Spa para los pies

Un grupo de quiropedistas bogotanos ofrece novedosos tratamientos para su cuidado.

Después de un largo día de trabajo el dolor y el cansancio se apoderan de una de las partes del cuerpo más importantes, pero a la vez más descuidadas por hombres y mujeres: los pies. A pesar de que sobre ellos reside todo el peso de nuestro cuerpo y de que cada punto representa alguno de nuestros órganos (ver infografía) solamente decidimos consentirlos y prestarles atención cuando están realmente enfermos.

Un grupo de médicos y quiropedistas colombianos quiso cambiar esta costumbre y crear un lugar dedicado exclusivamente a su cuidado. Se trata del Centro de Quiropedistas Dr. Scholl’s, ubicado al norte de Bogotá. Al llegar, los pies son conducidos a uno de los cubículos en donde se realiza el tratamiento. Como la mayoría de las veces éstos se encuentran agotados de tanto caminar, de tener que usar zapatos muy altos o demasiado apretados, la primera parte de la sesión consiste en relajarlos dentro de una tina con agua a diferentes temperaturas, que funciona como un jacuzzi y que los consiente durante 30 minutos.

Para ese momento la tensión ha comenzado a desaparecer y los músculos se están relajando al igual que la piel. Esto indica que ya se debe seguir con el segundo paso de la terapia. Un quiropedista uniformado, con tapaboca y un kit para hacer pedicure ingresa al cubículo. Después de poner los pies sobre una toalla encima de sus piernas, comienza a cortar las uñas, siempre se hace en forma rectangular para evitar que se encarnen, y a limar suavemente los callos y asperezas de la piel.

Poco a poco los pies van recuperando su suavidad y experimentando una sensación muy placentera, especialmente cuando son puestos frente a una lámpara de luz infrarroja que distensiona los músculos. El clímax llega cuando comienzan los masajes con un bálsamo especial para hidratarlos.

Los dedos del quiropráctico se deslizan por entre los dedos y el talón, con movimientos circulares que los hacen entrar en un nivel de relajación profunda.

Sin embargo, para algunos pies este tratamiento no resulta suficiente y tienen que complementarlo con el uso de plantillas especiales para tratarse los juanetes, el estrés, la tensión en los dedos, el dolor en el talón, la incomodidad para dormir, el cansancio excesivo y los callos.

Guillermo Torres, uno de los médicos de Dr. Scholl’s, explica que es necesario que los pies disfruten de este tipo de terapias por lo menos una vez al mes. Y, por supuesto, que las complementen con cuidados básicos como evitar usar zapatos incómodos y corregir los defectos al caminar, para que el peso del cuerpo no se descargue solamente en un lado.


A veces, las personas que visitan este centro de quiropedistas lo hacen porque padecen fuertes dolores de espalda, cuello o de estómago entre otros. En estos casos, luego de que los pies son examinados por un médico experto en reflexología (existen áreas que son el reflejo de cada componente del organismo. La actuación sobre éstas puede ayudar a mejorar sus funciones), se determina el punto en el cual deben ser masajeados para calmar el dolor, facilitar la eliminación de toxinas y prevenir la aparición de nuevas enfermedades.

Después de dos horas de terapia y relajación, los pies abandonan este centro de quiropedistas para regresar a sus actividades cotidianas. Aunque el desgaste y el estrés seguirán siendo los mismos, luego de este mantenimiento recobran energía para seguir soportando el peso de nuestro cuerpo y llevándonos de un lugar a otro sin descanso, sujetos a los caprichos de la moda y al ritmo de vida de cada persona.

Lo importante, concluye el doctor Torres, es que seamos conscientes que debemos tener unos pies sanos para evitar dolores y molestias, “y no acordarnos de ellos solamente cuando nos causan incomodidades, pues de ellos depende directamente nuestra salud y bienestar”.

Reflexología podal

La técnica de la Reflexología Podal se utiliza en China desde hace cientos de años para diagnosticar enfermedades y tratar dolores del cuerpo. El tratamiento consiste en realizar masajes en determinados puntos del pie, dependiendo del malestar.

La masajista estadounidense Eunice Inghamtuvo fue una de las primeras en aplicar esta técnica en Occidente, luego de estudiar los pies como un dibujo disminuido del cuerpo, en el que se reflejan la mayoría de órganos vitales. Los resultados de la reflexología han cautivado a decenas de personas en el  mundo.

[email protected]

Temas relacionados