“La felicidad no está en el ordenador”

El cofundador de Wikipedia dice que no quiere ser olvidado después de 10 años de creada la enciclopedia.

Es un filósofo de la web y un revolucionario, aunque le pese admitirlo. Un hombre que en los últimos 10 años ha estado inmerso en el ciberespacio en busca de respuestas y que intentó encontrarlas con un invento que revolucionó la forma de hacer información online. Tiene la marca Wiki y no pretende deshacerse de ella.

Su nombre es Larry Sanger y es cofundador de Wikipedia, enciclopedia virtual que el próximo año cumplirá 10, aunque su ex socio Jimmy Wales se empeñe en negarlo. Pasa más de 10 horas al día conectado a internet y afirma, con certeza, que “la felicidad no está en el ordenador”. El también creador de Citizendum, una rama de Wikipedia, es cómplice y testigo de una revolución sin precedentes, en la que a futuro, todas las respuestas podrían estar al alcance de un solo clic.

“Por culpa de la web tenemos la disminución de los niveles de atención y la mala educación de nuestros hijos. Sin embargo, creo que a largo plazo la humanidad superará los desafíos posinternet y encontrará la felicidad en una forma conjunta tanto online como offline”, dice Sanger, el filósofo que hace ocho años dejó su propio invento por diferencias con Wales.

Es el personaje secundario. El que tuvo la idea de Wikipedia y el que le puso nombre, pero que un año después desapareció del proyecto. La fama pertenece a Jimmy Wales, el otro cofundador, que meses antes de crear la enciclopedia online era su jefe en Nupedia, el antecesor de la enciclopedia virtual.

Wales y Sanger se conocieron ‘online’ cuando ambos eran estudiantes de posgrado y organizaban debates filosóficos por internet. Sanger tuvo la idea de crear una Wiki, un sitio web cuyas páginas pueden ser editadas por voluntarios múltiples y que haría más dinámica la creación de artículos. De allí el concepto Wikipedia. Sanger le puso el nombre, escribió casi todas las políticas de la enciclopedia y manejó a la comunidad durante el primer año. Después rompió relación con Wales y éste se jactó de ser el único creador.

“Ahora sólo recuerdo el sentimiento de absoluta traición que sentí cuando comenzó a reclamar el crédito exclusivo de Wikipedia”, señala Sanger, quien tuvo que regresar a su casa en Bellevue y trabajar desde allí, mientras Wales hacía una fortuna con la fundación Wikipedia, cuya enciclopedia virtual no para de crecer.

Pero el balance no es todo positivo. “Ya hay niños que crecen con la idea de que Wikipedia es la última fuente de información”. Su preocupación por el futuro de Wikipedia es su crecimiento salvaje y falta de rigor de los contenidos online.

Para él, la felicidad no puede estar aún en una máquina. Las relaciones personales son la respuesta y por eso su mayor afición hoy en día es educar a su hijo en casa. Todos los días lee para él, le da clases de matemáticas e historia y le prepara los alimentos. Le encantan las enchiladas y el resto de comida mexicana, así como ver la televisión de vez en cuando. Un día, dice, este tipo de cosas se combinarán con la red para hacernos felices. Todavía no ha llegado el momento.

Temas relacionados