“Sin integración no tendremos chance”

Concluyó en la ciudad de Cartagena la Conferencia Regional de Educación Superior (CRES). La declaración de los expertos marcará el rumbo de la universidad latinoamericana en los próximos diez años.

Desde hace 12 años no se reunían tantos expertos para analizar el presente y el futuro de la educación superior en el continente. A un año de la Conferencia Mundial que se realizará en París, Cartagena fue el punto de encuentro para que 3.500 personas, entre ministros, diputados, investigadores, científicos, rectores y estudiantes plantearan metas y soluciones a los desafíos de los próximos diez años.

“Todos avanzamos y a todos nos falta mucho por hacer”, concluyó Ana Lúcia Gazzola, directora del Instituto Internacional para la Educación Superior y el Caribe de la UNESCO y responsable, junto a la ministra de Educación de Colombia, Cecilia María Vélez, de llevar a buen término la Conferencia.

Las palabras de la experta brasileña resumen lo que ha experimentado la región en las últimas décadas. Al mirar hacia atrás es evidente el salto que ha dado Latinoamérica. En 1950, apenas el 1,9% de las personas entre 20 y 24 años de edad ingresó a alguna de las 812 instituciones de educación superior que existían. Hoy, las tasas de cobertura se acercan al 30% y el número de instituciones se elevó hasta 8.910.

Pero al dirigir la mirada hacia otras latitudes, el rezago se hace evidente. Con el 8% de la población mundial apenas producimos el 2,5% de los artículos científicos. Algunos países latinoamericanos ni siquiera tienen programas de doctorado. Por otra parte, mientras en los países desarrollados el ímpetu por la producción de conocimientos mantiene el paso de una inversión privada del 70%, los empresarios latinos apenas destinaban entre un 10 y un 15% de sus presupuestos a proyectos de innovación. Eso sin mencionar los 37 millones de analfabetos en el continente.

Como apuntó Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la Universidad Autónoma de México y uno de los conferencistas del evento: “Iberoamérica vive aún en los suburbios de la sociedad del conocimiento”. Para avanzar en ese camino, en la declaración final que firmaron los expertos y que resume la posición que los países latinoamericanos llevarán a París el próximo año, queda claro que sin integración es imposible dar el salto que hace falta.


Para Ana Lúcia Gazzola “en la sociedad del conocimiento, si no trabajamos de manera integrada no tendremos chance”. Según la experta, otra cuestión fundamental tiene que ver con rechazar los programas de captación de cerebros de otros países: “Queremos que la gente formada acá se quede, pues cuesta mucho educarlos”.

Éste es quizás uno de los planteamientos más novedosos de la cumbre, porque los gobernantes que participaron en la elaboración del documento se comprometieron a desarrollar programas para retener a sus cerebros. Venezuela, por ejemplo, ya puso en marcha la iniciativa “Vuelta a la Patria”, para que sus profesionales con grados de maestría y doctorado se vinculen de nuevo a la universidad local.

Para la ministra de Educación, Cecilia María Vélez, “las redes académicas son urgentes para desarrollar investigación. En las ligas internacionales no podremos aparecer como país sino como bloque”.

La declaración final de la Conferencia también hizo referencia a metas en cobertura, a inclusión de grupos étnicos, exigencias en calidad, cambios profundos en las formas de acceder y distribuir el conocimiento, construcción de una agenda de ciencia, tecnología e innovación, formación en posgrado, entre otros.

Los 10 grandes temas

1. Sociedad del conocimiento.

2. Construcción del conocimiento.

3. Pertinencia y responsabilidad social.

4. Inclusión y equidad.

5. Diversificación, diferenciación y segmentación.

6. Integración y cooperación internacional.

7. Reformas y búsqueda de modelos propios.

8. Evaluación y acreditación.

9. Gobierno y gobernabilidad.

10. Redes y dilemas de financiamiento.

Temas relacionados