Engaños al cerebro

En Florida se dieron a conocer los ganadores del concurso Mejores Ilusiones Ópticas del Año. Los científicos se valen de estas imágenes para entender cómo percibimos el mundo.

Matthew Luckiesh, investigador de los laboratorios de la compañía General Electric, escribió en 1922 uno de los primeros libros dedicados por completo a la ciencia de las ilusiones ópticas.

 Luckiesh fue encargado durante la Primera Guerra Mundial, junto con otro grupo de científicos, de encontrar maneras para camuflar barcos y aviones. De sus estudios de aquella época surgió Ilusiones visuales: sus causas, características y aplicaciones.

“En términos generales, no vemos las cosas como realmente son”, escribió Luckiesh, “nuestro intelecto no siempre interpreta correctamente la información que proviene de la vista, a veces incluso, el mecanismo óptico es el directamente responsable de estas ilusiones ópticas”.

En otras palabras, nuestra percepción del mundo externo es generada indirectamente por mecanismos cerebrales. De alguna manera, todas las percepciones visuales son ilusiones. Por lo general, esas percepciones corresponden con bastante exactitud a los objetos que tenemos al frente.

Otras veces, como en el caso de los espejismos del desierto, nuestro cerebro interpreta de manera equivocada la información que recibe de los sentidos. Nuestro cerebro puede llegar a atribuir movimiento a cosas que no lo tienen, trastocar colores, confundir tamaños o deformar siluetas.

El interés por desentrañar los mecanismos neurológicos y los fenómenos físicos que explican estos engaños ópticos no ha decrecido y fascina por igual a científicos, artistas, médicos, oftalmólogos, arquitectos e ingenieros. De hecho, desde hace cinco años, una asociación norteamericana (Neural Correlate Society) premia cada año las mejores ilusiones ópticas.

Según sus promotores, el estudio de las ilusiones visuales es de importancia crítica para entender los mecanismos básicos de la percepción sensorial, los métodos computacionales en los que se basa nuestro cerebro, así como para curar diversas enfermedades del sistema visual.

La mayoría de los finalistas de este año recurrió a las herramientas que ofrece la animación digital para crear nuevas ilusiones ópticas. En www.illusioncontest.neuralcorrelate.com/ podrá poner a prueba su mente.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Papitas nativas con hogao y queso paipa

Tesoros cantábricos