Un colombiano en ranking de intelectuales

Carlos Cobos ha dedicado su vida a la enseñanza. Prefiere clases prácticas y no le gusta darle importancia a las notas.

Tan pronto se graduó del colegio como bachiller, Carlos Cobos Lozada quiso conseguir un trabajo que le permitiera contribuir con los gastos de su familia. Pero su padre se opuso y le exigió que se matriculara en una universidad y se convirtiera en profesional. Después de reprobar el examen de admisión para estudiar Ingeniería de Petróleos, logró ingresar a la Universidad Industrial de Santander en Bucaramanga para comenzar una prometedora carrera como ingeniero de sistemas.

Luego de trabajar un tiempo en el sector privado y de dictar un par de clases en esta universidad, Cobos asumió el reto de crear y dirigir el programa de Ingeniería de Sistemas de la Universidad del Cauca. No fue fácil y durante casi cinco años tuvo que alejarse de la docencia para dedicarse a la parte administrativa. Sin embargo, su vocación lo llevó nuevamente al salón de clases y a conformar un grupo de investigación y desarrollo en tecnologías de la información integrado por estudiantes.

Cada año este grupo participa en concursos nacionales e internacionales de investigación, entre ellos la Copa de la Imaginación, organizada por Microsoft, de la cual han sido varias veces campeones con creativos inventos tecnológicos. Además, Cobos se ha caracterizado por ser un profesor disciplinado que privilegia la enseñanza práctica sobre la teórica y que ha aprendido a restarle importancia a las notas y preocuparse más por evaluar las habilidades de sus estudiantes.

Por esta razón, no deja que se tomen apuntes en sus clases sino que él mismo las graba en DVD antes de dictarlas y se las reparte a sus alumnos tan pronto entra al salón. “Así no tienen excusa para distraerse”, explica. Adicionalmente, le gusta que se trabaje en grupo. De esta forma, los estudiantes deben resolver los problemas “solos”, compartiendo los conocimientos entre ellos. “Esto garantiza que, una vez salgan de la universidad, estén preparados para enfrentar el mundo laboral”.

La labor que ha desempeñado Cobos durante más de 13 años lo hizo merecedor de una de las distinciones más importantes para los docentes. El Centro Bibliográfico Internacional en Cambridge, Inglaterra, lo incluyó en la lista de los Principales Educadores del Mundo 2008 y en el índice del libro 2.000 Intelectuales del Siglo XXI, el cual será publicado este año en Inglaterra y enviado a reconocidas bibliotecas e instituciones de investigación del mundo.

Cobos recibió la noticia con asombro, pues a sus 37 años no esperaba este reconocimiento. “Es una distinción que abre las puertas para entablar relaciones con otras instituciones. De hecho, ya recibí la invitación de una profesora de la Carnegie Mellon University para que participe en un proyecto a nivel mundial. Como teníamos que viajar a China y no había recursos, no pude aceptar, pero esto, en vez de entristecerme, me anima a seguir promoviendo la investigación entre los estudiantes”.

Creatividad tecnológica

Cobos y su equipo de investigación han ganado concursos mundiales y nacionales de desarrollo tecnológico, además de haber adelantado proyectos de investigación con Colciencias. Dos de sus creaciones más importantes fueron: la elaboración de un software para una Palm, mediante el cual se pueden presentar exámenes, realizar tareas y desarrollar procesos de aprendizaje y el diseño de una herramienta para que las personas puedan hacerse electroacupuntura desde su casa.

Aunque siente que le falta mucho camino por recorrer como docente, Cobos decidió hacer un alto en el camino para realizar un doctorado en Ingeniería de Sistemas y Computación en la Universidad Nacional. Todavía no sabe si la U. del Cauca lo apoyará en esta nueva faceta de su carrera. Entre tanto, quiere dedicarse a seguir enseñando y descubriendo fórmulas para que sus estudiantes aprendan de una manera práctica, que les garantice el éxito profesional.

Temas relacionados