Ya nació La Correcaminos

Blue Gene/L, la más poderosa supercomputadora ha sido destronada. Acaba de nacer, producto del matrimonio entre ingenieros de IBM y científicos del Laboratorio Nacional de Los Alamos, una nueva reina en el campo de la computación.

“Roadrunner” (Correcaminos) posee el doble de capacidad que su antecesora, construirla costó 133 millones de dólares y para poner en funcionamiento sus 116.640 procesadores se necesita la misma cantidad de energía que la que consume todo un centro comercial.

Thomas P. D’Agostino, directivo de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear de Estados Unidos aclaró las capacidades “mentales” de la nueva criatura científico-militar con una sencilla comparación. Si los 6 mil millones de personas que pueblan el planeta utilizaran una calculadora de mano para realizar cálculos las 24 horas del día, los siete días de la semana, les tomaría 46 años hacer lo que Roadrunner puede hacer en un solo día.

Petaflop es el nombre con que se conoce la tecnología que esconde en sus entrañas esta supercomputadora y que dará la pauta a la industria informática y de telecomunicaciones de las próximas décadas.

Con esta asombrosa capacidad de cálculo, en manos de científicos militares, Roadrunner permitirá simular lo que sucede segundos después de un ataque con armas explosivas. En manos de meteorólogos y biólogos, Roadrunner permitirá simular efectos del cambio climático.

Pero en el mundo de las  supercomputadoras no hay dictaduras. Expertos de todo el mundo ya piensan en las próximas conquistas. A Pentaflop le seguirá el exaflop, luego vendrá el zettaflop, el yottaflop y tarde o temprano el xeraflop.

Temas relacionados
últimas noticias