Japón quiere cazar ballenas

Entre el 23 y el 27 de junio se reunirán en Chile representantes de los 80 países que hacen parte de la Comisión Ballenera Internacional, un organismo multilateral creado para discutir las políticas mundiales relacionadas con los grandes cetáceos.

La reunión número 60 de esta comisión ha cobrado relevancia por las fuertes presiones diplomáticas y jurídicas que Japón ha emprendido y que tienen un claro objetivo: lograr que se levante parcialmente la moratoria que por 22 años ha prohibido la caza de ballenas.

En entrevista con El Espectador, Beatriz Bugeda, directora para América Latina y el Caribe de la International Fund for Animal Welfare, y Alberto Székely, consultor internacional en el tema, explicaron la relevancia del encuentro en el que Colombia no podrá votar por un retraso en el trámite de su participación ante la Comisión.

Según Bugeda, los temas más importantes que se discutirán son la creación de un santuario en el Atlántico, los permisos para cacería de ballenas con fines científicos (una propuesta de Japón), normatividad para el avistamiento de cetáceos, la cacería en zonas costeras (uno de los más controvertidos) y quizás el más delicado, el futuro de la misma Comisión.

Székely dice que los ojos están puestos sobre los movimientos políticos de los nipones: “Una vez más, Japón trata de franquear una puerta cerrada hace 22 años. Desde hace mucho tiempo recurren a expedientes rudos e intentan imponer su voluntad desafiando el orden internacional”. 

El comité científico de la Comisión presentará un informe sobre ballenas. Uno de los datos que llama la atención es que la población de las ballenas mink, una especie del Pacífico Sur, ha caído un 60% en los últimos 15 años por cuenta de la caza ilegal.

Temas relacionados
últimas noticias