Alerta por tuberculosis Beijing

Una de las cepas más virulentas de la enfermedad, resistente a la mayoría de los medicamentos que se conocen, fue identificada en Bogotá.

Investigadores de la Universidad Nacional confirmaron que una adolescente de 15 años, que falleció en uno de los hospitales de Bogotá hace un mes, estaba infectada con una de las cepas más virulentas de tuberculosis que se conocen en el mundo: Mycobacterium tuberculosis linaje Beijing.

La paciente, habitante de Buenaventura, había sido remitida a un centro de salud en Cali y ante la imposibilidad de los médicos locales para controlar la enfermedad, fue trasladada a Bogotá.

Aun cuando recibió tratamiento con medicamentos de primera y segunda línea (Isoniazida, Rifampicina, Pirazinamida), los esfuerzos resultaron insuficientes y la adolescente finalmente falleció víctima de la infección.

Para establecer con exactitud el tipo de bacteria que infectó a la adolescente, los médicos solicitaron un concepto del Laboratorio de Micobacterias de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional.

Marta Murcia, directora del grupo, y quien estuvo a cargo de la investigación, que utilizó técnicas de biología molecular, confirmó que, en efecto, la adolescente se infectó con una de las cepas de tuberculosis más peligrosas que se conocen en el mundo.

“Inmediatamente informamos a la Secretaria de Salud de Bogotá así como al director de Salud Pública del Ministerio de la Protección Social. Han dicho que van a tomar medidas. Sería muy grave un brote de este tipo de tuberculosis entre pacientes con VIH pues podrían morir en dos o tres semanas”, explicó la investigadora Marta Murcia a Unimedios, la agencia de noticias de la Universidad Nacional. Lo mismo sucedería en pacientes con cáncer que contraigan la infección o cualquiera otra persona inmunosuprimida.

Aunque en Colombia ya se habían reportado cuatro casos en los que se aisló la cepa Beijing, éste es el primero que se atiende en Bogotá. Luis Eduardo Mejía, director del Instituto Nacional de Salud, aseguró que están evaluando la advertencia de los investigadores de la Universidad Nacional: “Una vez evaluemos esta situación a la luz del programa de control de tuberculosis que lidera el Ministerio de Protección Social, haremos un pronunciamiento oficial”.

Según Lilian López, jefa del Programa de Tuberculosis de la Secretaría de Salud de Bogotá, “la cepa Beijing se ha ido extendiendo por el mundo, lo que pasa es que este país se consideraba virgen al respecto. Pero una vez aparecen los primeros casos, se expanden fácilmente. El problema es que esta cepa es virulenta, con una alta capacidad de replicarse y con el agravante de que es resistente a los fármacos que tenemos a nuestra disposición”.

Aunque la funcionaria no descarta que se repita un caso como éste en la capital, advierte que la atención en realidad debe centrarse en Buenaventura, de donde provenía la paciente. Aclaró que cuando la adolescente fue trasladada de Cali a Bogotá se tomaron todas las medidas de bioseguridad necesarias para evitar la expansión de la infección, pues aunque no sabían exactamente cuál era la cepa, sí tenían claro que se trataba de una variedad peligrosa y resistente a los medicamentos.

“Creemos que esta cepa debió llegar al país a través de alguno de los pasajeros de las centenas de barcos que arriban al Puerto de Buenaventura”, comentó la funcionaria. De hecho, las autoridades de salud saben que en esta ciudad el nivel de resistencia de la tuberculosis a medicamentos llega a seis, mientras en ciudades como Bogotá apenas alcanza el nivel tres.

Todos los expertos concuerdan en que la identificación de la cepa Beijing es una advertencia para que el Gobierno implemente nuevas medidas de control y prevención. “Este es un aviso sobre la necesidad de prepararnos, capacitarnos y tener disponibilidad de medicamentos nuevos”, explicó López.

Marta Murcia, de la Universidad Nacional, cree que es hora de insistir en la construcción de habitaciones especiales para estos pacientes en los hospitales colombianos y asegurar que los médicos utilicen tapabocas de filtros de alta eficiencia.

Cuando la tuberculosis se vuelve farmacorresistente

Según la Organización Mundial de la Salud, “Actualmente se ha documentado la existencia de cepas resistentes a algún fármaco en todos los países estudiados y, lo que es más significativo, ya se conocen cepas del bacilo resistentes a todos los antituberculosos principales.

La tuberculosis farmacorresistente se desarrolla como consecuencia de un tratamiento parcial o anómalo, cuando el paciente incumple el tratamiento, las pautas terapéuticas dictadas por el personal sanitario son erróneas o el suministro del fármaco no está garantizado. La tuberculosis multirresistente es una forma especialmente peligrosa de tuberculosis farmacorresistente que se define por la resistencia del bacilo a, como mínimo, la isoniazida y la rifampicina, los dos tuberculostáticos más potentes. Las tasas de tuberculosis multirresistente son altas en algunos países, sobre todo en la antigua Unión Soviética, y amenazan las estrategias de control de la tuberculosis.

Aunque por lo general la tuberculosis farmacorresistente tiene tratamiento, requiere quimioterapia prolongada de hasta dos años con fármacos antituberculosos de segunda línea, más caros que los de primera elección y con efectos secundarios más graves aunque controlables. Los proyectos aprobados por el Comité Luz Verde se benefician de tuberculostáticos de segunda elección de calidad a bajo precio”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Donde nadar con tiburones?

Rush, la nueva apuesta de Toyota

Ucumarí, un robot para la exploración espacial

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío