Los seres ocultos del nevado

<p>En un clima que alcanza el estado de nieves perpetuas, un grupo de investigadores colombianos busca entre suelo y agua, los seres diminutos que resisten condiciones extremas.</p>

La novela de ficción de H.G. Wells, La guerra de los mundos, la misma que fue llevada a la pantalla grande en 2005 por Steven Spielberg, dio una lección a los hombres, ¿quién iba a pensar que los microorganismos serían quienes salvarían a la Tierra de una invasión extraterrestre?

Esos seres diminutos, que no se dejan ver a simple vista, son más influyentes de lo que se cree. Tienen la capacidad de enfermar a la gente y a los animales y habitan en casi todos los rincones del planeta, incluso en ambientes con temperaturas y condiciones extremas, en lugares donde el hombre no podría dar siquiera un respiro. En este último punto, es en el que un grupo de investigadores colombianos ha centrado su atención.

Un estudio, financiado  por Colciencias y el Sena por los próximos cinco años, se ha propuesto identificar las propiedades de los microorganismos que viven en el Parque Nacional Natural los Nevados para aplicar este conocimiento a la industria de la palma de aceite y de los biocombustibles. 

Aunque parezca paradójico, para esta investigación los científicos tendrán que ascender a alturas entre los 2.600 y 5.300 metros, sólo con el objetivo de mejorar la producción de una planta que crece en clima tropical. Se enfrentarán a temperaturas que van desde el frío de páramo hasta las nieves perpetuas.

La doctora María Mercedes Zambrano, directora científica del centro de estudios biológicos Corpogen, es la cabeza del proyecto. Ella explica que los microorganismos que habitan los nevados, contienen dentro de su ADN la clave para producir enzimas que los hacen capaces de vivir en condiciones extremas, unas sustancias que servirían para optimizar la producción de los derivados de la palma de aceite.

Además de Corpogen, hay otros centros científicos que están encargados de prestar sus conocimientos y su infraestructura para dar el mejor destino a los 5.400 millones de pesos que otorgó Colciencias a la investigación. En la lista de los persecutores de los pequeños seres están la Universidad Javeriana, la Universidad del Valle, la del Cauca y la de Caldas. Los esfuerzos, tanto económicos como académicos, parecen estar pensados a futuro. La palma puede convertirse en uno de los más importantes factores de ingreso de la economía nacional y más si se tiene en cuenta que las proyecciones de Fedepalma apuntan a multiplicar por siete su producción actual para el año 2020.

La investigación hasta ahora lleva seis meses y todavía no se puede hablar de resultados. La doctora María Mercedes Zambrano afirma que además de la recolección de muestras del suelo y del agua de los nevados, los códigos genéticos de estos microorganismos se deben archivar en librerías para luego sercomparados en un sistema de software. El rigor y la precisión de un proyecto como éste demanda un buen período de tiempo, pues además de analizar cada una de las múltiples muestras se debe estudiar la comunidad microorgánica en la que habitan. Sin embargo, pese a que el pacto es a cinco años, Corpogen espera obtener resultados valiosos para 2011.

dalarcon@elespectador.com

 

últimas noticias

Seat regresa más fuerte

Destinos recomendados para ver las estrellas