Ecobarrios para Bogotá

Un proyecto del Cinep busca volver ecoamigables a algunos barrios pobres de los cerros orientales.

Cerca del centro de Bogotá, en las laderas de los cerros orientales, existen cuatro barrios pequeños: Triángulo Bajo, Triángulo Alto, Corinto y Manantial. A primera vista, las casas dan la impresión de que en algún momento fueron fincas, pero ahora sólo son viviendas golpeadas por la pobreza, el clima y la expansión de la ciudad. Sus habitantes han vivido ahí toda la vida, en ese espacio natural, al lado de los bosques y las quebradas que cubren los cerros junto a ellos.

Desde hace unos años les empezaron a decir que tenían que irse. Que los cimientos de sus hogares estaban construidos en tierras de alto riesgo y el lugar que conocen ya a la perfección no era apto para ellos. “De aquí me sacan muerta, como a mi padre”, dice Estelita Táutiva, frente a una de las casas donde se reúne la comunidad. Ella se unió junto a otras siete mujeres en un proyecto de microempresa para tejer y de paso hablar, al igual que los hombres, de los problemas del barrio.

Esa es la idea que el Centro de Investigación y Educación Popular Programa por la Paz (Cinep/PPP) ha intentado plantar en los barrios de San Cristóbal sur. La idea de que todos los miembros que viven en la comunidad deben apropiarse de sus problemas y buscar soluciones. Eso es a fin de cuentas lo que buscan con el proyecto de Ecobarrios. Su impulsor, Héctor Hugo Álvarez, explica que este concepto europeo, que “surgió en ciudades con una excelente situación socio-económica, en países como Holanda o Suiza, puede ser adaptado a las necesidades de barrios pobres de Bogotá que se encuentren en zonas naturales importantes”.

Por eso su intención es trabajar en conjunto con el Plan de Manejo y Ordenamiento de los Cerros Orientales del 2005. La idea no es seguir expandiendo el barrio, sino marcar límites a los que se tienen que ceñir sus habitantes y enseñarles a proteger el medio que los rodea.

Por eso el Cinep/PPP trabaja con la comunidad apoyando proyectos de vivienda sostenible construida con materiales eco amigables como la madera reutilizada y los paneles solares para obtener energía. Además, incentivan huertas urbanas para que los habitantes siembren alimentos en los jardines de sus hogares y trabajen en la conservación de los cerros orientales, talando las especies de árboles foráneos que deben ser removidos, como el pino y el eucalipto.

El proyecto está apenas en prueba, pero Héctor Álvarez aspira a que en un futuro pueda ser implementado en cualquier barrio de los cerros. Ecobarrios, explica Álvarez, está basado en tres pilares: lo eco-humano, lo eco-ambiental y lo eco-nómico. De esta forma se enseña a los habitantes a cuidarse y respetarse a sí mismos y el medio ambiente, pero también se busca lograr un balance entre la prosperidad económica y el cuidado de los recursos naturales.

“Alguna gente que se ha ido, que ha aceptado lo poquito que les ofrecen por sus casitas, me pregunta qué es lo que estoy esperando. Yo les respondo: Ecobarrios”, dice Estelita Táutiva. Junto a ella, Jorge Esteban, de 15 años, subido en unos enormes zancos que utilizó para el carnaval que organizaron en el marco del proyecto, agrega: “Aquí uno respira el aire de la naturaleza, por eso yo no me quiero ir, ojalá siga adelante Ecobarrios”.

Los testimonios de cada uno de ellos reflejan un estilo de vida que pretende ser cambiado por el Estado o las grandes constructoras. Hay casos de suicidios de personas que fueron reubicadas en Bosa o Soacha, ya que para los habitantes de estos Ecobarrios, la naturaleza es parte de su vida. Lo que muchos no saben es que en Bogotá ya existió un proyecto de Ecobarrios durante la administración de Antanas Mockus, que desafortunadamente no funcionó. Por ahora, los habitantes de Los Triángulos, Corinto y Manantial ponen todo su empeño en convertir el suyo en el barrio más ecológico de la ciudad.

239390

2010-12-08T21:00:00-05:00

article

2010-12-08T21:00:00-05:00

none

Gabriela Supelano

Vivir

Ecobarrios para Bogotá

23

3937

3960

Temas relacionados

 

Antártida: se desprende iceberg de 300 km