque hace 130.000 años la Tierra experimentó un período de calentamiento natural similar al que hoy estamos viviendo por cuenta de las emisiones de gases de efecto invernadero. En otras palabras, el cambio climático que hoy nos amenaza, la Tierra ya lo experimentó en otro momento.

Si el hielo contiene suficiente información sobre lo que sucedió en aquella época, conocida como el período eemiano, de cierta manera se podrán anticipar algunos de los cambios que nos esperan por cuenta del cambio climático en el siglo XXI.

Anteriormente se habían hecho ensayos similares hasta gran profundidad en dos lugares distintos de Groenlandia, pero las capas correspondientes al período buscado no estaban intactas. Frustrados por los inconvenientes, pero sin dejarse vencer, el equipo de climatólogos decidió volver a taladrar en el hielo. Esta vez contaron con la guía de un detallado examen con radar de la zona, en el cual se reveló un lugar con espesor de 2.542 metros que podría contener las muestras que este mes finalmente fueron encontradas.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Una aventura 4x4 por Quindío

El dinero sí da felicidad