Sin fuero por San Juan de Dios

Tribunal Superior de Bogotá investiga al Ministro de Hacienda y al Gobernador de Cundinamarca por incumplir tutela que ordenaba el pago de acreencias a pensionados y ex empleados.

Los trabajadores y pensionados de la desaparecida fundación San Juan de Dios ya no saben qué más hacer. Para lograr el pago de sus acreencias, lo último que se les ocurrió fue interponer un incidente de desacato por el incumplimiento de una acción de tutela, de mayo de 2008, por medio de la cual la Corte Constitucional ordenó al Estado desembolsar cerca de $1,2 billones para amparar los derechos fundamentales al trabajo, al mínimo vital, a la vida y a la seguridad social de cerca de 4.200 pensionados y 1.600 empleados que resultaron afectados con el cierre.

Y con base en una decisión de la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Superior de Bogotá ordenó vincular a la investigación por desacato a acción judicial al ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, y al gobernador de Cundinamarca, Andrés González Díaz. El alto tribunal aseguró que para tramitar este incidente a los dos funcionarios no los cobija el fuero constitucional. Al mismo tiempo, la Corte Suprema remitió copias a la Comisión de Acusación de la Cámara para que realice lo propio en relación con el presidente Álvaro Uribe.

En una de las respuestas que el Ministerio de Hacienda dio a la orden perentoria, de pagarles a los trabajadores, manifestó que el rubro presupuestal para el pago de las acreencias laborales de los afectados estaba aprobado para efectuar el desembolso a más tardar el pasado 18 de diciembre. Pero llegado el 13 de enero de 2009 no se habían producido los pagos, lo que llevó a que fuera interpuesto el nuevo recurso. En la decisión histórica de la Corte Constitucional, el año pasado, ordenó que la Nación asumiera el 50% de la deuda y el Distrito de Bogotá y la Gobernación y la Beneficencia de Cundinamarca el otro 50%, al responsabilizarlos del desastre financiero del hospital San Juan de Dios y de la precaria situación en que terminaron los trabajadores, no sólo de ese centro asistencial, sino también del Materno Infantil.

La Corte en ese momento también decidió que $250 mil millones más era el dinero que se les adeudaba por concepto de pagos prestacionales y fijó un plazo de un año para que el Estado les restituyera esos recursos a los afectados. Como si fuera poco, y con el fin de lanzar  un salvavidas a los pensionados y trabajadores, la Corte Constitucional dio un plazo al Gobierno de tres meses para que se desembolsaran $60 mil millones con el objetivo de mejorar sus condiciones de vida. En ese momento, además, les solicitó a la Procuraduría y a la Contraloría General que vigilarán el cumplimiento del fallo judicial.

El origen de la caída libre que sufrió el hospital San Juan de Dios se remonta a 1979, cuando a través de varios decretos presidenciales del gobierno de Julio César Turbay Ayala, constituyó la fundación, con el mismo nombre, que pasó a manejar recursos de origen privado. Antes de esa decisión era una entidad pública que se encargaba de prestar servicios de salud a las personas de bajos recursos. No obstante, en septiembre de 2001, ante las millonarias deudas acumuladas y el penoso servicio hospitalario, el Gobierno intervino la fundación y a los  pocos días finalizó la atención a los pacientes.

Cuatro años más tarde el Consejo de Estado decretó la nulidad de los decretos mediante los cuales el gobierno Turbay había creado la Fundación y ordenó que ésta debía quedar bajo la tutela de la Beneficencia de Cundinamarca, aunque no hubo un pronunciamiento de fondo sobre la situación de los trabajadores y pensionados. Por ese motivo, 23 de ellos interpusieron acciones de tutela buscando que el Estado les pagara las obligaciones que dejó de asumir desde el cierre de la fundación que aglutinaba al hospital San Juan de Dios y al Materno Infantil, que terminaron en la histórica decisión de la Corte Constitucional cuyo incumplimiento llevó a que se ordenara vincular por desacato al ministro de Hacienda y al Gobernador de Cundinamarca.

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Donde nadar con tiburones?

Rush, la nueva apuesta de Toyota

Ucumarí, un robot para la exploración espacial

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío